Foto 12 09 20 1 53 09 2 scaled uai

Railrod hace historia en la nueva normalidad de los auto-conciertos

Railrod se ha convertido en el primer grupo mexicano de rock en ofrecer un concierto en la capital mexicana en el formato de auto-concierto, casi seis meses después de que toda actividad fuera cancelada pero además, con un exitoso sold-out anunciado desde días antes.

La banda mexicana se plantó en el escenario y con el apoyo de las bocinas de los coches a todo lo que daba inició su presentación con los temas “Krma” y “Can’t hide what you’re feelin’ baby”. El carisma y presencia de Os en el escenario absorbe a la gente con un protagonismo imposible de dejar pasar desapercibido, y es así como la primera parte del show avanza con canciones como  “Black & White”, “Nightspell”, “The Hermit Pt I”, “Tryin’ to fit”, “Nada se ve bien” y “Two paths”.

Para la segunda parte del espectáculo se preparó un setlist enfocado a repasar los temas clásicos y legendarios que han formado parte de las influencias de Railrod, como “Dream On” de Aerosmith y un medley en el que caben canciones de Metallica, Led Zeppelin, Kiss y Guns and Roses. La noche cierra con “Quit?”,para que entre aplausos se retire un gran exponente del rock mexicano que con la cara en alto puede presumir un show por demás exitoso en esta nueva normalidad, y con la esteta de presumir haber sido la primera banda de rock nacional en presentarse en el nuevo formato de auto-concierto en la capital del país.


hh 1 uai

Hell and Heaven 2020: Saliendo adelante a pesar del miedo y la incertidumbre

Vivimos en tiempos de terror. Las noticias sobre la pandemia de COVID-19 inundan los medios electrónicos y no hay un momento en que las publicaciones en nuestras redes sociales no nos hablen sobre los cientos de muertos e infectados no aparezcan ante nuestros ojos. Sin duda necesitamos un descanso y el fin de semana pasado tuvimos uno de los últimos descansos mentales que tendremos en las próximas semanas.

A pesar de todo y en un remolino de cancelaciones culpa de la pandemia, se llevó a cabo la edición de décimo aniversario de Hell and Heaven, el festival de metal más importante de Latinoamérica en el Foro Pegaso de Toluca. A pesar de estar anunciadas, bandas como Megadeth, King Diamond, Cypress Hill, Fleshgod Apocalypse y varias más se vieron obligadas a bajarse del barco debido a las restricciones en vuelos y viajes impuestos en sus respectivos países a tan solo unas horas del inicio de sus vuelos.

Fotografías por Rodrigo Cerda

Un ambiente de tensión se sentía en el ambiente, ¿qué sucedería con el festival? ¿Se pospondría? ¿Las autoridades decidirían evitar eventos masivos? ¿Se quedaría sin bandas? Sin embargo, todo eso se fue disipando en cuanto las puertas del Pegaso se abrieron. La gente, aunque en cantidad mermada a lo esperada por todo lo acontecido y por supuesto, el miedo a un contagio, empezó a llegar y ver que todo estaba bien. En los cuatro escenarios que el festival colocó para esta ocasión comenzaron a desfilar las bandas una tras otra con un público que comenzaba dudoso y apagado pero que terminó en éxtasis.

El festival no tuvo una cantidad numerosa de actividades extramusicales. No vimos las grandes activaciones de marcas reconocidas, pero en cambio vimos lo que un festival de música debe ofrecer: grandes conciertos, sobre todo el sábado que fue el día que se vio menos golpeado por la pandemia. El debut de Powerwolf fue impresionante, con la gente coreando al unísono todas sus canciones. Jinjer cerrando el festival de forma poderosa y estrenando su nuevo álbum, 'Macro'. Los legendarios Deep Purple haciendo lo que mejor han sabido hacer por los últimos cincuenta años y además, con la participación especial de Jordan Rudess, ¡una delicia! Amon Amarth demostrando con gran magnificencia porque son uno de los actos de metal más vanagloriados del planeta, con un poder aplastante y que muchos consideran fue la mejor banda del planeta. Los hermanos Cavalera y Static X hicieron retumbar Toluca con sus grandes éxitos. ¡Que alguien se atreva a decir que no fueron grandes noches!

