70189103 10158117128451412 6202216217495732224 n uai

Turbonegro: Cuando los fans le quedan cortos a la banda

Cuando se habla de una comunidad de fans de un grupo, que presume tiene miles de miembros alrededor del mundo incluido México; lo mínimo que se esperaba como resultado de que la banda que aman venga por primera vez a su país y con una gira especial por sus 30 años de vida era un entradón al concierto. Es por ello no nos explicamos como un evento así de especial como lo fue el show de Turbonegro en el Pabellón Cuervo, tuvo una entrada tan baja a pesar del enorme esfuerzo por conseguir el debut de los noruegos en nuestro país.

Unas cuantas personas estaban presentes en el foro viendo la actuación de las Bloody Benders, la banda punk femenina encargada de abrir el evento con su performance de horror lleno de sangre, máscaras y referencias al cine de terror. Cuando la actuación de las mexicanas termina yo esperaba entrara toda la turbojugend mexicana: probablemente se quedaron afuera esperando a ver solo a Turbonegro, pensé. Cual sería mi sorpresa al ver que en punto de las 10 PM las luces se apagan, y la asistencia se mantiene casi igual.

Pero hablando ya del show en específico, vaya manera de abrir el espectáculo por parte de los noruegos. Y es que “The Age Of Pamparius” es un tema con una entrada épica que explota en una melodía que todos aman y corean el “uoo uo uo-oh”. De hecho, un par de tipos que conocí al final del show casi lloran cuando se enteraron que por llegar tarde se perdieron esa canción. “Part II: Well Hello” y “Part III: Rock N Roll Machine” son ejecutadas a continuación,  y muchos de verdad no podemos creer tenemos por fin enfrente a Duke of Nothing contoneando toda su inmensa –literal- cadencia con sus bermudas entalladas de mezclilla y su boina de piel después de 3 décadas de espera. “Hurry Up & Die” y “Back to Dungaree High” luego alzan los brazos de los asistentes que quieren aplaudir cada nota de cada tema.

“Vamos a tocar una canción muy muy vieja” comenta Duke y sorprende a todos con un fragmento de “Bohemian Rhapsody” de Queen, antes de invitarnos a la ciudad más ardiente del mundo con “City Of Satan”; con todo y simulación de nalgadas al bajista Happy Tom incluida.Blow Me (Like the Wind)” es tocada ahora y tengo que admitirlo: me siento un poco decepcionado con la energía tanto arriba como abajo del escenario: por lo especial de la ocasión y la banda esperaba mucho más. Por fortuna para mí, el concierto daría un cambio radical en emociones, y el motivo tenía nombre y apellido: Friedrich Nietzsche.

Después de un snippet de “Thunderstruck” de AC/DC, Turbonegro tocó “Hot For Nietzsche” y de verdad pareció que nos habían cambiado de concierto: de la nada la banda y la gente conectaron y la energía subió de diez a mil regalando la fiesta que uno esperaba para este gran evento con gritos, brincos y finalmente un buen slam. Tenía miedo de que el ambiente se apagara al terminar el tema en cuestión pero por fortuna a partir de aquí el voltaje se volvió constante, y en “All My Friends Are Dead” la locura lejos de disminuir aumentó. Y pese a que “Are You Ready (For Some Darkness) y “Fist City” no son temas tan veloces, el ánimo no decayó en lo más mínimo, y ya todo es un ambiente de fiesta en todo el pabellón.

“¿Acaso es esto una noche de miércoles? Para mí esto es como una loca noche de sábado” habla Duke al micrófono antes de “Wasted Again” y “Sell Your Body (To The Night)”. No obstante, la verdadera locura vendría con “Demin Demon” la cual como su nombre lo indica, pone a los fans a luchar como demonios en un moshpit lleno de criaturas con chalecos turbojugend a empujarse con su ritmo; que después y con la versatilidad característica de Turbonegro ahora bailan felizmente con “Get It On”. “Cumplimos 30 años de vida y es nuestra primera vez aquí en México ¿pueden creerlo?” pregunta Duke y entonces unas luces rojas iluminan el foro y la potente “Selfdestructo Bust desata otro slam lleno de puro voltaje donde los fans también vuelan encima de otros al ser lanzados y los vasos de cerveza surcan los aires de un lado al otro. Con “Special Education” que nos regala a un curioso Duke con ribete puesto incluido despedimos brevemente a la banda.

Turbonegro regresa y pandero en mano retoma la noche con “Prince Of The Rodeo” para luego hacer tributo a los Beastie Boys con “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party!)”. El repaso por 30 años de historia ha sido extenso y muy disfrutado pero la maquina turbo está por apagarse. El final tenía que ser de una manera inolvidable y así ocurre con “I Got Erection” que tuvo de todo: snippet de “Enter Sandman” de Metallica, un Wall of death entre los fans y sobre todo un ambiente glam punk festivo insuperable; que fueron un digno cierre a la gran noche. Al final y aunque la turbojugend esperada no llegó en esa cantidad, la que sí lo hizo se reivindicó y fue parte de una gran celebración.

