Desde Finlandia, Amorphis conquistó a los mexicanos

por Adriana G. Puga

Fanáticos de distintas generaciones estaban ansiosos esperando que el Auditorio Blackberry abriera las puertas para poder tomar un buen lugar y una cerveza al regreso de los finlandeses con su nuevo álbum ‘Queen of Time’.

Poco a poco el foro iba llenando su capacidad y los chicos de Anima Tempo abrieron la noche con su inigualable talento, sin duda una de las joyas mexicanas que ha logrado un lugar importante en la escena.

Al término de su presentación, el foro hambriento por death metal melódico tuvo una espera de aproximadamente treinta minutos hasta que las luces se apagaron y empezamos a escuchar la melodía de ‘The Bee’, donde los coros femeninos fueron protagonistas durante unos minutos en lo que poco a poco iban saliendo los integrantes de la banda al escenario, hasta que Tomi Joutsen entra con su poderoso gutural para darle pie a la increíble velada que estábamos esperando.

 

Después de la emocionante entrada, ‘The Golden Elk’ y ‘Sky Is Mine’, fueron las siguientes piezas que hicieron retumbar al venue, que entre coros y brincos, dos generaciones estaban disfrutando la noche que apenas iniciaba.

“¡Gracias!” era la frase que más mencionaba Tomi, al ver la increíble respuesta del público a tan prematuro show.

La noche continuó con ‘Sacrifice’, pieza de su álbum ‘The Red Sacrifice’, que a pesar de ser una de las canciones recientes de la banda, los coros del público formaron parte de la alineación finlandesa.

‘Against Widows’ y ‘Silver Bride’ fueron las siguientes en continuar la noche, que estuvo basta de aplausos y brincos, en lo que Joutsen comentó al público: ‘¡Vaya que están locos! y eso está muy bien, porque nosotros también lo estamos’.

Seguimos con éxitos del disco ‘Under The Red Cloud’ con ‘Bad Blood’, donde los guturales sonaban impecables junto al cambio de voz limpia, que entre esas transiciones, no podías creer que esas tonalidades venían de una misma persona.

 

Regresamos al tracklist de ‘Queen of Time’ con ‘Wrong Direction’, ‘Daughter of Hate’ y ‘Heart of The Giant’, que a pesar de ser de su más reciente placa, los coros del público no hicieron falta,  y Amorphis cada canción estaba cautivando más a los invitados, quienes esperaban que el show durara lo más posible después de unos años de espera para volver a tener un show con esta calidad.

De pronto, tenemos un regreso al año 2013 con ‘Hopeless Days’, canción perteneciente a ‘Circle’, otro de los álbumes consentidos, pero nada se compara después de este acto, cuando la banda comenzó a interpretar ‘Black Winter Day’, uno de sus clásicos de su primer álbum ‘Tales From The Thousand Lake’ (1994), momento en que el headbang de los asistentes con el primer logo de la banda empezaron a moverse al ritmo de la canción, y ese fue el momento que todos recordamos con añoranza el death metal puro que solían ser, que a pesar de haber evolucionado de excelente manera añadiendo tintes folk y sinfónicos, hicieron de esa canción una de las más potentes y bien recibidas de la noche.

Pero tan solo fue ese fugáz y memorable momento, para regresar a los éxitos actuales con ‘Death of a King’.

Para cerrar la noche ‘House of Sleep’ fue la canción elegida por los provenientes de Finlandia, los cuales interpretaron una versión especial dejando espacios para los coros de los asistentes, que estuvieron cantando la canción de inicio a fin, dejando a los finlandeses unas marcadas sonrisas y agradecimientos del excelente público de la noche.

 

 

Te podría interesar...

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más