Punto aparte se merece la primera vez de Manowar en México. Tal vez no hayan tenido la reacción que generaron bandas como Amon Amarth o Powerwolf en el público. Tal vez no tengan la conexión con el público de los Cavalera o Rhapsody (otra gran concierto, por cierto). Tal vez no tengan la relevancia actual de Jinjer. Pero Manowar es una banda legendaria a nivel mundial e igual de histórico fue el show que dieron en Hell and Heaven. Sí, llegan a ser tediosos después de un rato de "Victoria", "Odin", "Metal" y "Valhallas" (sí, sí, ya te entendimos) pero su espectáculo es genial. Una excelente producción en conjunto con una gran banda que sabe entretener, grandes músicos como Joey DeMaio y el impresionante nivel vocal de Eric Adams fueron la formula del éxito. ¡Ah, por cierto! Quedó grabado para la posteridad y será lanzado en Bluray próximamente.

Fotografías por Rodrigo Cerda

A nivel de producción, el festival cumplió con creces. Buenas instalaciones, buenos escenarios, buenas -aunque no tan variadas- opciones de comida, los baños estuvieron bien -y además con lavabos para que te pudieras lavar las manos con agua y jabón y evitar un contagio-, la cerveza estaba fría, la seguridad fue correcta, el audio fue bueno - excepto con un par de casos como Phil Anselmo y Static X por momentos. Eso es todo lo que se necesita para tener una buena experiencia.

De seguir con este camino, el futuro de Hell and Heaven luce brillante. Sí, todavía hay cosas por pulir, la empresa promotora tiene todavía que aprender a no caer en los mismos errores del pasado, pero sin duda ha sido un buen inicio rumbo a la consolidación y sobre todo, hacia un renacimiento, con un nuevo rostro y una nueva actitud.

Dicen que después de la tormenta, viene la calma. Y después del tremendo tormentón que sufrió el festival para poderse llevar a cabo, se merece un buen tiempo de tranquilidad. ¡Y que venga el 2021!

[penci_review]


IMG 6743 scaled uai

Soen en México: un debut con dos funciones soñadas, en el mismo día

En el que fuera uno de los últimos conciertos en México
previo a las restricciones globales por la presencia del coronavirus, nos
salvamos por nada y pudimos disfrutar de la primera vez de Soen en tierras aztecas. Una visita tan exitosa que tras anunciarse
el sold out del primer concierto, se
ofertó una segunda función el mismo día pero más temprano, que también gozó de
una gran entrada. Así de esperada era la visita de esta enorme agrupación.

Mientras que en la función nocturna Ekos fue la banda mexicana que abrió la presentación, en la función
de las 5 PM Soen apareció directo y
de golpe. Ambas presentaciones arrancaron a tambor batiente con “Covenant”, seguida de las enormes y
potentes “Opal” y “Rival”. Sin embargo, mientras que en el
show vespertino “Savia” fue el tema
tocado a continuación, en la noche este tema no aparecería hasta de forma
posterior al encore, y su lugar sería
tomado por “Tabula Rasa” en exclusiva
para esta presentación. “Es un gusto
venir aquí, un sueño cumplido venir a Latinoamérica. Nadie pensaba pasaría pero
aquí estamos juntos en espíritu”
comenta Joel Ekelöf al micrófono quien hay que decirlo: es un cantante en
verdad potente y de una calidad vocal impresionante como quedó constatado en “Lascivious”, “Jinn” y “Opponent”.

El otro gran ovacionado de la noche sería por supuesto Martín López. El ex baterista de Opeth y mente creadora de Soen junto con Joakim Platbarzdis (quien abandonaría el proyecto hace cinco años)
pudo escuchar su nombre siendo coreado por la multitud tras aporrear los
tambores en “Lucidity” y “Martyrs. Al final Soen agradeciendo a quienes compraron boletospara las dos funciones decidió cambiar un poco los setlist, y mientras que en la primera función
el viaje al espacio nos transportó hasta “Pluton”,
en el show nocturno fue “Fraccions”
el tema que cerraría de forma parcial el show.

Soen regresaría al escenario y se les nota felices y agradecidos, con un Joel Ekelöf que cada que podía se acercaba sonriente a charlar con Cody Ford en la guitarra, mientras en el otro extremo Lars Åhlund más en las sombras hacía malabares alternando la guitarra con los teclados y hasta unos bongos. “The Words” de nuevo sería solo tocada en el show de las 5 PM, pero al final ambos shows concluirían con la potencia de “Sectarian” y “Lotus”. Soen se despide entre un mar de aplausos y deja en claro que como reza el dicho, las primeras veces siempre son las mejores.

