Las primeras veces jamás se olvidan dicen, y estamos seguros este viejo adagio se cumplirá para la presentación de Lèpoka en el Foro Alicia. Y es que de verdad la comunión y entrega de la banda al escenario y de regreso fue tal, que ambas partes seguro atesoraran la experiencia por siempre.

Ya desde la actuación de las bandas nacionales Velvet Darkness y La Cattrina con todo y su genial maquillaje, la gente estaba prendida y dentro del foro aplaudiendo y con ganas de fiesta. Mientras la banda estelar se iba acomodando el grito de Skål y Ukon Laulo por parte de las personas pidiendo estos 2 temas retumbaba en todo lo ancho del lugar. Ya ataviados con sus hábitos de monje y listos para la acción, Lèpoka se arranca con la melódica  “Simon Barrel”, para que luego la gaita con empuñadura de dragón de acero del buen Zarach nos lleve de la mano de los “Goliardos”. Envuelto en una enorme bandera mexicana que la gente le ha obsequiado, Dani Nogués expresa que es muy difícil describir lo que es la noche más importante en la carrera de la banda, aquí en la que ahora es su primera casa; antes de invitarnos un trago en “La Taberna de los Trolls”. Es sorprendente la comunión que tiene la gente con la banda y como cantan y se saben todos los temas, y así es como a pulmón todos corean “El Caldero de los Sueños”.

FB IMG 1575688653595

“Hemos estado soñando con este día desde hace casi un año que se anunció el show; y hoy estamos de verdad viviendo el sueño” comenta un visiblemente emocionado Dani Nogués antes de tocar uno de sus himnos más famosos: “Beerserkers”; un juego de palabras entre la cerveza y los famosos mercenarios vikingos. A continuación Lèpoka tocaría Robin Booze, y es aquí donde el grupo se estira para estrechar la mano de algunas fanáticas que estiran su brazo subidas en los hombros de sus románticos vikingos. La banda entonces pregunta quien está tomando cerveza, y con el grito de “Skål!” brinda con todos los asistentes que hacen una locura de saltos y puños arriba en este tema. “Los invitamos a acompañarnos al lugar donde viven los dioses y todo es felicidad” comenta Dani Nogués y es así que cabalgamos hasta “Villabirra”. El ánimo no decae ni un segundo, y al grito de “mucha ropa” tras el comentario de los músicos de que las túnicas los están sofocando por el calor, la gente y la banda pasan un momento divertido.

LEE TAMBIÉN:  Lèpoka viene a llenar de folk metal la Ciudad de México
FB IMG 1575688631390

“Este es un tema de una banda que queremos mucho porque siempre han estado ahí con nosotros, y que también sabemos que la gente en México adora” anuncia Lèpoka, y la gente enloquece al límite porque sabe que el tema en cuestión es “Vodka & Roll” de Mago de Oz. Es tanta la emoción que de un lado se escucha a hombres gritarle a los españoles el clásico “hazme un hijo” mientras que más al fondo una chica en los hombros de un tipo ya se ha quitado la playera y la agita sobre su cabeza, con el puro sostén cubriéndole el torso. Debido a  que el grito de Ukon Laulo por parte de los fans continua, la banda anuncia que aunque no la traen preparada improvisarán un fragmento y así lo hacen. Llega el turno de que las puertas del reino de los difuntos se abran, y con las manos hacía el cielo y de un lado a otro podemos escuchar “Samhain”. Lèpoka comienza a despedirse diciendo que les gustaría si estuviera en sus manos tocar 24 horas seguidas, pero como no es posible hay que seguir bailando; y entonces con “Yab dabadaba dai” la euforia estalla incluso con un pequeño círculo de slam en la parte trasera del venue. “Con esto nos vamos pero antes de ello, queremos tomarnos un chupito con ustedes” anuncian los españoles al micrófono, y “Chupito”, la última oda de la noche al alcohol es ejecutada. Es así como Lèpoka se despide aunque promete regresar pronto y no es para menos: la noche de verdad fue mágica e inolvidable para ellos y sus fans.

LEE TAMBIÉN:  Lèpoka viene a llenar de folk metal la Ciudad de México

Todas las fotos por Momero metalero- Heavy. Síguelo en facebook[penci_review]