Después de haber estado casi dos semanas en cuidados intensivos con un ventilador en un hospital de Carolina del Norte, finalmente el baterista de Death Angel se encuentra en su casa. Así lo reveló en redes sociales, su esposa Leeshawn Navarro.

“‘Los rumores de mi muerte se han exagerado enormemente’. Pensé en comenzar esta publicación con una cita de Mark Twain. Pero con toda seriedad no puedo expresar cómo el derramamiento de amor, apoyo y energía positiva de todos fue tan importante para mí. Sin volverme demasiado espiritual o triste, honestamente creo que me salvaron la vida. Cuando estuve en coma, estuve durante 12 días, su energía positiva de alguna manera me ayudó. Sé que soy fuerte y resistente, pero no tan fuerte”.

“Durante mi coma, los médicos me dijeron que tenían que bombearme los pulmones de todo el líquido, que era el equivalente a 5 libras de cerveza, pensaban que estaba seguro. Es un infierno sentir hablar con personas que pensaron que no ibas a lograrlo. Me sorprendió por completo cuando recibí un mensaje de uno de mis ídolos Jay Jay French de [TWISTED SISTER]. Un hombre que ni siquiera conozco. Tal vez vio una foto de mi tatuaje de su banda. Eso solo muestra que es pura clase.

Cuando era niño solía pensar que las letras de TS eran ‘Jódete, somos nosotros contra ellos’, pero tal vez eso es un poco miope. Creo que ellos son más sobre el valor de la vida y no lo desperdician.

“Al comenzar este nuevo capítulo de mi vida, espero volver a poner mis habilidades al día y obtener algunos archivos nuevos del Sr. Rob Cavestany, que eventualmente serán el récord de Death Angel 10. Hasta entonces tengo la tarea arguas [sic] de Aprender a caminar y comer alimentos sólidos. “Los amo a todos y gracias”

Mencionó Will Carrol