Todas las fotos por Alfredo ALV [penci_review]


IMG 20200308 WA0006 uai

Eyaculación Post Mortem: el necro-orgasmo completo en el Gato Calavera

Empezando marzo del 2020 recibimos en México el regreso de Eyaculación Post Mortem (EPM), banda española miembro de la santísima trinidad del after punk de aquel país (junto con Los Carniceros del Norte y Kante Pinréliko). Una visita especial pues la agrupación ibérica esta vez vino con su alineación completa y no solo con unos cuantos integrantes como en ocasiones pasadas. El evento ya era un sold out anunciado por lo que desde el inicio y con la actuación para calentar motores de Depressive Anphetamine, Bulbo Project y My Own Burial (proyecto barcelonés del baterista de EPM, "Guacho"), la respuesta era en grande. Luego, las chicas de Bloody Benders dieron una descarga de horror punk al ritmo de temas como “Riot” y “Llorona”; ya con un foro a tope que les festejó cada tema. Terminada esta presentación, todo quedaría listo en el escenario para recibir a la banda estelar y el climax de la noche estaría por comenzar.

EPM sale poco a poco al escenario con una entrada ritual macabra y llena de herejía, y uno a uno los músicos se posicionan al ritmo de “Me cago en mi puta vida”, con Israel Pulkaos de Go Rocker cubierto por una mortaja negra cual monje del averno como invitado entonando sus cantos de odio. La blasfemia es el afrodisiaco predilecto de la noche, cantándole al creador temas como “Dios me odia y yo a él” y “Dios ha muerto”; para continuar con “Noches de blanco Satán”: uno de los temas de más reciente creación de EPM y que de hecho era la pieza a promocionar en  su visita pasada en 2017. Desde los primeros temas el slam se hace presente con todo y es por ello que canciones como “Soy un tarado mental”, “Viva la muerte” y “Gusanos” con todo y su cómica letra, se volvieron verdaderas batallas campales punk en el centro del recinto; y ni que decir de “La hoguera” donde los ánimos literal ardieron en fuego y los golpes y empujones terminaron por abrasar el foro.

Hay que destacar el hecho de que si bien el evento se vendió
en su totalidad, la organización del show a cargo de Bambam Records buscó que el aforo no se convirtiera en sobrecupo,
por lo que a pesar de que el Gato Calavera
lucía un lleno total no existía ese sentimiento de claustrofobia extrema que
había estado presente en visitas pasadas. Es por ello que el baile continuaba
con potencia al ritmo de “Quiero ser
párroco”
y “Transilvania”,  con el suficiente espacio para poder
moverse con relativa comodidad. Es difícil
imaginar el calor que deberían estar sintiendo los miembros de EPM con sus rostros ahogados en sus
vendajes, siendo que el lugar encerraba un calor aplastante de tal grado que el
sudor evaporado se condensaba en el techo y caía de regreso a la gente. “Cantando bajo la lluvia” y la
fruti-orgásmica “Me sabe el semen a mora”
fueron a continuación ejecutadas, con un audio hay que decirlo algo deficiente
pero que a la gente parecía no importarle pues tenía la pasión y pulsaciones a
mil: algo similar a cuando eyaculas y que ni el más grotesco de los gemidos
puede distraerte del placer. “Navidades
en el psiquiátrico”, “Requiem”
y “Yo
fui una sadoréxica adolescente”
fueron las melodías tocadas a continuación para
que luego con la densa y oscura "Tú
vienes de negro y nosotros volvemos de gris”
se terminara el setlist planeado por la banda.

Pese a que en la hoja del set se contemplaba ese era el fin de la presentación, EPM decide dar unas gotas de semen podrido más, con un par de temas extra: "Pelacable de corazón" y "El analizador de espectros". La gente pide más y de hecho solicita a gritos “Astroputas”, un tema que cada visita la audiencia ha pedido con clamor; y de nuevo y en como cada visita la solicitud es totalmente ignorada. Aun y con ese frustrado y repetido intento fallido, EPM se despide entre aplausos finalmente dejando en claro que tiene ya una base de fans lo suficientemente nutrida para en su próxima visita pensar en un recinto de mayor tamaño.

[penci_review]


IMG 2667 uai

Festival Adverso, nueva ventana para Guadalajara

Guadalajara es sede importante de renombrados festivales, pero ninguno de ellos tiene en la mira a los amantes de sonidos oscuros, de beats pegajosamente sombrios y atmósferas tenues, nostalgicas; por ellos y para ellos nació el Festival Adverso que este fin de semana se desarrollo en la Perla Tapatía cumpliendo con las expectativas de más de 4 mil, asistentes.

