jaume orriols actual guitarrista del grup decibelios 5fa2e767c6a01 uai

Detienen a guitarrista de banda punk por prostitución de menores

La policía catalana ha confirmado la detención de Jaume Orriols (J.O.), actual guitarrista de la banda de punk / oi! Decibelios, acusado de prostituir a menores de edad y además, grabarlas.

Según los registros de los Mossos d’Escuadra, el guitarrista contrataba - a través de una intermediaria, también menor de edad - chicas de 15 años para mantener relaciones sexuales con ellas mientras consumían cocaína y alcohol.

Las pesquisas comenzaron tras el intento de suicidio de una de las menores, la cual fue llevada a un hospital en Barcelona; la madre revisó el celular de la chica en busca de motivos y encontró mensajes de Orriols, ofreciéndole más dinero a cambio de tener sexo, tras lo cual levantó una denuncia en la policía.

Las investigaciones arrojaron que la chica formaba parte de un grupo en WhatsApp donde se ofrecía el servicio de citas de menores con adultos a cambio 400 euros y que era dirigido por otra menor de edad, quien se llevaba una comisión por cada encuentro.

Hasta el momento, a Orriols se le ha acusado de abuso y agresión sexual a menores de dieciséis años, dos delitos relacionados con la prostitución y la explotación sexual y corrupción de menores.


IMG 20200209 000700283 BURST001 scaled uai

¡Somos feos por naturaleza! Fuerza Bruta en el Gato Calavera

El Gato Calavera abrió una vez más sus puertas para los amantes de la música Oi! y el street punk, con el regreso desde Chicago de Fuerza Bruta.

El evento comenzó desde temprano con un desfilar de bandas nacionales del género como No Hay Más, Motina Oi!, Drunken Shamrocks, Peleando a la Contra, los infaltables Sparrow 66 y Diedreis; esta última sin duda la que puede presumir ser la banda que más a tope puso los golpes y empujones en toda la noche. Estamos ya cerca de la hora y el número de cabezas rapadas es mucho menor del que yo creía, teniendo en cuenta que siendo sábado por la noche y con un boleto a costo muy accesible, esperaba más botas y tirantes haciendo entrada.

Finalmente hace su arribo Fuerza Bruta, invitando de inmediato al desorden al ritmo de "Cerdos Fascistas", para luego continuar con "Cabeza Podrida" y "Somos El Mal", ambos temas de su más reciente EP "Somos El Mal". Los originarios de Illinois intentan poner a la gente a mover el cuerpo al ritmo de "Asocial", y pese a que algunos asistentes ya se retiraron tal vez por la hora y para alcanzar transporte público, los pocos que quedamos buscamos seguir el paso ya sea intentando armar el slam o cantando con pasión pegados a la barrera. "Esta canción va dedicada para los que odiamos a la policía, pero no solo a la normal; sino también a la policía del Oi!. Esa que pretende decirte que puedes escuchary que no. Hay que hacer una escena unida y no dividida" explica Fuerza Bruta al micrófono antes de tocar un cover a Bisonte 1312, para luego continuar con "Nación Dividida".

"Feos Por Naturaleza" viene a continuación en el que sin duda fue uno de los temas más esperados de la noche, y donde todos los fans, algunos más ebrios que otros, se prendieron, cantaron y empujaron con euforia en una mezcla de skinheads, punks y crusties. Es después de esta canción que tristemente el audio, el pie del que la mayoría de la presentación ha cojeado, hace de las suyas. Por ello es que la ejecución de temas como "Verdugo" y cualquier otro que la banda haya querido interpretar o intercalar, se quedó solo en un inteligible ruido saturado imposible de disfrutar. Es así como termina la noche de Fuerza Bruta, y entre vidrios rotos y cerveza derramada en el suelo nos retiramos pensando que sin duda: Fuerza Bruta debió ser una presentación con mucha más fuerza, y mucho menos bruta.

[penci_review]


Festival Invasion American Oi!: Entre skinheads, templarios y...Elvis

¿Quien diría que el Be-Bops Diner, un lugar en una de las colonias más "nice" de la CDMX, albergaría en sus entrañas a uno de los eventos mas extremos de música Oi!? El restaurante ambientado a la época de oro del rock and roll abrió sus puertas a la comunidad skinhead el pasado 30 de marzo para que se llevara a cabo el festival "Invasion American Oi!", con un cartel integrado por grandes exponentes del género tanto nacionales como extranjeros, y con The Templars como cabeza del evento. El contraste entre el público y la parafernalia del lugar eran de verdad de llamar la atención, con las figuras de Elvis Presley y Marilyn Monroe posando con skinheads y punks, cervezas y no malteadas corriendo de un lado a otro, y en general todas las mesas, incluidas aquellas en forma de cadillac u otro auto de la época, copadas de individuos con la cabeza afeitada y las botas y tirantes bien puestos. Una noche en la que si una máquina tocadiscos existiera, todo sería street punk y Oi! de principio a fin.

