¡El grunge sigue vivo! Stone Temple Pilots y Bush en la Ciudad de México

por Jorge Figueroa Tapia

A pesar de que la época de auge del grunge tiene ya más de dos décadas de haber pasado, hay nostálgicos del género y  algunas bandas vigentes que no dejan morir ese olor a cochera noventera y logran generar grandes eventos cuando se conjugan. Es por ello que una combinación de Bush con Stone Temple Pilots (STP) sería sin duda un evento de gran interés para ese sector musical, lo cual quedó de manifiesto con la gran entrada en el Frontón México, el cual hay que decirlo es un venue por demás funcional y céntrico que levanta la mano para ser considerado más seguido como una excelente opción para eventos en vivo. La gente llegaba y quienes entraban desde temprano pudieron disfrutar de la actuación de ATMA y Pressive, el talento nacional encargado de calentar motores; quedando todo listo para dar paso a las bandas estelares.

 

El blues de las piedras grungechantes

Una enorme mariposa como fondo del escenario parece abrir sus alas para abrazar a todos los que añoran la época el fin del siglo XX, y es también el marco para que STP de inicio a su actuación con «Wicked Garden»  haciendo que la gente haga vibrar el foro con aplausos y gritos. Si, sabemos que Scott Weiland ya está en otro plano astral, pero mientras escuchamos temas como «Crackerman», «Vasoline» «Silvergum Superman» entendemos que Jeff Gutt  es un buen reemplazo para que la banda siga picando piedra un buen rato: su pose juvenil y de camisa desabotonada, con las gafas oscuras y el porte pretencioso es  una delicia para los fans de la agrupación que le festejan todo mientras se desgañitan cantando «Big Bang Baby» y «Big Empty». Mientras tanto, los hermanos DeLeo cada uno en su instrumento rasgan las cuerdas desde los primeros acordes de «Plush» y «Meadows», aunque lastimosamente aquí el micrófono de Gutt enmudece por completo, lo cual hace que la presentación tenga que ser detenida para arreglar el desperfecto, y reanudar el set una vez que todo fue arreglado.

 

 

A pesar de la interrupción el ánimo no decae ni un ápice y la gente disfruta con «Interstate Love Song». Pero sin duda disfruta mucho más con «Roll Me Under» , ya que es en este tema donde Gutt decide subirse al filo del borde del graderio y cantar desde arriba y yendo de extremo a extremo, lo que aprovechan los fans de hasta muy atrás para tomarle la mayor cantidad de fotos cercanas posible. Gutt regresa al escenario y con una impecable introducción a capela interpreta «Dead & Bloated», y poner a agitar las cabezas con indicios de alopecia en donde alguna vez hubo melenas largas de la gente, al ritmo de «Trippin’ on a Hole in a Paper Heart» y claro «Sex Type Thing» ; dando por concluida entre incontables aplausos la actuación de STP.

 

El poderoso discurso de Bush

Y no, no nos referimos a ningún ex-presidente norteamericano, sino a unos ingleses que desde el inicio con «Machine Head»  pusieron en claro que viejos los cerros, porque la energía de Bush sobre el escenario fue de verdad impresionante. Y es que Gavin Rossdale vino con toda la intención de lucirse ante la gente brincando de un lado al otro y subiéndose a la tarima, o intentando interactuar con nosotros en español mientras el setlist seguía su curso con «The Sound Of Winter», «This Is War» y «The People That We Love» . Rossdale es pura euforia y felicidad mientras se retuerce como si el tiempo no hubiese pasado por su cuerpo lo mismo micrófono en mano o bien sosteniendo su guitarra cantando «Greedy Fly» y «Everything Zen»; mientras que al fondo en la batería Robin Goodridge, el otro miembro de mayor longevidad dentro de la banda, marca el paso lo mismo de manera melódica en «Let Yourself Go» y «Swallowed» , que con mucho poder y potencia en «Little Things«.

 

 

Si el acto del vocalista de STP de subir a hacer pasarela por el filo de las gradas ya había alborotado a la gente, lo que a continuación haría Rossdale terminaría por poner de cabeza a todo el Frontón México: de la nada el inglés decide subir hasta la parte más alta donde se hallan palcos, y empieza a recorrer toda la zona bajando a las gradas generales dejándose tocar y abrazar por cualquier fan, para luego bajar y hacer lo propio echándose un clavado en la zona de pista ¡Nadie puede creerlo y todos enloquecen! Rossdale  regresa al escenario y argumentado que «todos estamos aquí juntos como hermanos por la música» interpreta el cover a «Come Together» original de The Beatles. Luego,  el cantante solo en el escenario y con su guitarra en las manos convierte el recinto en un mar de celulares que parecen estrellas en medio de la oscuridad interpretando «Glycerine», para finalmente clausurar su actuación con «Comedown»; no sin antes tomarse la foto grupal y despedirse sumamente agradecido por la entrega de la gente.

Bush y STP demostraron que el grunge sigue vivo y latente en el corazón de mucha gente, que sin importar la edad siempre estará lista para ponerse su camisola a cuadros y sus botines cuando el show llame a recordar los noventas. Sin duda un concierto inolvidable con un sonido e iluminación impecables.

 

PODRÍA INTERESARTE

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta website usa cookies para mejorar tu experiencia, al entrar aceptas este hecho. Acepto Leer Más