La primeras edición del Festival Adverso recibió a más de 4 mil asistentes / Foto: @FestivalAdverso

Postpunk, folk, indie, experimental, dark-wave, y rap fueron los protagonistas del día que tuvieron en la Terraza Valllarta su sede por primera vez.

Poco después de las 16:00 horas, Birdhaus, Mortemart y The Polar Dream, abrieron el festín. El trío de agrupaciones demostraron que en Guadalahara se hacen sonidos poco convencionales pero con texturas harto sensibles, su común denominador: un abrazo al alma.

Pocos festivales le dan reflectores a las mujeres y el Adverso también tuvo un acierto en eso, primero con la teatralidad de Descartes a Kant y posteriormente con Blackwater Holylight.

Las primeras, hijas pródigas de Guadalajara que aunque ya no radican en la ciudad han sabido ganarse de una base solida de seguidores, las segundas una grata sorpresa para muchos, incluido este humilde servidor. Desde el instante que pisaron el escenario lo llenaron con su stoner y hacían rugir sus instrumentos, eran una bestia de cinco cabezas que te sacudía por completo con su sonido.

Tras la aturdidera llegó el momento de bajar las revoluciones de la ya noche. Helado Negro fue el acto más suave de la noche. 'El Caloncho maduro', gritaban por ahí debido a su look. 40 minutos después terminó su presentación dejándonos con un aroma meloso y para otros tantos aburrido.

Llegó el turno de recuperar a tope la energía gracias a Light Asylum y su dark wave rabioso. Shannon Funchess, su vocalista es vitalidad y protesta pura. Al terminó era el turno de uno los esperados de la noche; Motorama que sí, vienen seguido a GDL, pero acá tienen harta gente que los quiere.

El festival se hacia maduro llegaban los actos estelares, el multiinstrumentalista Ian Williams y el baterista John Stainer que en conjunto conforman Battles, y la aparición de Metronomy, estos últimos enfundados todos de blanco quienes tocaron sus grandes éxitos.


89208716 10158718025916412 1676196379803779072 n uai

Between The Buried And Me hizo bailar a sus autómatas en el Lunario

Una de los regresos más esperados por los fanáticos mexicanos del metal progresivo era sin duda el de la banda norteamericana Between The Buried And Me (BTBAM). Finalmente y después de un lustro de su última visita, el grupo originario de Carolina del Norte se presentó en el Lunario del Auditorio Nacional presentando sus discos Autómata 1 y 2, lanzados en el año 2018. El evento iniciaría puntual con la actuación de la banda mexicana Acrania, una agrupación que mezcla infinidad de ritmos y subgéneros con el metal de una forma bizarra y muy original. Terminada la actuación de los nacionales, el recinto lucía una buena entrada y la gente bebida en mano estaba lista para recibir a su banda favorita.

Las luces se apagan y BTBM hace su arribo con todo el poder de “Astral Body”, aunque el micrófono de Tommy Rogers le juega una mala pasada pues no se escucha nada durante un par de minutos, hasta que el desperfecto es arreglado.  El cantante va de un lado al otro guturando micrófono en mano temas como “Lay Your Ghosts to Rest” y la poderosa “Alaska” que con su sonido tan cercano al deathcore incluso pone a un pequeño círculo de fans a hacer slam en el extremo izquierdo del foro; pero también postrándose frente al teclado ejecutando los alucinantes sonidos de canciones como “The Coma Machine” y “Mirrors”. Paul Waggoner, el otro miembro fundador de BTBAM presente, por su parte; hace sonar la guitarra con poderoso estruendo y virtuosismo extremo en “Obfuscation” y “Condemned to the Gallows”.

Sin duda la gran magia de BTBAM es esa manera tan demencial y potente de hacer metal progresivo mezclándolo en un torcido coctel con sonidos muy cercanos al hardcore, pero también con ritmos como el jazz y el swing entre otros; con esas guturales que en temas como “Glide” hicieron la delicia de los asistentes. “Espero que estén pasando un buen rato, es hora de divertirnos amigos” anuncia Rogers al micrófono con su camisola a cuadros abierta ondeando mientras el delgado vocalista se mueve y “Voices Of Trespass” desata con su ritmo burlesque y agresivo una verdadera fiesta en el Lunario. Es en ese momento que la banda se despide momentáneamente entre los aplausos de la gente que por supuesto, pide más. Uno siente que han sido pocos temas hasta que se da cuenta de la hora y descubre que no es así, y que la potencia y forma de tocar tema tras tema de BTBAM sin descanso son las culpables de esa sensación.

