Batushka – ‘Hospodi’

por Antonio Arizti

Batushka es una banda de Black Metal que de inmediato se convirtió en un fenómeno de culto dentro de la escena metalera por sus discos litúrgicos llenos de grandes pasajes sonoros oscuros y místicos, así como por su imagen y concepto arriba del escenario. Tristemente el Diablo obró para mal y puso punto y aparte a esta historia, y dividió a Batushka en 2 partes: una con Krzysztof Drabikowski, guitarrista y fundador del grupo; y otra comandada por Bartłomiej Krysiuk, probablemente la parte “mala” de la historia al menos ante los ojos de la gran mayoría de los fans. Es esta última parte la que en julio lanzó su nuevo trabajo “Hospodi” vía Metal Blade Records. ¿Resultado? El nombre no hace al talento, sino al contrario..

Para resumir la nota podemos contestar 2 preguntas: ¿Es un mal disco? No: si hubiera sido hecho por cualquier otra banda de sonido parecido podríamos hablar de un trabajo bien logrado por lo menos dentro de la media habitual. ¿Es un buen disco? Tampoco, porque es un disco lanzado con el nombre de Batushka; y la calidad sonora del trabajo le queda corta al nombre que revolucionó a la escena del metal hace unos cuantos años.

Es notable la ausencia detrás de este nuevo Batushka de Drabikowski, ya que pese a que las vocales y ciertas atmósferas recuerdan al sensacional “Litourgiya”, de inmediato se nota que la búsqueda de mantenerse vigente y con un sonido que atrape fue infructuosa. Este nuevo Batushka insistió mucho en declaraciones previas que este trabajo sería distinto a lo que estábamos acostumbrados, pero al parecer más que por gusto fue por incapacidad de lograr redondear una entrega con el atrapante magnetismo del primer Batushka. Para mí es como emprender un viaje por el desierto de noche, entrando a través de “Wosglaz” y emprendiendo el caminar con el primer título como tal de larga duración “Dziewiatyj czas”. Mencionaba al desierto oscuro porque esa es la sensación: vacío, yermo y desoladamente igual levantando la vista al horizonte. Porque puedes echar a andar por “Wieczernia”, “Powieczerje” y “Polunosznica” y sigues con el mismo sabor de boca arenoso y tedioso  en espera de un oasis musical que nunca llega. Al black metalero de cepa acostumbrado a discos que todas las canciones suenan iguales podría no molestarle, pero para quienes nos enganchamos con Batushka por ser un concepto sorpresivo y muy original la verdad hasta aburrido puede parecernos.

“Utrenia” pasa de largo sin nada que comentar ya que lo que pudo ser una buena canción queda ahogado en una interminable laguna sonora que se vuelve tediosa, y “Pierwyj Czas” es quizá el track que con sus coros sacros acentuados se acerca un poco al Batushka que uno esperaba escuchar.”Tretij Czas” me da la idea de un mero puente musical de nuevo monótono para cruzar a “Szestoj Czas” que es un buen tema; quizá uno de los que pueden conseguir aunque sea por un momento ese palpitar de piel que en un show de la banda se mantenía en las venas cada instante. “Litourgiya” cierra el trabajo y al final uno se queda decepcionado de haber recorrido un camino tan largo en línea recta, para nada. Sin duda el nombre está, las voces y ciertos aspectos están; pero el talento y la originalidad se quedó allá, en la otra mitad de Batushka.

Te podría interesar...

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más