Till Lindemann y Peter Tägtgren iniciaron un proyecto por ahí de 2013. Decidieron que el nombre sería Lindemann – supongo para aprovechar la masiva fama del cantante de Rammstein – y lanzaron su primer disco, ‘Skills in Pills’, allá por 2015. El éxito de la banda les llevó a producir un segundo disco, ‘F&M’, el cual fue lanzado hace apenas un par de meses y que les llevó a tomar la decisión de por primera vez salir de gira como banda. Sí, Till y Peter habían dado un puñado de shows individuales por aquí y por allá (siempre dentro de Europa) pero jamás se habían anunciado como una banda “real”. Era un proyecto para divertirse y pasar el rato mientras Rammstein y Hypocrisy no estaban activos.

Lindemann pues, decidió iniciar una gira y decidió que esa gira debía dar el cerrojazo inicial ni más ni menos que en México y además, en 31 de diciembre, emulando lo que Rammstein realizó el año pasado en las playas de Puerto Vallarta. No es secreto para nadie que Till Lindemann tiene una relación muy especial con México y al parecer ha arrastrado a ese amor a Tägtgren, quien también lo acompañó – aunque solo como amigo – para recibir el ahora finado 2019 en las costas de Jalisco.

El renovado Frontón México fue la sede encargada de recibir el debut en América del dueto industrial y lo hizo de gran forma. El Frontón es actualmente uno de los mejores recintos de la Ciudad de México sin duda alguna y esperamos que las promotoras de metal se fijen más en él y lo tomen en cuenta para sus futuros eventos.

El show inició en punto de las 11 PM con un video que hace remembranza a la etapa ‘Mutter’ de Rammstein y dar paso a ‘Skills in Pills‘, el tema que le da nombre a su primera producción. La gente se volvió loca, gritando y saltando en el Frontón que retumbó al ritmo de ‘Ladyboy’, ‘Fat’ y Childen of The Sun’, todas acompañadas de divertidos materiales visuales acordes a cada canción y que además, nos demostraron porque el show de Lindemann era exclusivamente para mayores de edad.

Lindemann no tiene fuego. No tiene millonarias producciones, ni chispas, ni escenarios gigantescos. Y no los necesita. Lindemann es una banda que requiere únicamente la presencia espectacular de sus integrantes para llamar la atención sobre un escenario que se llena de perversión, referencias sexuales, juegos coquetos y una gran química entre sus integrantes.

Debemos recalcar que la producción y el audio del show estuvieron excelentes e hicieron que temas como ‘Yukon‘, ‘Golden Shower‘ o ‘Fish On‘ – con todo y pescados voladores- sonaran brutales. Además, tuvimos la oportunidad de escuchar el estreno mundial en vivo de ‘Steh Auf’, ‘Platz Eins‘ e ‘ Ich weiß es nicht’.

Si en algún momento había dudas sobre como saldría el show debido a los problemas que la promotora, Live Talent, tuvo durante la realización de Knotfest, esas dudas quedaron despejadas casi inmediatamente, demostrando que también puede hacer las cosas muy bien. Los accesos y la seguridad fueron más que correctos y se notó en la reacción de los casi 3 mil asistentes, que pudo vivir un fin de año espectacular junto a una de las “nuevas bandas” más espectaculares que hayamos visto en mucho tiempo.

¡Queremos más Lindemann!

[penci_review]