La banda regresa rápidamente al escenario y tras recordar que su última visita data de hace 5 años y que están muy contentos de estar de regreso retoman el show con “Selkies: The Endless Obsession”. Aunque BTBAM es una banda de poca interacción con la gente y que se dedica a lo suyo que es tocar, se dan el tiempo para pedir un aplauso para la banda de apertura, Acrania. El show está por llegar a su fin y con “Viridian” y “White Walls” donde todos aplauden con los brazos arriba en euforia total, el grupo se despide prometiéndole a sus fieles autómatas no tardar mucho en regresar.

Fotos cortesía de Eyescream Productions [penci_review]


AJP7634 scaled uai

Biomortek celebró 14 años de existencia en la segunda edición de la Live Industrial Party

Los amantes del género industrial en sus diferentes facetas
se dieron cita en el Circo Volador
para la segunda edición del evento “Live
Industrial Party
”. Un evento producido por Katz Productions, productora que lleva muchos años al pie del cañón
luchando por ser casa y semillero de propuestas nacionales, siempre con un
estilo propio y de cordialidad con mucho trabajo y entusiasmo detrás.

La velada comienza con un performance de indumentaria característica del industrial con bailarines vestidos con overoles y máscaras anti-gas, y un malabarista subido en zancos con muchas luces y una bizarra imagen. Es así que la noche da paso a Tierra Muerta, proyecto de Nu Metal con una influencia muy marcada de bandas como Static X, y los primeros trabajos de System Of a Down. Temas como “Robótica”, “El sol se ha ido” y “Los insectos morirán” fueron tocados y aplaudidos por la gente, y en general la banda tuvo una buena recepción por parte de los presentes; hasta que con “Osito Tedy” y “El tiempo del silencio” Tierra Muerta se despide entre aplausos.

Si de buena recepción por parte de los asistentes hablamos tenemos entonces que mencionar que Mechanical Paradise fue uno de los proyectos ganones de la fiesta. Su propuesta Aggrotech influenciada por bandas como Hocico fue recibida con beneplácito por los electrogoths que de inmediato empezaron a bailar agitando las pulseras fluorescentes que la productora tuvo a bien a regalar al principio del evento. Y  es que estas cosas son las que hacen especial a los proyectos de Katz Productions: el no limitarse solo a presentar a las bandas sino buscar siempre la interacción y el performance, como por ejemplo el detalle de que previo a cada grupo a presentarse, mostrar en las pantallas una breve entrevista con la banda preguntándole sobre sus orígenes e influencias industriales; así como el que consideran le hace falta a esa escena en nuestro país. Mechanical Paradise se despide con la participación del baterista Didier Wen en el tema “¿Dónde está tu Dios?”, satisfecho de haber hecho mover los pies de los asistentes.

Llegaría el momento del acto de Alistar Freak, que hay que decirlo quedó muchísimo a deber. A pesar de ser quien más lució en cuanto a maquillaje, indumentaria y el estar acompañado por las chicas de Element en su faceta de bailarinas militares; su actuación se quedó corta a las expectativas. No solo cantó solamente cuatro temas (tres covers a Rob Zombie, Marilyn Manson y Eurythmics; y un tema de su autoría) sin nada más que él y pistas pre-grabadas de fondo, sino que lo hizo con una presencia sobre actuada y con malos arreglos desde mi punto de vista. La actuación más floja y corta del festival.

Demian Draven sería la siguiente banda en subir al escenario con todo y metralleta en mano del baterista Didier Wen, quien ya salió caracterizado con su uniforme militar listo para la acción. La noche abrió con “Conspiración” y “¿Quieres verte?”, y claro todos los ojos se centran principalmente en Demian, quien con una sobria indumentaria industrial negra sube y baja de los grandes cubos que ha colocado al centro del escenario mientras canta temas como “Quiebra Lunas” y “Lucifer”. Su propuesta entre el rock y el metal industrial con referencias a películas como El Abogado del Diablo aunado al hecho de ser ya viejos conocidos en este círculo les permiten tener un buen recibimiento por parte de los asistentes; y dicen adiós interpretando “Crimen”, “Quiero dormir” y “Sin regreso”. El escenario queda listo para que Lilith Bella Morte del colectivo Makabra Bizarre nos regale una soberbia actuación con su baile oscuro y el manejo del fuego como elemento en diversas suertes; todo ello como antesala al acto estelar de la noche.

