El guitarrista Dino Cazares y el cantante Burton C. Bell han entrado en un conflicto directo en relación al décimo álbum de Fear Factory, que estará disponible en un futuro próximo si todo sale según lo planeado.

Cazares comenzó una campaña de recaudación de fondos a través de la plataforma GoFundMe, con la cual busca acumular la cantidad de $25,000 dólares, los cuales serán utilizados para la producción del álbum. Hasta este momento, la banda ha superado los 16,000 dólares en donaciones.

Sin embargo, Burton utilizó sus redes sociales para atacar la campaña, dejando claro que él no es parte ni tendrá ningún beneficio de esta. “El álbum fue terminado desde 2017, incluyendo el arte. Esto es para pagar las facturas legales de Dino. No seré parte de esta estafa.” escribió.

Por su parte, Dino respondió, aclarando para que será utilizado el dinero, “Quiero aclarar la controversia respecto a la campaña de Fear Factory en GoFundMe. No es ninguna estafa. Todas las donaciones se destinarán a cubrir los costos de producción que surgieron recientemente, no a pagar los gastos legales de nadie.” y continuó, “En la versión del álbum que se terminó en 2017, toda la batería era programada. Decidí no volver a cometer ese error e hice que Mike Heller tocara la batería en vivo en el disco. Más tarde me di cuenta de que necesitaba volver a grabar las guitarras. y el bajo para que encajara mejor con la nueva batería. También decidí agregar nuevos teclados de Rhys Fulber y algunos otros tecladistas. Damien Rainaud se hizo cargo de las tareas de producción y Andy Sneap también se encarga de la mezcla y la masterización, ambos hicieron un trabajo increíble en ‘Genexus’, y decidí traerlos de vuelta para el nuevo álbum. La voz de Burton, que también se grabó en su totalidad en 2017, permanecerá en la nueva versión del álbum.”

#fearfactory

Publicado por Burton C Bell en Viernes, 11 de septiembre de 2020