[penci_review]   


Halloween al ritmo de Banane Metalik en el Gato Calavera

Muy cerca de las festividades de noche de brujas y día de muertos, el Gato Calavera organizó un evento donde el terror, la sangre y los monstruos fueron los principales protagonistas. Todo ello claro con el sello de la casa ofreciendo un banquete macabro de punk y psychobilly encabezado por la banda francesa Banane Metalik.

Desde las 9:30 PM la noche agarra ritmo con la presentación de Cadaver Army. Nuestros autonombrados “borrachos favoritos” se rifan un buen setlist con temas lo mismo propios como “Paralizado” el cual es dedicado a la novia del peliverde vocalista, o buenos covers como el himno a la masacre sureña de “Un día en Texas” original de Parálisis Permanente. Pero quienes si le pusieron sabor a halloween a la noche sin duda fueron las punk Bloody Benders quienes ya fuera con temas bien conocidos como “Riot” o “I Dont Give a Fuck” , o desprendidos de su más reciente placa “Lost Girls” como “Fantasmas”; se ganaron a la gente con su carisma y entrega. Máscaras de muertos vivientes y gatos zombies, túnicas y sangre fueron parte del performance de las chicas mientras el setlist avanzó con su muy particular versión de “Llorona” y el cierre con “La Vampira”.

A continuación, la noche siguió su curso con el psychobilly estilo California de Wicked! y el porte desenfadado y vale madres de Sandra Sanabria, quien roba la atención todo el tiempo lo mismo por su actitud rebelde y sin pelos en la lengua como por su look; donde si no se tapa un poco más ese pecho creemos un día le va a dar una buena pulmonía. Y después de la bella viene la bestia, o en este caso las bestias reanimadas que son Los Frankys. Ellos son toda una variedad en el escenario con sus máscaras de Frankenstein personalizadas y su mezcla de sonido entre surf, rockabilly y punk. Su ritmo y concepto son de verdad contagiosos y disfrutamos mucho escuchar temas como “Cabeza”, “Vacaciones del Terror” e “Hijo de puta”, con dedicatoria especial por cierto a quienes despotrican en contra del paso de los migrantes centroamericanos.

 

Ya pasada la medianoche es momento de la verdad, y los rostros descarnados de pesadilla de Banane Metalik se hacen presentes. Vestidos con camisas blancas manchadas de sangre los franceses abren la noche con su entrada instrumental de “Vade Retro”, para posteriormente y haciendo su aparición final el cantante Ced666, el setlist estalle de verdad con “Les Elefants Des Tenebres”. El show sigue con “Opus 666” y “Maniac” que desatan el slam psychobilly en la pista, para que luego la banda invite a las mujeres presentes a bailar en el escenario con ellos “Pussycat” , tema que dedican por cierto a todas las féminas incluidas nuestras madres, hermanas y suegras.

Ced666 se deshace de su chamarra negra por el calor en el lugar, el cual debe ser más asfixiante con el maquillaje en el rostro, pero eso no lo merma en actitud al pedir en español “1 cerveza por favor señorita”, como bien lo marca la letra de “Ride In Peace”. Y luego haciendo homenaje a AC/DC hacen cover a “Let There Be Rock” la cual unen con su canción propia “Let There Be Gore”. La noche va subiendo de intensidad con el ritmo burlesque de “Strip Or Die” y luego se torna agresiva cuando Ced666 pide al público un wall of death en “666 Gore And Roll”. La verdad es que, pese a que la entrada no fue la esperada y somos pocos en el moshpit, los que estamos armamos una fiesta de golpes y empujones en ese momento.

 

 

“Funeral March” y “Chair Et Tenore” mantienen los ánimos prendidos en el Gato Calavera pero lo que de verdad despierta a la gente de nuevo es esa vena punk que solo un tema de los legendarios Eskorbuto puede generar, cuando “Mucha Policía” es ejecutada. Los zombies descarnados en la tarima brincan de un lado a otro e incluso suben a la barrera de contención del escenario, y siguen la masacre sonora al ritmo de “Nice To Meet You”, “Viva Gore And Roll” y “Marche Macabre”; para luego llevarnos de nuevo al slam que desata “Rock N´Shot”, uno de los temas más violentos de Banane Metalik. Los músicos no dejan de lanzar todo tipo de objetos a la gente: desde unas curiosas gomas comestibles en forma de ojo monstruoso hasta flyers o playeras y en fin; todo lo que encuentran. “The Gorefather”, “Sexorcist”, “Banane Juice” y “Zombie” son los últimos temas en ser tocados, pero al final y por los aplausos del público Banane decide regresar y terminar ahora si la carnicería con la oración de "Ave Banana"  que termina por exprimir lo último de la fanaticada en una noche sin igual llena de horror y excelente música.