Finalmente Biomortek
haría su aparición en el escenario y desde el principio con “Fisión” y “Upset Systems” llenaría el recinto con su metal industrial pesado y
contundente. Su vocalista haría aparición con una máscara estilo predator con todo y laser integrado; la
cual estaría colocándose y quitándose durante toda la presentación mientras la
máquina sonaba sus pistones con canciones como “God´s Succesor”, “Paraíso Fracturado” y la homónima “Biomortek”. En la pista unos cuantos
fans empiezan a aventarse y querer abrir el slam, y es que el sonido de Biomortek incita a ello, aunque tengo
que apuntar que siempre que los he visto en vivo suenan demasiado ruidosos a
tal grado que su sintetizador (uno de sus más grandes complementos) siempre
queda ahogado frente al muy alto estruendo de sus demás instrumentos.
Desconozco si lo hacen así a propósito o si así les ha tocado los ecualicen; pero
es algo que pienso deberían considerar para que podamos apreciar su sonido de
forma más limpia en sus futuras presentaciones.

Alguien entrega un árbol de la abundancia dorado al vocalista de Biomortek el cual coloca en la parte trasera del escenario, y la actuación de Biomortek sigue su curso con “Fire!”, “Overload” y “Quema el proceso”. La noche empieza a irse y la fiesta está por acabar, pero la banda tiene todavía mucho diésel para continuar funcionando y es por ello que podemos escuchar temas como “El despertar”, “Retorciendo neuronas” y “La bestia biomecánica”. Y ya para cerrar el acto, Biomortek hace una invitación a todo el talento de la noche a subir al escenario, para dar cerrojo a la velada al ritmo de la poderosa “Thieves” original de Ministry. Así entonces con algunos de los cantantes del evento haciendo el “palomazo” con Biomortek y con su cantante posando unos minutos con el árbol dorado descrito previamente al frente, es como se despide esta banda mexicana en su cumpleaños número catorce; como también así se despidió esta Live Industrial Party de la cual por cierto, su organizadora ya prometió una tercera edición en este mismo año con detalles aún por confirmar y anunciar.

Todas las fotos por Antonio Ramírez [penci_review]


IMG 2331 1 uai

Noche llena de power metal con Vision Divine en Guadalajara

Surgido a mediados de los ochentas, el power metal es una vertiente de la ya vasta ramificación del heavy metal. Se caracteriza por grandilocuentes riffs, con arreglos melódicos y técnica instrumental bien definida. Sus letras se centran en la fantasía medieval y de naturaleza humana, todo en conjunto crea grandes himnos con coros épicos, dicho lo anterior; este fin de semana Guadalajara tuvo la oportunidad de ver a una de las bandas que llevan en lo más alto el género: Vision Divine.

Ivan Giannini entró a la agrupación tras la salida de Fabio Lione.

Después de seis años de ausencia los italianos llegaron, por primera vez a Guadalajara, el 23 de febrero en el C3 Stage para presentar su más reciente producción 'When All The Heroes Are Dead' y además marcar el debut oficial de la nueva formación, compuesta por Mike Terrana en la batería (Avalanch, Rage, Artension, Tarja, Yngwie Malmsteen, Tony MacAlpine, Metalium, Masterplan, Axel Rudi Pell, Roland Grapow, etc.); Ivan Giannini en la voz; Olaf Thorsen y Federico Puleri guitarras; Andrea Tower Torricini, bajo; y Alessio Lucatti en teclados.

Fue en punto de las 10:30 horas que los europeos pisaron el entarimado, ataviados de negro -como dicta el canon pre establecido- para poder escuchar la notas de 'The 26th Machine' y '3 Men Walk on the Moon', canciones pertenecientes a su nueva placa para continuar con 'The Secret of Life' del disco 'Stream of Consciousness' sí; ese conceptual que trata de un enfermo mental y su ángel guardian y que está dividido en 14 capítulos.

