Leprous: Los Vikingos que conquistaron Guadalajara

Leprous: Los Vikingos que conquistaron Guadalajara

por Adriana G. Puga

Leprous arrancó su gira por Latinoamérica en la ciudad de Guadalajara, Jalisco el pasado 28 de febrero, la cual será la última que realicen para promover su más reciente material discográfico, Malina.

La banda local Lvcille, y Nexus (oriundos del Estado de México) se encargaron de prender los ánimos entre la audiencia; ambas muy puntuales en su entrada y salida del escenario del C3 Stage, recinto elegido para la realización de este concierto. Alrededor de las 10 PM, los integrantes de Leprous subieron al escenario y junto a su equipo comenzaron a afinar los últimos detalles para su presentación. Los fans se emocionaron cuando vieron a los músicos y les gritaban con tal de llamar su atención – sin embargo, éstos se encontraban muy concentrados en su labor, pero de repente se podía notar una leve sonrisa en sus rostros.

Por fin dio comienzo el show y “Bonneville” fue la canción que abrió el set, y la atmósfera suave con la que inicia eventualmente se convirtió en una bomba cuando resonaron los acordes de las ocho cuerdas de la poderosa guitarra de Tor Oddmund Suhrke. Continuaron con “Stuck”, otro track del disco Malina, que sin duda fue uno de los más coreados esa noche.

El juego de luces azules y amarillas durante “Echo” (incluida en el álbum Coal) danzó junto al ritmo de la música y la dulzura de la voz de Einar Solberg, cuyo rango vocal dejó boquiabiertos a más de uno. A pesar de que la banda solamente interpretó la primera parte de “Foe” (también de Coal), eso encajó a la perfección para dar paso a “The Flood” (de The Congregation), una de las canciones más emocionales del grupo.

Posteriormente dio inicio uno de los temas más populares de Leprous, “From The Flame”, con ese contagioso intro de teclado tocado a la perfección por el también vocalista Einar Solberg, y donde también la multitud entregó todo de sí cantando y saltando. Solberg animaba al público brincando por aquí y por allá, aunque no es muy conocido por dar discursos durante las presentaciones de la banda.

Con “The Cloak” regresó la emotividad y los fans cantaron al unísono el coro del que es absolutamente uno de los temas más hermosos de Leprous. Aunque el ya clásico “The Price” no es para nada pesado, hubo bastante headbanging sincronizado entre los asistentes, y el acompañamiento en coros por parte de los dos guitarristas y el bajista fue simplemente exquisito.

Después, bajo un ambiente más oscuro, los noruegos tocaron su cover de “Angel”, y en el clímax de éste, Einar Solberg comprobó por qué es considerado uno de los mejores vocalistas dentro del llamado género “progresivo”, y en la parte final el guitarrista Robin Ognedal llamó la atención al tomar otro par de baquetas y subirse a la parte frontal de la batería y darle a los toms, acompañado al prodigioso Baard Kolstad en los ritmos.

“Illuminate” y “Golden Prayers” se encargaron de poner el ambiente una vez más, ya en la considerada recta final del evento. Con la sorprendente “The Weight Of Disaster” se despidieron los chicos, pero volvieron para el tradicional encore después de que los fans corearon a todo pulmón el típico “Oe, oe, oe, oe, Leprous, Leprous”; los tracks fueron “Mirage” (Malina) con ese impresionante ritmo de bajo a cargo de Simen Børven, y la potente “Third Law” de The Congregation.

 

Reseña por Viry Abernethy, miembro de Summa Inferno USA y directora del fan club oficial de Leprous y Trivium México.

Te podría interesar...

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más