gaahls uai

Gaahls Wyrd - 'Ghosts Invited'

El noruego Gaahl, controvertido exvocalista de Gorgoroth, que también ha participado en varios proyectos como Trelldom, Wardruna y God Seed, entre otros, ahora regresa con Gaahls WYRD, de nuevo concepto dentro del Black Metal.

Gaahls WYRD surge después de los problemas legales que sostuvieron el mismo Gaahl y King Ov Hell por los derechos del nombre de Gorgoroth. Luego de que el pleito legal lo ganara King Ov Hell, Gaahl tuvo que utilizar el nombre de God Seed para su banda que luego desapareció.

La nueva banda con la que Gaahl busca retomar el rumbo en su carrera musical, cuenta con una combinación de voces guturales y voces limpias que resultan agradable al oído, a pesar de que la música no es tan agresiva la atmósfera que crea es interesante.

Recientemente se dio a conocer, bajo el sello discográfico de Season of Mist, GastiR - Ghosts Invited, primer disco en estudio de la banda noruega, que en 2017 publicó un álbum en vivo grabado en Bergen, Noruega, en el que prácticamente tocaron canciones de Trelldom. Cabe destacar que la agrupación ha estado en gira constante en Europa, presentando un setlist de lo mejor de la trayectoria de Gaahl.

Este trabajo comprende 8 tracks que se desarrollan a lo largo de poco más de 40 minutos, de donde se desprenden los sencillos Ghost Invited y From The Spear. La apertura corre a cargo de la caótica pieza Ek Erilar, que se presenta como un juego preliminar que nos lleva a contemplar el estilo de Gaahl en sus últimas participaciones sobre todo con God Seed.

Con el paso de los tracks se pueden encontrar canciones como Carving the Voices, que bien podría definir el estilo propio del álbum: Crudo y oscuro con un toque “romántico” que en ciertos momentos traslada a un paralelismo onírico mediante el sentido del oído.

El disco se desarrolla a un ritmo que de repente se vuelve lento, pero conforme pasan los temas comienza a tomar forma, en verdad cada pieza conforma una totalidad que está bien definida. Realmente está presente ese Black Metal suave que en ciertos momentos tiene chispazos de crudeza.

El polémico Gaahl, quien se ha declarado satánico, vuelve a pisar los terrenos el Black Metal luego de que en 2009 anunciara su retiro de la música y que, continuamente ha sido objeto de fuertes críticas debido a su abierta homosexualidad, además de los frecuentes problemas que ha enfrentado con la justicia.


[penci_review]


abbath outstrider 1024x1024 uai

Abbath - 'Outstrider'

Tal parece que los dioses del invierno del norte se han vuelto a poner de buenas porque apenas hace unos días Abbath ha hecho su entrada triunfal con su nuevo álbum 'Outstrider', mismo que trae de vuelta al exvocalista de la banda de Black Metal Immortal.

Publicado por Season of Mist, 'Outstrider' muestra a un Abbath con sed de venganza, luego de que en 2014 disputara legalmente los derechos de Immortal contra los integrantes Horgh y Demonaz quienes se quedaron con el nombre y el año pasado publicaron un nuevo disco. Con ello, Abbath se separó del grupo y debutó como solista en 2016 con su álbum homónimo.

Este nuevo álbum presenta el sonido clásico que Abbath ha manejado en sus composiciones. En cuanto a la voz es la misma que se ha conjugado siempre con los fuertes e incesantes riffs que caracterizan al experimentado músico noruego.

Por un momento, el inicio 'Calm in Ire (Of Hurricane)' tiene tintes que se asemejan a All shall fall, mientras que el sonido en general del disco es muy parecido al que presenta el álbum At the Heart of Winter.  Mientras que en Bridge of Spasms se puede encontrar a una de las piezas más potentes y contundentes de toda la producción. Desde el comienzo se escuchan constantes riffs (algunos al más puro estilo de Abbath) con el sello de la casa. No cesa.