Vision Divine es una banda que comenzó como proyecto en solitario del guitarrista Carlo Andrea Magnani, mejor conocido como Olaf Thorsen pero al tiempo fue reclutando músicos para sacar su primer álbum en el epílogo del siglo XIX. El más longevo de sus colaboradores fue Fabio Lione, el eterno vocalista de las Rhapsody's, hasta su salida en 2018. Thorsen es el alma del proyecto, sin embargo en escena se muestra discreto. Se coloca en un extremo sin causar demasiado aspaviento, dejando que se luzca su otrora Puleri en guitarra, Terracana repartiendo caña tras su set de batería y recorriendo todo el largo y ancho del lugar Giannini.

Olaf Thorsen, es el único miembro fundador de la banda.

'Now That All the Heroes Are Dead', Angel of Revenge' y 'Violet Loneliness' conforman el siguiente conjunto de canciones mientras el público tapatío las corea, por cierto, la entrada fue regular: mitad de quincena, domingo preludio de un mes que está retacado de más de 40 conciertos en la ciudad, fueron atenuantes para que no se registrara un lleno, empero, los asistentes demostraron que en Guadalajara Vision Divine tiene grandes fanáticos.

Previamente la banda tapatía Fugatta fue la encargada de encender los motores de la metalera velada. [penci_review]


FB IMG 1582755295969 uai

Vision Divine y el poder de llamarse Mike Terrana

Sin duda la visita de Vision Divine fue una delicia para los amantes del género no solo por la gran calidad y poder que la banda tiene en cada una de sus canciones, sino por el plus de disfrutar de la presencia de Mike Terrana en la batería que dicho sea de paso, es un espectáculo aparte.

La cita se llevaría a cabo en el foro Indie Rocks, donde previo al show hubo una firma de autógrafos para todo fan que tuviera comprado su boleto para el show, saliendo todos con artículos firmados y fotos grupales del recuerdo con la banda. Ya a la hora del show el calentamiento de motores correría a cargo de las bandas Uruz y Mighty Thor. Sin embargo esta última tuvo serios problemas antes de su presentación retrasándose su tiempo de set, por lo que apenas y pudo tocar tres temas y con un volumen ensordecedor que no le ayudó. Aun así los mexicanos no se achicaron y con el martillo de Thor -literal- en alto cumplieron con su acto.

Todo quedaba listo para el acto estelar y cuando las luces
se van, el potente inicio con “The 26th
Machine”
demuestra porque Vision
Divine
es una bandota: su power metal
tiene PODER, por más que esto parezca un pleonasmo; y queda demostrado cuando
somos impulsados al espacio exterior con “3
Man Walk On The Moon”,
para luego continuar con el ritmo que raya casi en
el metal extremo de “Secret Of Life”,
tema donde el cantante Ivan Giannini
agradece a todos tan cálida bienvenida siendo la primera vez del cantante en
tierras mexicanas. La noche continua con “Now
That All the Heroes Are Dead”
y luego, señalando la manta que custodia al escenario
con la imponente figura de un ser divino y amenazante, Vision Divine nos envía con el “Angel
Of Revenge”

“Violet Loneliness” y
sus tintes de sonido Gotemburgo ponen
a todas las personas a mover sus brazos de un lado al otro acompañando la
melodía, y luego viene un contraste brutal con “The 25th Hour” y el aporreo de la batería del imponente Mike Terrana que hace que este tema
parezca más una canción punk con
sinfónica, que un tema de power metal.
Y de nuevo el contraste da un giro de 180 grados con la melódica “Message to Home” en la que la mayoría de
la gente graba el íntimo momento con el celular, y la noche continua con temas
como “300”. Es en esta parte del show
que la banda se queja y pide le bajen el volumen al audio y arreglen los
monitores porque no se escuchan entre ellos. Hay que decirlo: el audio estuvo
demasiado alto durante prácticamente toda la presentación, lo que no permitía
apreciar al cien por ciento el virtuosismo de Vision Divine.

En el título de esta reseña hacíamos énfasis en el plus que le dio al show Mike Terrana, y es que es algo que vale la pena mencionar en un apartado especial: el originario de Búfalo con su imagen más ad hoc a un baterista de punk o hardcore es una verdadera bestia: todo el show roba la atención con su técnica y fuerza al aporrear los tambores e incluso se da el lujo de golpear la batería con las manos desnudas o hacer piruetas con las baquetas en un solo que se roba los aplausos de la gente ¡Simplemente un animal de las percusiones! Vision Divine continua el show con “The Perfect Machine”, uno de los temas consentidos de la fanaticada; para luego regalarnos el debut en vivo de “Were I God”, y cerrar la primera parte de su presentación con un viaje a uno de los primeros éxitos de la banda: “The Miracle”.

