Lacrimosa regresó con su mejor repertorio a Guadalajara

por Adriana G. Puga

El pasado viernes  después de poco más de un año de espera, recibimos por octava vez a Lacrimosa, con una gira que prometía una noche de grandes éxitos y clásicos de la banda y no fue la excepción.

A diferencia de las presentaciones anteriores, la banda decidió dejar atrás las clásicas lonas representativas de las giras y discos en cuestión y colocaron una pantalla, en la cual al inicio puntualmente llegadas las 9:04 de la noche,  fue proyectado un video, donde se presentaron todas las portadas de sus producciones.

La euforia se hizo presente cuando se escuchó el clásico intro emblemático de la agrupación, y poco a poco sus miembros fueron saliendo al escenario; claro que los gritos fueron en aumento con la presencia de Anne, empezando este concierto con  ‘Ich Bin Der Brennende Komet’, y así haciéndose presente Tilo Wolf en el escenario.

Al término de esta primera probada, Tilo se dirigió a la audiencia, expresando su gran gratitud de estar de nuevo en las tierras tapatías y mencionando que la siguiente canción a interpretar sería ‘Lichtgestalt’ una de las favoritas y clásicas de las ediciones pasadas. Continuando con ‘Nach Dem Sturm’ de los singles más conocidos de la producción ‘Testimonium’ en donde Tilo saco su guitarra para la interpretación de esta canción.

De ahí la emoción creció al llegar ‘Schakal’ donde el frontman dio rienda suelta a sus ya reconocidos movimientos en el escenario; fue el turno de la hermosa Anne Nurmi y su interpretación de ‘Not every pain hurts’, donde a diferencia de su más reciente presentación en Guadalajara, padeció la ya conocida por los extranjeros: venganza de Moctezuma, y se limitó a solo tocar el teclado; en esta ocasión desquitó ese vacío y con su belleza y voz nos hizo olvidar aquel mal trago.

Continuamos con ‘Der Morgan Danach’ donde el público coreó con gran emoción la letra de la tan popular pieza dando pie a ‘Alleine Zu Zweit’, con la cual  la euforia fue en aumento.

La sorpresa de la noche fue la interpretación de ‘Satura’ y ‘Bresso’, que juntas le dieron un tinte más solemne y oscuro a la noche, más en ‘Bresso’ al estar en el escenario solamente Tilo en voz y Anne en el teclado a la luz y sombras de reflectores colores rojos. Llega entonces ‘Seele in Not’ con la interpretación de la versión original, ligándola entonces con su tan distinta versión en vivo.

Es el turno de Tilo de nuevo con guitarra en mano para una emocional interpretación de ‘Die unbekannte farbe’ donde el silencio del público lo dijo todo.

Vuelve Anne al escenario, en esta ocasión con ‘My Pain’ donde su voz lució tonos más desgarradores, dándole una emoción única a su interpretación.

Así llego la oleada de canciones favoritas de todos: ‘Durch Nacht und Flut’ donde el público hizo lo respectivo en la tan conocida por todos versión en español, dando lugar a ‘Stolzes Herz’ con un Tilo Wolf enarbolando el estandarte en mano con el arlequín impreso y ondeándolo mientras las manos de los presentes ovacionaban el acto.

Entonces pudimos apreciar ‘Ich Verlasse Heut dein Herz’, bajando con ella un poco de tono, más no de emoción, a la noche en la que Tilo decide despedirse.

Llega así el primer encore donde la banda regresa al grito de: ‘Tilo! Tilo!’ del público; el frontman dirige unas palabras al público haciendo mención de lo especial que era esta fecha para ellos ya que fue el lanzamiento de su más reciente compilación de grandes éxitos, que incluye el nuevo sencillo ‘Im Schatten der Sonne’, que la audiencia apreció en silencio, pues hasta entonces resultaba desconocido para sus oídos.

Por última ocasión en la noche, Anne da un paso adelante en el escenario dejando el teclado para interpretar ‘Thunder and Lightning’ donde volvimos a apreciar sus movimientos cadenciosos al ritmo de la música.

Continuamos con ‘Feuer’ y el público no perdió la oportunidad de mover los brazos al ritmo de un coro de niños que forma parte de esta canción. Los integrantes en ese momento dejan sus respectivos instrumentos y se despiden en medio de gran ovación, con lo cual se pudo apreciar que aún no era suficiente para los presentes.

Para darle mayor emoción a la noche, la agrupación salta de nuevo al escenario y Tilo Wolf pide a todos que posen para poder tomar una fotografía de todos los asistentes al Teatro Diana esa noche y dando al público lo que pedía: ‘Copycat’.  La euforia llega a su máximo pico al tener a todos los miembros de la banda moviéndose a lo largo y ancho del escenario y compartiendo la emoción de una presentación más.

Es tiempo de partir y solo queda una canción más: ‘Alles lüge’.  Tilo toma la oportunidad para estrechar la mano de los presentes en primera fila y entre emoción y nostalgia se despidieron una vez más de su público fiel en Guadalajara. Esta fue una noche llena de expectativas satisfechas para sus seguidores de tantos años ya. En un teatro Diana a un aproximado 90% de su capacidad, quedó en claro que no nos cansaremos de asistir cuando el llamado llegue, y que la noche de clásicos fue completamente un éxito dejándonos en espera de saber cuando será la próxima cita.

Reseña por: Yezika Baruc

Fotos por: Alfredo García Andrade / PHOTO&METAL

 

PODRÍA INTERESARTE

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más