Por otro lado, hay algunas rolas en las que se pueden escuchar solos de guitarra que se adhieren a la perfección a la composición. Claro está que Abbath nunca ha sido de ejecutar tantos solos, pro en esta ocasión lo hace bien jugando con las características de su música.

La furia de Abbath se puede percibir desde el título de algunos temas, llenos de odio sin perder el clásico estilo del guitarrista noruego que, desde la década de los noventas, le ha dado cierto prestigio dentro de la escena del Black Metal. Ejemplo claro de ello es el cover a Pace 'till Death de Bathory que cierra el álbum con metal negro puro.

Si, los dioses del invierno del norte se han vuelto a poner de buenas porque Abbath muestra su músculo con esta nueva oportunidad que le da la música de poder reivindicarse ante quienes le hicieron mala jugada. La opción ahí está, falta poder apreciarla y hacer un juicio adecuado de ella.

Además, la cerecita del pastel: Para alegrar a sus fans en México, Abbath anunció una fecha para el próximo 02 de noviembre en el Circo Volador, como parte de la gira mundial de presentación de Outstrider, que ya se encuentra disponible en el canal oficial de Youtube de Season of mist, así como en las diferentes plataformas streaming. Si eres fan de la vieja escuela del Black Metal que practicó Immortal por muchos años, vale la pena escucharlo.

[penci_review]


Dos viejitos se escapan del asilo para ir al Wacken Open Air 2018

Este fin de semana se llevó a cabo el Wacken Open Air; afamado festival masivo de metal que tiene lugar en Alemania. Más de 70,000 personas se dieron cita para presenciar el más importante evento de rock y metal a nivel mundial.

Pero, la nota no la dio Judas Priest, Red Hot Chili Peppers ni Running wild, sino un par de viejitos… ¡Siii! ¡¡Un par de viejitos!!

Una anécdota bastante curiosa se suscitó en la edición 2018 de dicho festival. Se trata de dos personas mayores de edad, quienes viven en un asilo en la localidad Dithmarschen en Alemania, que escaparon de sus habitaciones para asistir al evento internacional.

Más tarde, en el interior de la residencia de ancianos, se percataron de la ausencia de los dos hombres, por lo que de inmediato dieron aviso a las autoridades para tratar de dar con el paradero de los aventureros adultos mayores.

Según la prensa local, fueron hallados entre los miles de asistentes del Wacken. La policía informó que se les encontró “desorientados y aturdidos”, pero eso sí: muy contentos y disfrutando el evento.

Al invitarlos a retirarse y dirigirse al recinto de ancianos, estos se negaron rotundamente pues querían seguir presenciando a las bandas que se presentan en el festival alemán.

Tras varios intentos, los viejitos metaleros accedieron a abandonar el lugar en un taxi que enviaron las autoridades del asilo para transportarlos de regreso. Además fueron escoltados por una patrulla de la policía.

Aunque no se sabe cómo escaparon del lugar donde tienen su estancia, este hecho quedó marcado como una anécdota peculiar. Con esto queda claro que la edad no es impedimento para ser un fanático de la buena música.

Al menos estos viejitos podrán morir tranquilos por haber cumplido el sueño de miles sino que de millones de fanáticos metaleros.


avandaro9 uai

Avándaro: Egregio del rock nacional

La década de los 70, años de segregación social, liberalismo, fortalecimiento ideológico y símbolo de la identidad del, para entonces ya viejo, siglo XIX. La década que precedió a los acontecimientos estudiantiles de 1968 y que se vio marcada por otros más como el mundial de futbol de México 1970, el surgimiento de movimientos feministas, apertura sexual, en fin… cambios políticos y sociales que repercutieron en todos los ámbitos del país. La música no era la excepción, el mundo musical comenzaba a pintarse de colores con la naciente corriente de la música disco; el rock mostraba una evolución que se enfocaba como símbolo de expresión centrándose en la concepción de la libertad y pensamiento.