Vision Divine regresa rápidamente al escenario y la palabra la toma ahora el guitarrista Olaf Thorsen, quien en un bastante entendible español presenta a todos los miembros de la banda e incluso (no sabemos si en broma o con algún sentido escondido) recuerda a Fabio Lione (ex vocalista del grupo, famoso por ser el cantante de bandas como Rhapsody On Fire y actualmente Angra) con el adjetivo de “mariconcito”. La banda regresa a lo musical con “Send Me And Angel” pidiéndole a la gente brinque al ritmo de este tema, lo cual los asistentes acatan sin pensarlo. Vision Divine está a punto de retirarse y lo hace de la mano de “La Vita Fugge”, único tema del set en la lengua natal de la banda, y que culmina así una noche de power metal inolvidable.

Todas las fotos cortesía de Eyescream Productions [penci_review]


FB IMG 1582667505951 uai

VNV Nation: noche de emotividad en el Plaza

La noche del sábado 22 de febrero será una de las más recordadas en la historia de banda británica VNV Nation de acuerdo al vocalista Ronan Harris, al ver que muchos de los viejos fans pero también más nuevos adeptos abarrotaron el enigmático Plaza Condesa. Todo ello a solo dos días después de su exitoso show íntimo en el Lunario del Auditorio Nacional.

Antes de que VNV Nation luciera todo su poder, tuvimos oportunidad de escuchar el live set de Dimitri Berzerk, que a pesar de ser ya el consentido de los actos de apertura de los grupos del genero futurepop-industrial, demuestra cada vez elementos más complejos en sus shows e integrando varios elementos adicionales como un cover de "Something" de Lasgo, ayudado con la voz de Pamela Castañeda, para dar un buen empuje a lo que se vendría.

Las luces se apagan y salen uno a uno los integrantes de la banda, para que al final Ronan Harris, el sujeto de la eterna guayabera negra saliera a escena, interpretando el tema de “A Million" extraído de su más reciente álbum y motivo de esta gira: Noire. Después de esto daría inicio el discurso inicial de lo que ya se ha hecho un pedido usual en sus conciertos: no flash, no levanten las cámaras por respecto a los demás "porque esta noche todos somos amigos". La noche siguió con "Retaliate", "Armour" y la primera gran ovación de la noche con "Space & Time" del álbum Automatic, interpretada también el jueves en su concierto "Empires Automatic"en esta misma ciudad en el Lunario del Auditorio Nacional.

La buena vibra de Harris y la gran energía que proyecta permiten que interactue de forma directa con el público, de tal manera que entre broma de "ohh, ¿eso es cerveza?" apareciera un fan que le compró una bebida para que cantará "Sentinel" practicamente con ella en la mano todo el tiempo. Luego vino la canción insignia de su última producción "Were is the future"; en un momento en el que se sintió a tope la comunión entre el público y la banda. Empieza entonces la ráfaga de éxitos: "Honour", "Tomorrow Never Comes", "Illusion", "Epicentre", etc; para avasallar a la audiencia. Harris pregunta: ¿están cansados? solo para hacernos saber que aún no alcanzábamos la mitad de la sesión. VNV Nation hace entonces un agradecimiento muy especial al promotor Alejandro (mente maestra detras de la productora Eyescream Productions), al cual Harris le había preguntado previamente cuál era su canción favorita de VNV Nation. La respuesta según comentó fue "Nemesis", la cual aunque ya no es usual incluirla en el setlist; esa noche hizo la excepción y pudimos disfrutar de este clásico track del disco Judgement de 2007.

“Nova” y su juego de luces iluminaron el recinto por completo para que el concierto iniciará su ocaso, seguida de “Standing” la cual nos quedó claro ya es una longeva canción, cuando caemos en cuenta tiene 21 años de haber sido creada. Casí al borde la las lagrimas y con voz entrecortada el show termina con "All our sins", dejando en claro durante todo el concierto y con un gran énfasis lo feliz que Harris estaba por visitar México. "Todo mundo aquí esta creando algo, dejen que sus emociones fluyan" finalizó Harris, para que con un "Viva México" Victory No Vengance Nation se despida, prometiendo volver con un espectáculo especial ¿Tal vez un concierto sinfónico? No lo sabemos, esperemos que pronto nos den una sorpresa. [penci_review]