Turbonegro: Cuando los fans le quedan cortos a la banda

por Antonio Arizti

Cuando se habla de una comunidad de fans de un grupo, que presume tiene miles de miembros alrededor del mundo incluido México; lo mínimo que se esperaba como resultado de que la banda que aman venga por primera vez a su país y con una gira especial por sus 30 años de vida era un entradón al concierto. Es por ello no nos explicamos como un evento así de especial como lo fue el show de Turbonegro en el Pabellón Cuervo, tuvo una entrada tan baja a pesar del enorme esfuerzo por conseguir el debut de los noruegos en nuestro país.

Unas cuantas personas estaban presentes en el foro viendo la actuación de las Bloody Benders, la banda punk femenina encargada de abrir el evento con su performance de horror lleno de sangre, máscaras y referencias al cine de terror. Cuando la actuación de las mexicanas termina yo esperaba entrara toda la turbojugend mexicana: probablemente se quedaron afuera esperando a ver solo a Turbonegro, pensé. Cual sería mi sorpresa al ver que en punto de las 10 PM las luces se apagan, y la asistencia se mantiene casi igual.

Pero hablando ya del show en específico, vaya manera de abrir el espectáculo por parte de los noruegos. Y es que “The Age Of Pamparius” es un tema con una entrada épica que explota en una melodía que todos aman y corean el “uoo uo uo-oh”. De hecho, un par de tipos que conocí al final del show casi lloran cuando se enteraron que por llegar tarde se perdieron esa canción. “Part II: Well Hello” y “Part III: Rock N Roll Machine” son ejecutadas a continuación,  y muchos de verdad no podemos creer tenemos por fin enfrente a Duke of Nothing contoneando toda su inmensa –literal- cadencia con sus bermudas entalladas de mezclilla y su boina de piel después de 3 décadas de espera. “Hurry Up & Die” y “Back to Dungaree High” luego alzan los brazos de los asistentes que quieren aplaudir cada nota de cada tema.

“Vamos a tocar una canción muy muy vieja” comenta Duke y sorprende a todos con un fragmento de “Bohemian Rhapsody” de Queen, antes de invitarnos a la ciudad más ardiente del mundo con “City Of Satan”; con todo y simulación de nalgadas al bajista Happy Tom incluida.Blow Me (Like the Wind)” es tocada ahora y tengo que admitirlo: me siento un poco decepcionado con la energía tanto arriba como abajo del escenario: por lo especial de la ocasión y la banda esperaba mucho más. Por fortuna para mí, el concierto daría un cambio radical en emociones, y el motivo tenía nombre y apellido: Friedrich Nietzsche.

Después de un snippet de “Thunderstruck” de AC/DC, Turbonegro tocó “Hot For Nietzsche” y de verdad pareció que nos habían cambiado de concierto: de la nada la banda y la gente conectaron y la energía subió de diez a mil regalando la fiesta que uno esperaba para este gran evento con gritos, brincos y finalmente un buen slam. Tenía miedo de que el ambiente se apagara al terminar el tema en cuestión pero por fortuna a partir de aquí el voltaje se volvió constante, y en “All My Friends Are Dead” la locura lejos de disminuir aumentó. Y pese a que “Are You Ready (For Some Darkness) y “Fist City” no son temas tan veloces, el ánimo no decayó en lo más mínimo, y ya todo es un ambiente de fiesta en todo el pabellón.

“¿Acaso es esto una noche de miércoles? Para mí esto es como una loca noche de sábado” habla Duke al micrófono antes de “Wasted Again” y “Sell Your Body (To The Night)”. No obstante, la verdadera locura vendría con “Demin Demon” la cual como su nombre lo indica, pone a los fans a luchar como demonios en un moshpit lleno de criaturas con chalecos turbojugend a empujarse con su ritmo; que después y con la versatilidad característica de Turbonegro ahora bailan felizmente con “Get It On”. “Cumplimos 30 años de vida y es nuestra primera vez aquí en México ¿pueden creerlo?” pregunta Duke y entonces unas luces rojas iluminan el foro y la potente “Selfdestructo Bust desata otro slam lleno de puro voltaje donde los fans también vuelan encima de otros al ser lanzados y los vasos de cerveza surcan los aires de un lado al otro. Con “Special Education” que nos regala a un curioso Duke con ribete puesto incluido despedimos brevemente a la banda.

Turbonegro regresa y pandero en mano retoma la noche con “Prince Of The Rodeo” para luego hacer tributo a los Beastie Boys con “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party!)”. El repaso por 30 años de historia ha sido extenso y muy disfrutado pero la maquina turbo está por apagarse. El final tenía que ser de una manera inolvidable y así ocurre con “I Got Erection” que tuvo de todo: snippet de “Enter Sandman” de Metallica, un Wall of death entre los fans y sobre todo un ambiente glam punk festivo insuperable; que fueron un digno cierre a la gran noche. Al final y aunque la turbojugend esperada no llegó en esa cantidad, la que sí lo hizo se reivindicó y fue parte de una gran celebración.

Te podría interesar...

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más