Killing Joke: 40 años de la risa más oscura, resumidos en una noche

Existen grupos legendarios que son ícono e inspiración para muchas de las bandas más famosas del planeta, pero que permanecen un poco mas en las sombras y en el ámbito del culto en comparación con el boom comercial de los grupos a los que influenciaron. Killing Joke es sin duda un ejemplo claro de este tipo de fenómenos, ya que con 40 años de carrera pueden presumir que su música ha sido base para que proyectos como Ministry o Nine Inch Nails suenen a lo que suenan. Por ello y teniendo en cuenta que era su primera vez en nuestro país, la cita en El Plaza Condesa adquiría un carácter de imperdible y muy probablemente irrepetible.

Lord Fer, vampírico y famoso personaje de la escena under nacional, sería el encargado de mezclar melodías de post y after-punk antes de comenzar el acto estelar, y ponernos a degustar una buena cerveza al ritmo de Eyaculación Postmortem y otras bandas similares que su tornamesas llena de veladoras nos regala. Pasados unos veinte minutos después de la actuación del taciturno DJ, poco a poco los músicos de Killing Joke toman su lugar en el escenario.

Pero no es sino que hasta que la figura de Jaz Coleman se hace presente  en la tarima que los gritos de emoción de la pista adquieren carácter de ensordecedores. El setlist abre con "Love Like Blood" y hay que decirlo: Todo El Plaza está celulares arriba intentando llevarse la mejor foto o el video más nítido de este inicio de show, donde además y contrario a la costumbre tuvimos la presentación de cada uno de los miembros de la banda la cual suele hacerse al final. Una manta con la leyenda "Moshpit Zone" se levanta en medio de la pista, y ahí se congregan los amantes de los bailes extremos que después del hipnótico inicio se dan un agasajo de adrenalina con el poder de "European Super State" y "Autonomous Zone", y que de hecho no para con el viaje en el tiempo de "Eighties" y su sonido punk crudo.

 

Vale la pena detenerse en describir al demonio de frontman que tenemos ante nuestros ojos. Y es que Jaz Coleman es un personaje al que solo le basta un maquillaje profundamente negro alrededor de los ojos estilo Alice Cooper para atrapar tu vista con sus teatrales gesticulaciones sumadas a movimientos irreverentes y sorpresivos. Su abrigo negro (y hay que admitirlo, prominente abdomen) van de un lado al otro con el ritmo de "New Cold War" y "Requiem"; para luego sorprendernos con "In Cythera", un tema que no era tocado en vivo desde marzo del 2012 y que de hecho es una rareza en sus sets ¡Todo un honor escucharlo! "Bloodsport", "Butcher" y el poderoso tema "Loose Cannon" son las melodías que mantienen a la carcajada asesina retumbando en cada rincón del foro, en el que es un momento musical más enfocado al darkwave y los ritmos más oscuros y experimentales de Killing Joke.

"¿A quien le gusta el alcohol? ¿Y las drogas? Sabemos son divertidas pero también sabemos pueden convertirse en un laberinto" pregunta Jaz Coleman a la audiencia, antes de interpretar "Labyrinth". Y luego argumentando que todo el mundo es una maldita corporación, los ritmos pesados del industrial se hacen presentes activando de nuevo los pistones del slam en la pista con "Corporate Elect"; y la gente se vuelve loca con esa descarga brutal. Y entonces uno de los momentos mas poderosos de la noche se da cuando el grito de "Asteroid" se hace presente en El Plaza, y un wall of death entre los fans genera una colisión brutal en la pista con ese tema que - en palabras de Jaz - es como la erupción de un volcán. La noche sigue su curso y con "The Wait" y "Psychee" que no dejan de poner a brincar a todos los fanáticos, se da por terminada la primera parte del show con una muy breve y casi imperceptible pausa.

"Change" y "Primitive" marcan el regreso de Killing Joke a continuar el setlist y el público sigue feliz aplaudiendo y bailando, y poco a poco el eco de la carcajada musical va a llegando a su fin. Sin embargo, todavía tenemos tiempo de mover las piernas con el pegajoso bajeo y ritmo bailable de la danza bélica de "Wardance"; y para concluir el inolvidable evento los británicos convierten el lugar en un hervidero de emociones con "Pandemonium", con la que entre aplausos y con los brazos arriba la gente despide a la gran leyenda. Tristemente y al ver la hoja del setlist nos encontramos con que en el papel estaban listas para también ser tocadas "SO36" y sobretodo " The Death Resurection", tema demasiado esperado y pedido por la gente pero que al final nunca llegó. Una lástima que al final no hayan sido ejecutadas.

