¡Mmmm! Rosquillas: Una noche con Donuts Hole

por Antonio Arizti

Así como Homero Simpson babea por las rosquillas, los amantes del metal disfrutaron con agasajo de un gran cartel de diversos estilos encabezado por la banda española Donuts Hole, cortesía de la promotora Ácido Satánico.

Ilean

La noche empezó con la actuación de Reborn the Heroes quienes celebraron que comenzaban su “Mexican Heroes Tour” al ritmo de metal poderoso y de sonido pesado. Sus primeras canciones se vieron un poco mermadas por las fallas en el micrófono de su vocalista Odai, pero una vez arreglado el desperfecto lograron hacer levantar las palmas de la gente con su propuesta extrema. Del metal gutural pasaríamos al metalcore de Ilean quienes no pararían de invitar a los asistentes aún sentados en sus mesas a ir al frente con ellos para llenar de ambiente metalero la velada. Interlude por su parte ofrecería un show más de pocas palabras y con una mezcla más cercana al metal progresivo pero sin dejar de lado ese sonido metalcore característico de este cartel.

Nimfalic

Nimfalic sería la siguiente propuesta en subir al escenario y hay que darles una mención aparte ya que hay que decirlo: se robaron el show. Disculpándose por los retrasos y lo accidentado del show con el público y con la banda estelar a quienes de inmediato llamaron hermanos, inician su actuación con un gran discurso sobre romper las fronteras mientras levantaban los ánimos con su metal lleno de fusiones de hardcore y sonidos latinos. Haciendo mención incluso de José José en el sentido de que Tavo, su vocalista, si lloró por su partida lo cierto es que lograron arrancar a la gente de sus sillas y ponerla a disfrutar frente al escenario. En el momento cumbre de su actuación incitan a un wall of death con un intro de Dragon Ball como preámbulo (bromeando con la banda estelar ahí presente de si era verdad al kame hame ha le llaman onda vital en España), y entonces Donuts Hole y los asistentes hacen un slam juntos. Tristemente es también en ese momento cuando un par de cortes en la corriente impiden que Nimfalic pueda seguir tocando, y tienen que dar por terminada su actuación en el cenit de la misma.

Donuts Hole

Llega el momento de que Donuts Hole hiciera acto de presencia, y pidiendo a todos se levanten arranca su presentación con “La sombra de tu legado”. La banda de origen español invita a la gente se acerquen con ellos a la barrera para poder sentir su calor, y mientras ejecutan sus temas organizan dinámicas como hacer que la gente se ponga de cuclillas en uno de sus temas para luego hacerla brincar en un punto alto del tema en cuestión. “Esta canción habla de quienes perdieron su capacidad de comunicarse con la voz y solo pueden hacerlo mediante gestos” anuncia Ariel Placenti al micrófono antes de tocar “Ekiriri”, uno de los temas sin duda más melódicos del grupo. Es aquí donde Donuts Hole se toma su tiempo para explicar que en realidad sus miembros son migrantes de ascendencia uruguaya, argentina y hasta japonesa; pero que han sido adoptados en España; país del cual presentan a uno de sus músicos que si es nacido ahí.

Donuts Hole

En este punto Donuts Hole anuncia que esta es una noche muy especial para ellos ya que siempre habían soñado venir y tocar en México. Y como muestra de lo especial que es para ellos este evento tocan a continuación un par de temas nuevos y que nunca habían tocado en vivo. Después de ello se da un palomazo muy especial para la banda, pues un amigo mexicano de ellos sube al escenario a interpretar “Mi lado dominante de mi”. La verdad es que con tantos conciertos recorridos uno puede darse cuenta de cuando de verdad una banda está emocionada por estar tocando en un lugar específico y a los Donuts Hole se les nota a flor de piel, mientras siguen llenando el Salón Bolivar con su fusión de metalcore con sonidos progresivos al ritmo de temas como “Cuando alguien te salve”. La banda parece no cansarse y constantemente están saltando o acercándose a la barrera mientras tocan, y uno de los momentos más poderosos llega de la mano de “Todxs somos parte”, un tema que refleja la campaña anti-discriminación y contra el bullying del que la agrupación es parte. Entre aplausos y con un gran sentimiento de agradecimiento recíproco entre banda y audiencia, Donuts Hole se despide y el último mordisco a la dona viene acompañado de “Lejos del alba”, con el que la banda se retira emocionada y contenta.

Todas las fotos por Alfredo ALV para Summa Inferno

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más