CMD_Fest 2019 electrizó el frontón México

por Antonio Arizti

Una vibrante jornada de puro EBM, Synth pop y música electrónica en general fue lo que se vivió en el Frontón de la Ciudad de México en el marco del festival CMD_Fest cortesía del sello Noiselab. Una propuesta excelente en la que por más de 12 horas el recinto vibró con las mezclas de los mejores exponentes de estos géneros con una gran respuesta por parte de la gente, que incluso un día antes ya había hecho el sold out en la pista.

La jornada iniciaría desde temprano con la presencia del francés Arnaud Rebotini, quien acompañado de una manta que lucía la imagen de Baphomet la cual nos recuerda el pasado death metalero del DJ, comenzó a prender la fiesta con su potente Electro-house. Posterior a él y directamente desde Nueva York, tendríamos la presencia de Xeno & Oaklander, cuyo sonido dance acompañado de un gran carisma haría el deleite de los fans que sin importar la hora, ya estaban cerveza en mano disfrutando de la música. Los radicados en EU aprovecharon su visita para promocionar su más reciente trabajo “Hypnos” así como para dar un repaso por algunos temas de sus trabajos anteriores.

El público de la música electrónica no suele caracterizarse por ser muy madrugador y de hecho su actividad suele estar más ligada a la noche e incluso las primeras horas de la madrugada. Por ello es necesario destacar el tremendo poder de convocatoria de Boy Harsher, que siendo apenas pasadas las cuatro de la tarde hizo madrugar a la audiencia y ya tenía el foro con una entrada que rayó casi en el lleno. Y es que para muchos el synth pop con voces etereas del proyecto era un imperdible. Tan es así que cuando Pepe Mogt del colectivo Nortec salió a escena, fue tristemente evidente la gente se salió ya sea a comer, a dar la vuelta o simplemente regreso a sus casas a dormir para regresar en un horario más común para bailar. Todo esto posible gracias a la excelente idea del festival de otorgar la facilidad del reingreso durante todo el evento para no obligar a la gente a estar enclaustrada tantas horas en el foro. Esto por supuesto no achicó al tijuanense Mogt quien cumplió cabalmente con su set. A continuación vino uno de los momentos más oscuros y de atmósferas densas con la actuación de The Golden Filter. El dueto australo-estadounidense regaló una presentación por demás sombría pero hipnotizante con temas como “Silence”, “Questions”, y muchos más. A pesar de ser un proyecto con pocos cambios y algo lineal en sus canciones, ya en conjunto sus temas regalan una presentación con sensaciones de altas y bajas en los ritmos muy interesante.

Llegó entonces el turno de Adult de hacer suyo el escenario, y vaya forma de verdad de lograrlo. La fiereza con la que se presentaron los oriundos de Michigan fue impactante, ya que Nicola Kuperus es de verdad como una leona que va de un lado al otro cantando hasta con 2 micrófonos en las manos haciendo retumbar su poderosa voz. Al fondo, Adam Lee Miller y su cabello muy al estilo de Los Tigres del Norte -lo siento tenía que decirlo- es una potente maquina de hacer electropunk con temas como ” Violent Shakes” y “This Behavior”. Terminado el turno de Adult, de nuevo tendríamos un DJ-set de manufactura nacional esta vez de Ramón Amezcua, el cual ayudaría a calmar el ambiente después de tan poderosa experiencia para dar paso a la leyenda de Daniel Miller. El inglés es sin duda piedra angular de la escena electrónica gracias a su aporte como creador del sello discográfico Mute el cual es famoso por producir los primeros trabajos de Depeche Mode e Erasure, así como a otros grandes artistas actuales como Moby. Daniel Miller regaló un set en el que dejo en claro el porqué es toda una figura de culto en la escena mundial.

Llegó entonces el momento esperado de disfrutar de unos de los padres del EBM. Nitzer Ebb abrió su presentación con “Blood Money”, “For Fun” y “Captivate”. A pesar de ser toda una leyenda, tenemos que decir que su presentación dejo un poco que desear. El audio falló mucho e impedía coenctar al 100 con los ingleses que dicho sea de paso, se notaron algo monótonos. El público tampoco dio mucho de sí pues previo al acto los fans aseguraban bailarían y hasta harían slam a morir con Nitzer Ebb, y a la mera hora y aun con temas potentes como “Join the Chant”, “Let Your Body Learn” o “Murderous”; fueron unos pocos quienes buscaron con esfuerzo hacer homenaje a la banda en la pista.

La gente está expectante y ansiosa porque es el turno de TR/ST. El canadiense se hace presente ante un frontón que luce pletóricamente lleno, y la respuesta al inicio con “Candy Walls”, “Bulbform”, “Bicep” y “Dressed for Space” dejó en claro que gran parte de la gente compró su boleto por verlo a él. Su mezcla de synth pop y electrónica es aplaudida en todo momento mientras Robert Alfons llena nuestros oídos con su voz andrógina y nuestros ojos con su flaco cuerpo retorciéndose y bailando exageradamente al ritmo de temas como “Poorly Coward”, “Unbleached”, “Gloryhole” y “Wake With. De un lado del escenario la pelirroja Lia Braswell aporrea la batería dándole poder a canciones como “Iris” y “Destroyer, mientras que en el extremo opuesto los teclados de Esther Blue dan ritmo a “Shoom” y “Grouch”. Entre aplausos y una energía insuperable TR/ST se despide con “Sulk” y queda manifiesto es un artista por demás querido y bien posicionado en México.

Algunas personas se van, pero muchos se quedan porque aún falta escuchar a Kap Bambino. Y es esa gente que no se fue, fue la que se llevó sin duda una sorpresa poderosamente agradable. Desde el inicio y con temas como “Nomercy” y “Europe” los franceses desataron bailes desenfrenados y hasta un hoyo de slam, que ninguno de los proyectos anteriores habían conseguido. Y es que la bella Caroline Martial no se cansa en ningún instante y todo el show brinca y baila como demente lo que hace entrar en el dilema de bailar o quedarte quieto viéndola. Detrás de ella, con su cabello cubriéndole el rostro completo, Orion Bouvier nos descarga una brutal dosis de Synth punk  en temas como “Poison”, “Fears” y “Death Lazers”. Pero sin duda “Batcaves” a medio set y por supuesto el cierre con “Human Piles” fueron los que desataron el pandemonio electrónico; dejándonos a todos al final sudados, extasiados y felices.

Fue así como las luces se prendieron y el momento de partir llegó. Pero nos fuimos sin duda felices y satisfechos con la oferta y la experiencia que el CMD_FEST nos ofreció, y por supuesto estamos más que ansiosos por sus próximas ediciones.

Te podría interesar...

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más