Una noche inolvidable y sin precedentes que trató de resumir mas de 4 décadas de trayectoria en una sola velada, y que tal y como ha sido la historia musical de Killing Joke no tuvo empacho en llevarnos de un lado a otro en contrastes musicales impetuosos: Del punk al synthpop y de ahí al industrial; para hacer escalas en el new wave o el post punk y luego de regreso al rock gótico y al darkwave. Sin duda un concierto que si lo viviste debes presumir estuviste ahí, y si no lo hiciste deberías darte de topes por haberlo dejado pasar.


Killing Joke: Un misterioso demonio llamado Jaz Coleman

Existen proyectos misteriosos que desde las sombras y sin los reflectores de muchas otras bandas que de hecho han influenciado, se mueven entre la neblina dejándose ver ante un público muy selecto y conocedor. Killing Joke, fundada en 1978, es una de esas bandas veteranas cuya música e inovación es influencia directa de otras bandas consideradas de culto por si mismas como Metallica, Nirvana, Ministry, Foo FightersNine Inch Nails; tan solo por citar algunas. Jaz Coleman su vocalista, es al industrial lo que al shock rock es gente como Alice Cooper o King Diamond al black metal: Un ente adelantado siempre a su época con una personalidad intrigante aunada a un talento oscuro e inigualable en su respectiva escena, la cual ha marcado de manera permanente.

Pero ¿A que suena Killing Joke? . Responder esa pregunta es como tratar de responder de que color es una supernova en el espacio. No hay una respuesta concreta y todo depende del angulo y momento en el que se le observe. Y es que el sonido de la agrupación originaria de Londres ha mutado y evolucionado en tantos géneros que es imposible definirla en uno solo. Es algo así como Pennywise, el misterioso ente de la novela "It" de Stephen King: Ha tomado la forma de un payaso, una momia, un hombre lobo y una araña gigante pero sin embargo, tu sabes en el fondo que sigue siendo Pennywise. Killing Joke también ha pasado desde su nacer por facetas de sonidos que aportaron muchísimo a que hoy exista algo que se llama música industrial, para luego alejarse de estas tonadas mecanisistas y principalmente entre mediados de los 80´s abrazar al New Wave y el Post Punk. Luego en la revolución noventera una nueva metamorfosis donde la crudeza y pesadez de su sonido industrial volvería a asomarse, para continuar en la escalada de sonidos mas violentos que actualmente lo hacen coquetear con la actitud punk e incluso un poco de metal. Preguntarles a ellos personalmente sobre su estilo tampoco ayuda mucho, ya que en su propia voz ellos tocan "Música de tensión", que suena a "El planeta tierra vomitando".

 

 

Junto a Jaz Coleman, el otro pilar de la banda es el talentoso guitarrista Geordi Walker. Ellos 2 son los extremos que han mantenido de cada lado, la sonrisa estirada del chiste asesino aguantando la edad y los cambios generacionales en la industria de la música por 4 décadas. En el bajo, siempre se dio una alternancia constante entre Martin Glover "Youth"  y el miembro fundador Paul Raven, hasta que este último falleciera en el año de 2007 victima de una afección cardíaca; quedándose ya de manera permanente Youth detrás de las cuerdas. En cuanto a la batería, de manera posterior al miembro inicial Paul Ferguson han desfilado otros nombres hasta que en 2008 el antes mencionado retomaría las baquetas formando así una alineación dorada de Killing Joke que se vería complementada con la participación desde 2005 de Reza Uhdin en los teclados, instrumento que anteriormente manejaba Jaz Coleman. Con esta adición Coleman quedó libre para solo cantar y deleitarnos con su impresionante y camaleonica voz que va de lo melódico y festivo hasta lo brutal y poderoso a mas no poder.

Quince discos de estudio, siete álbumes en vivo y un sin fin de compilaciones y colaboraciones es el legado que Killing Joke repasará en esta gira mundial que los llevará a visitar diferentes países incluidos aquellos donde jamás ha tocado como México; donde se presenta en una única fecha el día 21 de septiembre en el Plaza Condesa. Leyenda, icono e influencia: Killing Joke es un acto imperdible para cualquier amante de la buena música.

 


Se confirma la llegada de KILLING JOKE a México celebrando cuatro décadas

La veterana banda británica de post punk Killing Joke llegará a tierras mexicanas el 21 de septiembre para tocar en el Plaza Condesa de la ciudad de México como única fecha, siendo parte de la gira 'Laugh At Your Peril', la cual celebra su cuarenta aniversario.

Los boletos salen a la venta el 16 de abril a través del sistema Ticketmaster y costarán 600 pesos en entrada general y 700 pesos en balcón hasta el 15 de Septiembre, a partir de entonces subirán 50 pesos respectivamente.

Killing Joke se formó en el año de 1978 en Londres y se ha convertido en icono de la escena post-punk e industrial a lo largo de sus dieciséis discos de estudio, el más reciente 'Pylon' de 2015.

 

https://www.youtube.com/watch?v=x1U1Ue_5kq8