Pako Eskorbuto y Charged GBH: un concierto de leyenda en el inframundo punk

por Jorge Figueroa Tapia

La nación punk recibió en el Salón Tropical Mambo Café a 2 verdaderas leyendas del género como lo son los británicos de Charged GBH (o más conocido como GBH) y el legado de Eskorbuto de la mano de su único sobreviviente Pako Eskorbuto.

Que sea domingo y apenas vaya anocheciendo no merma el éxodo de las tribus punk que poco a poco van abarrotando el lugar mientras la tarima empieza a calentarse con la actuación de Parasociales y Konflicto de Libertad. La noche está lista para recibir entonces a la primera banda estelar de la noche, pero antes de eso y en una costumbre que parece arraigada en la vena más profunda del punk, el llamado “portazo” se hace presente dejando a decenas de individuos llenar el recinto.

Ya copado, el lugar recibe la llegada de GBH que al ritmo de “Birgmingham Smiles” desata desde el principio una marea de pelos en pico que se mueve con violencia, para continuar su explosivo inicio con temas como “R.A.T.”, “Knife Edge” y “Lycantrhopy”. Hay que destacar que las luces y sonido del evento son impecables y es por eso que podemos disfrutar de manera completa el deleite de escuchar verdaderos himnos de anarquía como “Dead Or Arrival”, “Generals” y “Freak”. “Fifty What”, “No Survivors” y “Self Destruct” son a continuación ejecutadas y el “stage diving” (subir al escenario para lanzarse rápidamente hacia los fans) está a todo lo que da. Sin embargo un punk ya algo alcoholizado intenta agredir al rubio vocalista Colin Abrahall, pero es rápidamente sometido y enviado de regreso al público. El show debe continuar.

“Big Women” y “Sick Boy” son un combo de temas de los más aguerridos de GBH y los punks responden generando un moshpit titánico (y tetánico, con tanta púa y estoperol de las prendas punk clavándose en la piel) que abarca toda la explanada, y que de hecho no se merma porque “Slit You Own Throat” y “Am I Dead Yet?” mantienen la adrenalina a tope. “Saludos México, ¿Quieres fuego?” pregunta Collin en un perfecto español antes de interpretar “Give Me Fire” que hace arder el lugar. Y por si fuera poco no nos acabamos de recuperar de ese meteoro punk, cuando “City Baby Attacked By Rats”  y “City Baby Revenge”, dos de los temas más esperados de la noche, de verdad convierten la velada en algo apoteósico e inolvidable. El “tick tick tick” de “Timmy Bomba” detona lo que debiera ser el final de la presentación de GBH, pero al final la banda decide regresar para regalarnos “Epic” y “Maniac” con lo que ahora si los británicos dan por terminada su presentación.

Sudorosos y cansados vemos de repente a la leyenda de Pako tomar el micrófono y darnos la bienvenida a su manera antes de tomar su lugar en la batería. “Ya no quedan más cojones, eskorbuto a las elecciones. Para vivir alegre y contento, eskorbuto al parlamento” es el himno mundial del punk que todo mundo conoce, y que sirve de entrada para que el show de Pako Eskorbuto arranque con “Maldito País” , donde la banda cambia en el coro la palabra “España” por “México”. “Cerebros Destruidos” y “Ratas en Bizkaia”  son tocadas a continuación y a diferencia de GBH la gente canta y baila más de lo que se violenta en slam. Y luego todos al unísono cantamos “Historia Triste” y la reflexión de nunca saber si hoy que lees esto, será tal vez tu último día de vida y no lo sabes. “Adiós Reina Mía” y el tradicional “larala,la..laralaralara” de “Antes de las Guerras” continúan la noche.

El encanto de la presentación es sin duda ver en vida a Pako en la batería. El único sobreviviente de un legado que vivió el punk de manera extrema y sin poses, y que hasta la tumba de sus demás integrantes ha mantenido a Eskorbuto como uno de los referentes más grandes de la historia de esta cultura: “Rogad a Dios Por Los Muertos”, “Sociedad Insociable” y  la esperada “Mucha Policía, Poca Diversión” son pruebas de dicho legado. Los punks ya se ven un poco cansados y maltrechos: entre el sudor que ya se condensa en el pecho y luego nos cae de regreso en forma de gotera, y  también por un aroma inconfundible a solventes que inunda el recinto. Pero aún así hay energía para seguir disfrutando con “Ha Llegado El Momento”, “¿Donde está el porvenir?”, “Eskizofrenia” y “Es un crimen”. Un niño pequeño vestido totalmente a la usanza punk es subido al escenario, y la banda lo consiente dejándole quedarse y tocando solos de sus instrumentos solo para él. “Os engañan”, “Mierda, Mierda, Mierda” y “No Quiero Cambiar” son los temas ejecutados antes de que la agrupación abandone el escenario.

Los gritos de la gente hacen que Pako Eskorbuto regrese al escenario, y decida soltar los que son sin duda 2 de sus temas más bestiales y agresivos: primero con la potente “Anti-todo” que sube el moshpit de nuevo a sus puntos de ebullición más extremos; para luego despedirse ahora sí de manera pletórica con “Escupe La Bandera”. Los hispanos se despiden finalmente, y todos abandonamos el  recinto con un saldo blanco digno de mencionarse en este tipo de eventos. Llevamos en el rostro el placer de saber que más que presenciar un show, presenciamos historia; de esa que le contaras a tus hijos y nietos diciendo ¡Yo estuve en el GBH/Eskorbuto del mambo café, allá en el 2018!.

 

Te podría interesar...

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más