¡El milagro ocurrió! Y es que pese a ser una banda grande y con un número de fans considerable en todo el mundo y en específico en México, Stryper era uno de los grupos que nunca había podido dar un show en nuestro país por diversas cuestiones. Misteriosos son los tiempos del señor sin duda, pero dicen que al final siempre Dios proveerá; y así fue.

AJP5130
Rabietta

Es jueves y el Auditorio Blackberry va llenándose lo mismo de metaleros que de personas aún con trajes de oficina. Lo mismo de personas que se nota profesan la religión cristiana, que de jóvenes con chalecos que adornan con parches de bandas que adoran a la demoniaca competencia. Pero todos tienen en común la risa que les genera la petición en el sonido local de que por favor no brinquen para no dañar las estructuras aledañas al foro (lastimadas por los recientes sismos). Una barrera divide a los asistentes VIP de los que están en zona general, y todavía con un aforo a medio gas en todas las secciones el show da inicio con la actuación de Rabietta desde Monterrey. Tras un inicio en falso, los regios buscan echarse a la bolsa a la gente con su irreverencia y la desfachatez de su desplayerado vocalista Czar González, que aunque en un principio parecía no sería bien recibida (los gritos de Stryper!, Srryper! parecían amenazar con interrumpirlo), logra poco a poco entrar en sintonía con la gente. “¿Es que nadie trae aquí un toque?” pregunta el cantante, a lo que un fan responde que no, que Jesús es su única droga. Este es un ejemplo de la cómica comunión que se dio entre Rabietta y la gente mientras temas con un tremendo olor al rock de los 90s como “El Animal”, “La Miel De La Vida” y “La Raza de Bronce” suenan. Con todo y una visible cornamenta en la cabeza, Czar cierra la presentación con una anécdota de cuando le quitaron 26,000 pesos a él y su amigo por estar tomando en vía pública; antes de interpretar como despedida “Alcohol/No Hay Ley”. Rabietta se despide entre un público dividido entre quienes se divirtieron y tomaron con gusto el concepto juguetón de la banda, y entre los suspiros de alivio de quienes no congeniaron con ellos y ya les urgía saltara al escenario la banda estelar.

LEE TAMBIÉN:  Stryper prepara el lanzamiento de su nuevo álbum
AJP5379

La espera por ver a Stryper empieza a alargarse mientras el sonido ambiental trata de mantener a la gente entretenida con temas de Iron Maiden, AC/DC y otras bandas de hard rock y heavy metal: ya esperamos casi cuatro décadas, unos cuantos minutos más no son nada. Finalmente las luces se apagan y uno a uno los músicos toman su lugar, y los coros celestiales que anteceden a “Yahweh” anuncian que por fin ha llegado el momento religioso del debut de la banda en México. Stryper viene dispuesto a corresponder a la gente con lo mejor de su repertorio y es así que escuchamos de jalón “The Valley”, “Sorry” y “Loud ´N´ Clear”. “Llevábamos 36 años queriendo venir y finalmente se logró; estamos muy contentos por ello. Vamos a llevarlos hacía el 86 cuando usábamos ropa entallada y el cabello enorme esponjado” comenta emocionado Michael Sweet al  micrófono antes de “Calling On You”, tema que toda la gente recibe con alegría. Stryper comienza a lanzar sus tradicionales copias del nuevo testamento con el logo de la banda grabado en la portada, y la velada continua con “Free” y “More Than A Man”, con Robert Sweet tocando la batería de lado y no de frente, en lo que sin duda es uno de los sellos específicos de la banda.

AJP5199

“Siempre que queríamos venir algo pasaba que no lo permitía, y ahora por fin estamos aquí dando tres shows en este país; ¡Dios bendiga México!” agradece Michael Sweet, para luego anunciarviene un tema que tocaban cuando apenas eran unos jovencitos, y regalarnos “Loving You”. El concierto prosigue con la interpretación de “Surrender”, no sin antes ver como los músicos quedaban sorprendidos con el poder con el que el grito de “Oe oe oe, oe oe..Stryper, Stryper” retumba en todo el auditorio. Posterior a ello vendría uno de los momentos más emotivos del show cuando el grupo hace mención a Roberto Corzo, un fan en fase terminal que asistió postrado en una camilla, y cuyo último deseo era asistir a un show de Stryper; la banda le rinde tributo antes de “Honestly” y su tonada de power ballad que arranca literal lágrimas entre la gente.

LEE TAMBIÉN:  Stryper lanzará su nuevo álbum 'Even The Devil Believes' en septiembre
AJP5198

Y es que lo hermoso de los shows en los que una banda de gran trayectoria hace visita por primera vez, es ver como la gente que llevaba toda la vida esperándolos se deshace en gritos, saltos y llanto cuando años y años de espera culminan en tener finalmente a su banda en vivo enfrente. Niños de corta edad, hombres ya de edad avanzada e incluso fans en sillas de ruedas; todos disfrutan cual bendición se tratase el escuchar temas como el cover de “All She Wrote” de Firehouse (donde Stryper aprovecha para presentar uno por uno a los miembros de la banda), “In God We Trust”, “Always There For You” y “All For One”, donde Michael Sweet se luce con un solo de guitarra previo que a todo mundo por supuesto le parece divino. Llamando a todos sus soldados al ritmo de “Soldiers Under Command”, Stryper deja el escenario de manera momentánea.

AJP5340

Los tonos amarillo y negro característicos del grupo en ropas e instrumentos hacen su regreso al escenario al ritmo de “Sing-Along Song”, y es aquí donde la gente tiene el chance de levantar los brazos y aplaudir con devoción a sabiendas de que el show está por concluir. Pero por supuesto no podíamos irnos sin mandar al diablo al diablo; y con “To Hell With The Devil” queda sentenciado que la noche hoy le pertenece a las huestes del cielo. Es así como el debut glorioso de Stryper en México llega a su fin, pero la banda promete que volverán a visitarnos pronto. Que así sea. Amén.

Todas las fotos por Antonio Ramírez [penci_review]

LEE TAMBIÉN:  ¡Por fin! Stryper llegará a México en 2020