Desde la tarde la gente se va dando cita en el lugar, y quienes llegan temprano pudieron presenciar el talento nacional de bandas como Working Class, No hay más Oi, Drunken Shamrocks, Die Dreis y Mortalis desde Mexicali, para luego arrancar con las bandas norteamericanas con Vis Vires y los poderosos Fuerza Bruta, con quienes la gente empezó a prenderse más en parte a la interacción que su vocalista tuvo con la gente al cantar todo el tiempo entre los fans a nivel de pista. Después llegaría el turno de Sparrow 68, una banda mexicana de mucho arrastre dentro de la escena, y finalmente de nuevo del país de las barras y las estrellas la banda Legion 78 que dejó los ánimos calientes y listos para el acto estelar de la noche.

The Templars tomó luego su lugar en el escenario, y la apariencia relajada y con gafas que le da un toque intelectual al porte de Carl Templar, se convirtió en un verdadero torbellino cuando su voz se vuelve el grito de guerra que incita las hostilidades con "War On The Streets", para luego alternar un tema más rítmico y tranquilo como lo es "Night Of The Seagulls" y volver a desatar la velocidad con "Skins & Punks". El ritmo country de "The Sixties are Over" mantiene el slam a todo lo que da y subiendo de intensidad cada vez más, pero no es sino hasta que The Templars empezaba a tocar el tema homónimo al nombre del grupo, que una trifulca se desata y varios fans se ensañan a golpes con un solo individuo que termina de bruces en el escenario. El show se pospone de manera momentánea en lo que el golpeado fan es sacado de lugar, y aunque parecía el concierto podía salirse de control o ser cancelado por la policía que ya se encontraba afuera del venue; los mismos fans y promotores se organizan para que la fiesta se reactive. The Templars por su parte incita a los fans a guardar la compostura y no llevar la violencia más allá del baile, y continua su presentación con "Forgotten Souls" y "My Revenge".

https://www.youtube.com/watch?v=-57gIZ7ablU&feature=youtu.be

El bajo del descomunalmente alto Don Templar marca el paso para dar inicio a "Devil´s Hand", para  luego regalarnos el primer tributo de la noche con "Clockwork Skinhead" original de The 4 Skins. Los golpes y empujones ya han adquirido una intensidad bastante marcada y de mucha violencia, pero salvo una chica que no sabemos porqué es retirada del lugar mientras una joven de seguridad le aplica una "llave china", todo se mantiene dentro de la intensidad de los bailes extremos al ritmo de "Fredom Has Its Price", "Living On The Outside" y "Bovver Boy". "Hola México, que gusto tenerlos con nosotros. No a la discriminación ni al racismo" espeta desde su batería Phil Templar, y de inmediato dinamita sus tambores primero con "New York City" y luego con "Victims" , una canción que mucha gente pedía con desesperación incluido un individuo que la ha solicitado toda la noche, y que se sube a cantarla al lado de Carl regalándonos lo que sin duda es de los mejores recuerdos de ese momento del show, y la noche aun está lejos de terminar.

https://www.youtube.com/watch?v=R3JJmowKLnQ&feature=youtu.be

"Skinheads Rule Ok" y "Frontline" son tocadas a continuación, y muchos amantes del Oi! ya muestran signos de la batalla bien sea con su rostro ya manchado de sangre por un impacto en la nariz o la boca, o bien por las playeras rotas y jaloneadas. Es lo menos que se podía esperar de un show de esta envergadura en el que si eres delicado o no te gustan los golpes lo mejor es que tomaras una de las mesas del fondo, y disfrutaras el espectaculo al lado de los cuadros de Grease mientras degustas una cerveza con una buena hamburguesa. The Templars continua su cruzada auditiva con "Politicians" con la que anuncia se retira, aunque al final decide cerrar la noche con el conocido tema "Violence In Our Mind" original de Last Resort. Y aunque la banda se despide e incluso parece empiezan a recoger los cables e instrumentos, al final les gana el gusto por complacer con otro tema a la audiencia y ahora si, dan cerrojazo a la noche con "True To The Cause". El show termina y salvo un necio asistente que tiene que ser controlado por un miembro del staff por no querer bajarse del escenario, todos se van satisfechos y en paz de haber disfrutado una noche brutal llena de música Oi! y adrenalina a tope.


