burzum Thulêan Mysteries 1024x1024 1 uai

Burzum - ‘Thulêan Mysteries’

Vamos a empezar por descartar cosas: si crees que porque Varg Vikernes está detrás del disco y porque se trata de un material de Burzum va a sonar a black metal, te vas a llevar un palmo gigante de narices como pues bueno, ha sucedido continuamente con el material de Burzum. Para que entiendas a que te enfrentas con este disco, creo es necesario leer la descripción que se le dio al álbum cuando fue conceptualizado.

Thulêan Mysteries se hizo pasivamente, en el sentido de que nunca tuve la intención de hacer un nuevo álbum; solo hice música de vez en cuando y en un momento me di cuenta de que en realidad tenía suficiente para lanzar todo en un álbum. Cuando me lo pidieron, pensé: ¿por qué no? Fue una buena idea. La música es un poco de esto y un poco de lo otro, trascendiendo cualquier género y quizás perteneciendo a muchos géneros diferentes. La intención con eso era siempre para crear una cierta atmósfera, a menudo relacionada con una idea o una situación. Dado que mi verdadera pasión nunca ha sido la música, sino los juegos de rol de mesa, pensé que debería hacer de este un álbum destinado a ese uso; como música de fondo para mi propio MYFAROG (Juego de rol de fantasía mítica). Con suerte, sentirás a Thulê cuando escuches esto, como siempre con Burzum, idealmente cuando estés solo. Espero que disfrutes de esta banda sonora para Thulê, para la Madre Naturaleza y la vida misma”

Ya entrando en el disco pues encontramos desde el inicio estos sonidos relajantes y que podrían ser el soundtrack perfecto para una noche a la orilla del pantano en “The Sacred Well” y la corta “The Loss Of a Heroe”. En “ForeBears” la musicalización es menos atmosférica y más completa, con la adición de cuerdas y pianos. De hecho, estos últimos son el protagonista más evidente en el siguiente tema “A Thulêan Perspective”. Llegamos a “Gathering of Herbs” y hayamos sin duda una enorme influencia de ritmos del norte de Europa y sus influencias escandinavas, para luego caer en “Heill auk Sæll]”: el primer tema con letra y que tiene una base absolutamente tribal y hasta cierto punto intimidante. “Jötunnheimr” retoma las atmosferas profundas y oscuras con un cuerno sonando al fondo, para luego montarnos en algo aún más experimental con “Spell-Lake Forest” y la aparición de violines. Estamos en una seguidilla de temas que duran apenas minuto y fracción y coinciden en esta forma ambiental de buscar transmitir vibraciones, y así continuamos con “The Ettin Stone Heart” y “The Great Sleep” que de hecho, es un tema que la voz suena como una canción de cuna relajante pero potente. “The Land of Thulê” cierra esta primera mitad del disco con la misma fórmula experimental que los temas anteriores, acompañada de una voz narrativa que aparece de vez en cuando.

A continuación tenemos dos temas de larga duración, con “The Lord Of The Dwarves” y “A Forgotten Realm”, con más de 5 y 7
minutos de duración respectivamente. Una grosería teniendo en cuenta que el
corte del disco en cada tema es lineal y monótono lo cual es digerible en tracks de 1 o 2 minutos de duración,
pero no de este tamaño. Burzum retoma
los tracks cortos con la acústica y
oradora “Heill Óðinn, Sire” así como
con la entretenida “The Ruins of
Dwarfmount”
y la incursión de instrumentos de viento; pero luego nos receta
otro insufrible tema gigante de casi ocho minutos con “The Road to Hel” ¿Es en serio Varg?
“Thulêan Sorcery” como su nombre lo
indica pareciera una ceremonia de hechicería que está llevándose a cabo, complementada
con “Descent into Niflheimr” que se
encuentra en un tenor similar, aunque más cavernosa incluso con sonidos de
gotas cayendo que te hacen sentir dentro de una cueva. “Skin Traveller” se relaja y es solo una colección de vibraciones
que vienen y van, y de nuevo una majadería de casi 9 minutos llamada “The Dream Land” nos detiene y pues si:
por poco logra el objetivo de dormirnos. Y es que a pesar de que si, tiene
ligeros cambios de melodía y silencios cada 2 minutos más o menos, es demasiado
tiempo a mi gusto para una sola canción. “Thulêan
Mysteries”
no ofrece nada diferente y podría confundirse sin problemas con
uno de los tracks atmosféricos del
inicio, y luego tómala: 15 minutos de “The
Password”
. No voy a decir ya nada, está por demás describa es una manda. Unos
dulces sonidos de piano nos reciben en “The
Loss of Thulê
”, dando por cerrado el trabajo.

En conclusión, este nuevo álbum de Burzum es la pieza perfecta si tienes una tienda de artículos escandinavos y quieres música ambiental para tus clientes, estás jugando un complicado videojuego  de rol con princesas y elfos en medio del bosque o simplemente quieres irte en medio de la naturaleza a conectar con ella con los ojos cerrados. Hasta ahí. Si es algo que quieres traer como música para andar corriendo en el día simplemente le darás “stop” demasiado rápido.