La era del rock a nivel mundial veía en Led Zeppelin, Deep purple, Bob Dylan, The Doors, Chicago, John Lennon y David Bowie a los exponentes que marcaban la pauta y que brillaban con luz propia, mientras que en México figuraban grupos como los Teen Tops, Los Locos del Ritmo, Alberto Vázquez o Los rebeldes del rock, en una fiebre de rock and roll con mucho ritmo; sin embargo, por otro lado el rock comenzaba a tomar fuerza con Javier Bátiz, Peace of mind o Three souls in my mind en una faceta mucho más contestataria.

El cambio generacional llevaba a la juventud a liberarse mediante la necesidad de expresarse, y hacerse presente en su papel imponiendo su ideología; no había otra salida que el rock. La reciente violencia mostrada hacia los estudiantes por parte del gobierno sostenía un clima de incertidumbre en los distintos sectores del país, sobre todo con los llamados “hijos de la modernización” (los universitarios de la capital), es por eso que, cualquier aglomeración de jóvenes imprimía nerviosismo en las estructuras de gobierno.

“Avandaro: Rock y Ruedas”, fue anunciado y se programó para llevarse a cabo el sábado 11 y domingo 12 de septiembre de 1971, cerca del pueblo de Valle de Bravo, Estado de México; 25 pesos costaba el boleto. Un evento que se tenía pensado para realizar distintas actividades como carreras de autos, amenizado por un par de bandas mismas que después se multiplicaron. Llegó el día del evento sorprendiendo a propios y extraños la convocatoria, el número de personas asistentes era subversivo pues se terminaron reuniendo aproximadamente 250 mil personas. Las bandas y su distorsión se apoderaron de los escenarios y el olor a petate quemado se comenzó a propagar cual incendio forestal.

Bajo el lema de “amor y paz”, la multitud [que superó los 200,000 asistentes] se inclinaba levemente sobre sus rodillas para mover sus cuerpos al ritmo de rock cuando de repente, se pidió un minuto de silencio, todos pensaron que se trataba de un homenaje a los caídos del movimiento estudiantil del 68’ pero, después alguien dijo: “un minuto de silencio para Jim Morrison, Janis Joplin y Jimmy Hendrix”“Los que se fueron”; menudo homenaje.

No cabe duda que la supraconciencia y el sentido de liberación a su máxima expresión. Largas cabelleras, hombres con el torso descubierto con hambre de paz y mujeres como la famosa “encuerada de Avándaro” que se despojaron de sus prendas con gran furor. Peace and love posiblemente la banda que más causó sensación entre los asistentes. Saltos, gritos, cánticos y bailes inagotables, así se vivió la rebelión del rock.

Se presentaron bandas como: Tequila, Tinta blanca, La division del norte, El ritual, Los dug dug’s, además de los ya mencionados Peace of Mind y la banda que en un futuro sería conocida simplemente como El Tri. Puro rock mexicano reunido en un solo lugar.

Al término del evento había gente caminando entre las carreteras, pidiendo “raid”, cooperándose para la gasolina o subiéndose clandestinamente a las redilas de algunas camionetas. La euforia se apagaba, Avándaro se acabó y con ello se fue uno de los eventos masivos más grandes y controvertidos que quedará solamente en la memoria de quienes estuvieron ahí.

La opinión pública tomó las cosas de forma conservadora. Se habló de los excesos de manera amarillista, se satanizó la música, se tachó a los jóvenes asistentes de rebeldes e inmorales. No había cabida para la objetividad y dejar a un lado el lado palurdo de la moral de ese momento.

La historia de los eventos masivos en México tiene sus inicios en aquel festival que tuvo de todo menos carreras de autos, pero que representó una gran manifestación cultural y social que marcó a toda una generación de una década en la que, Avándaro, llenó de gloria al rock mexicano.