RUDE PRIDE DESDE MADRID POR PRIMERA VEZ EN MÉXICO

La banda revelación del movimiento Oi! y street punk española Rude Pride llega por primera vez a nuestro país de la mano de Unity Records con 3 fechas posteriores a su última fecha en Estados Unidos.

Los madrileños son una de las bandas con más empuje actual en la escena y que a pesar de haberse formado apenas en 2012 tienen ya con todo el reconocimiento de los amantes del Oi! de la vieja escuela, ya que sus integrantes cuentan con toda una historia de veteranía en otros proyectos de punk, ska y reggae a cuestas.

Rude Pride visita nuestro país con 3 fechas confirmadas en Hermosillo, Ciudad de México y Guadalajara los días 10, 11 y 12 de agosto. Para la Ciudad de México el evento está confirmado en el foro Salón Bolivar y los boletos ya están a la venta a un precio de preventa de $250, y el día del evento $350. Para mas información consulta la página de Unity Records.

https://www.youtube.com/watch?v=k7UYvLz5uj4&feature=youtu.be


Lions' Law: el rey de la selva de asfalto en Ecatepec

La expectativa por ver a Lion´s Law era grande dentro del círculo skinhead-antifascista y no es para menos: Era el debut de los franceses en tierras aztecas y la fiesta se alistaba con todo en el ahora llamado foro Ecatepec, un recinto que de un tiempo para acá está pisando fuerte para convertirse en un sitio referente de conciertos de este movimiento.

Las cabezas rapadas empiezan a llenar el lugar y desde temprano el cartel fue transcurriendo con la presentación de bandas como Diedreis y los Filero, que se han convertido en un nombre constante en estos carteles y cuentan con una gran respuesta de parte del público.

Posteriormente desde Colombia Urban Noise pisó con todo el entarimado y demostró un poder increíble y que prendió a la gente desatando el slam de principio a fin con temas como “Fiel compañero”, “Somos de Bogotá” y “Una vida de lucha” y hasta un cover de la banda inglesa “Last Resort”. Finalmente y tras un lapso largo de espera Skandalo Oi! saldría al escenario y con una formación integrada por algunos miembros de la agrupación anterior bajaría un poco las revoluciones y los ánimos con su sonido mas Ska.

Para este momento el aforo es bastante nutrido y las botas y los tirantes desfilan por doquier cerveza en mano esperando a la banda estelar. Una manta negra con el logo de la agrupación es colocada debajo del barandal del escenario elevado, y los asistentes aprovechan para tomarse la foto con la insignia leonina a sus espaldas. Tras una breve prueba de sonido Lion´s Law está presente y el primer rugido de la fiera es “Our Generation”, que de inmediato pone a los skinheads a tono a brincar y desatar el lado agresivo pero de camaradería que los caracteriza. “Lafayette” y “Liar” mantienen los ánimos a tope y para “Antisocial” ya la parte de enfrente de la pista es un verdadero campo de batalla de ansiosos de adrenalina.

Uno de los mejores temas de los franceses se hace presente con “I Don´t Give a Damn”, todo un declarado de indiferencia y un dedo medio pintado en la cara contra quien se te ponga enfrente, para luego dar el viaje callejero por el viejo barrio con “City Streets”. Wattie en el micrófono hace gala al nombre de la banda pues no deja de pasearse de un lado al otro cual león enjaulado y saludando a la fanaticada en un excelente español, para después detenerse a entonar las rabiosas letras de himnos como “In Your Veins” y el golpe en la nariz que es “Knock em Out”.

Los leones hacen metamorfosis por un instante a lobos con “Walk With The Wolves” toda la manada de cabezas rapadas aúlla y enseña los colmillos mientras el slam Oi! toca uno de sus puntos más altos y aguerridos de la presentación. “Sons of Oi!” y “Watch em Die” son tocadas con gran pasión y entrega, y luego con “A Thousand Eyes” y su sonido taladrante la gente enloquece, la cerveza vuela por los aires y uno que otro skinhead ya alcoholizado es vapuleado en el slam y arrastrado a zonas más seguras por los demás camaradas.

