En el que fuera uno de los últimos conciertos en México previo a las restricciones globales por la presencia del coronavirus, nos salvamos por nada y pudimos disfrutar de la primera vez de Soen en tierras aztecas. Una visita tan exitosa que tras anunciarse el sold out del primer concierto, se ofertó una segunda función el mismo día pero más temprano, que también gozó de una gran entrada. Así de esperada era la visita de esta enorme agrupación.

IMG 6786

Mientras que en la función nocturna Ekos fue la banda mexicana que abrió la presentación, en la función de las 5 PM Soen apareció directo y de golpe. Ambas presentaciones arrancaron a tambor batiente con “Covenant”, seguida de las enormes y potentes “Opal” y “Rival”. Sin embargo, mientras que en el show vespertino “Savia” fue el tema tocado a continuación, en la noche este tema no aparecería hasta de forma posterior al encore, y su lugar sería tomado por “Tabula Rasa” en exclusiva para esta presentación. “Es un gusto venir aquí, un sueño cumplido venir a Latinoamérica. Nadie pensaba pasaría pero aquí estamos juntos en espíritu” comenta Joel Ekelöf al micrófono quien hay que decirlo: es un cantante en verdad potente y de una calidad vocal impresionante como quedó constatado en “Lascivious”, “Jinn” y “Opponent”.

IMG 6885

El otro gran ovacionado de la noche sería por supuesto Martín López. El ex baterista de Opeth y mente creadora de Soen junto con Joakim Platbarzdis (quien abandonaría el proyecto hace cinco años) pudo escuchar su nombre siendo coreado por la multitud tras aporrear los tambores en “Lucidity” y “Martyrs. Al final Soen agradeciendo a quienes compraron boletospara las dos funciones decidió cambiar un poco los setlist, y mientras que en la primera función el viaje al espacio nos transportó hasta “Pluton”, en el show nocturno fue “Fraccions” el tema que cerraría de forma parcial el show.

IMG 6886

Soen regresaría al escenario y se les nota felices y agradecidos, con un Joel Ekelöf que cada que podía se acercaba sonriente a charlar con Cody Ford en la guitarra, mientras en el otro extremo Lars Åhlund más en las sombras hacía malabares alternando la guitarra con los teclados y hasta unos bongos. “The Words” de nuevo sería solo tocada en el show de las 5 PM, pero al final ambos shows concluirían con la potencia de “Sectarian” y “Lotus”. Soen se despide entre un mar de aplausos y deja en claro que como reza el dicho, las primeras veces siempre son las mejores.

Todas las fotos por Alfredo ALV [penci_review]