Las luces verdes iluminan por completo el escenario dando la imagen de una jungla donde claro, el león es el rey; y entonces ocurre lo impensable: Los músicos y cantantes de todas las agrupaciones previas se hacen presentes en el escenario y dan un cierre de apoteosis antifascista interpretando primero “Canción Oi! Oi! Oi!”en total español para después por supuesto la máxima canción de unidad y fraternalidad como lo es “For My Clan” donde el combinado arriba del escenario es brutalmente proporcional a la euforia bajo la pista.

Una noche antifascista para nunca olvidar para los amantes del Oi!, donde el león si es como lo pintan: Agresivo, poderoso e imponiendo su ley. Las bandas se despiden y los skinheads se retiran del foro con un gran sabor de boca.


Curasbun: El himno del bar retumba en el salón Bolívar

Una buena noche para disfrutar de buena música Oi! fue lo que pudimos vivir con el cierre de gira de los magníficos Curasbun, quienes tras una gira que inició con un show en este mismo recinto y después dar otro en Toluca, decidieron regresar de nuevo al Salón Bolívar para cerrar su gira “Aunque les duela”.

De todas las bandas anunciadas como soporte en el cartel, el discurso antifascista comenzó con la presentación de Old School Crew, una banda naciente que con apenas 4 presentaciones en su haber en este proyecto se plantaron en el foro dando un espectáculo fuera de lo común con un vocalista disfrazado de un macabro payaso, que nos lleva de la mano a un setlist lleno de ritmos street punk, ska y hasta urbano, pero todo con el mismo mensaje pues como lo manifiesta la banda “El skinhead es una ideología, no importa el ritmo puede ser ska, reggeae o cualquier otro”. Su sonido es potente y callejero; el hecho de que de repente el vocal pase de un payaso infernal a un demonio con todo y cuernos puestos durante el show, le da un refresco y originalidad en comparación a lo que normalmente uno aprecia.

Somo pocas las personas en el lugar de este evento, - cada vez hay más oferta de eventos por toda la ciudad lo cual supera la demanda y hay poca gente en todos los frentes- pero eso no le importa a Curasbun quienes se ganan el respeto absoluto de todos pues desde la apertura con “Alcohol, Oi!, Violencia” se entregan de una manera tan agresiva y profesional que parece estuvieran al frente de un foro repleto. “Mal chicos” e “Inmortales” son las siguientes en ser tocadas, mientras la imponente figura llena de tatuajes de Fernando Magno canta con rabia esos temas que hablan de camaradería, bares y puños.

“1 de abril” y “El tributo a la mierda” aceleran aún más las pulsaciones y el sonido del Street punk que retumba con todo en el Bolivar, para que después el discurso contra “Esa guerra dispareja donde unos pelean con piedras y otros con armas” sea cantado en la poderosa “Palestina”; luego retomamos aquellas historias de bares y fraternidad skinhead con “La canción skinhead”. “Mi puta vida” suena y unos fans agitan sus cabezas pegadas a la barrera mientras otros degustan sus cervezas en enormes vasos blancos que levantan acompañando a los chilenos al compás.

“Policia, policía, policía, policía” grita Curasbun para empezar con uno de sus grandes clásicos, y en cada vez que la banda lo repite la gente lo acompaña con un vomitivo grito que remata el pegajoso pero demencial coro. “Escudo Boys” seguida por la oda a la deliciosa “Cerveza” mantienen el poder de la presentación; la banda es impresionante en el escenario. “Colones” que es una de sus más famosas colaboraciones en estudio junto con “Skingirl”: la historia de la chica más ruda del lugar, llenan de potencia la noche y hacen que quienes estamos ahí desgarremos las gargantas en cada canción.

El setlist sigue su curso y ahora “Aunque les duela” es ejecutada. La noche de Oi! poco a poco va llegando a su fin, sin embargo, un sonido de marcha marcial acompañado por aplausos muy bien coordinados anuncia “El himno del bar”: una canción que parece hecha para cantarse a todo pulmón por las calles de camino o saliendo de una buena borrachera con los camaradas, y el grito de “Glory, glory, Aleluya” se manifiesta con toda la vehemencia que amerita.

Ha llegado el momento de despedirse, a lo cual Curasbun lo hace de una manera atroz y brutal con la inigualable “Cabezas rapadas” donde los fans hacen el slam mas aguerrido de la noche y todo termina en una locura desatada de riffs y cantos, acompañada de Fernando lanzando playeras de la gira a destajo a la pista para dar por terminado el show de los chilenos. ¡Un final de oro puro!

La banda se despide finalmente, feliz porque su mensaje ha sido escuchado y porque no importa si es uno o son mil: Curasbun y el Oi! siguen pisando fuerte y ganando adeptos por doquier ante tan aplastantes presentaciones.