Cada día hay más opciones de festivales de metal en México, el sueño de todo amante del género en nuestro país. Nombres como Hell and Heaven, Domination, Metal Devastation, México Metal Fest, Candelabrum, Force Fest, Night of the Living Death y un largo etcétera son cada vez más comunes dentro nuestro argot, pero ¿alguna vez te has preguntado cuanto cuesta llevar a cabo uno de estos festivales?

La respuesta para ello, no es sencilla de responder y depende de varios factores, empezando por el hecho de que no todos cuestan lo mismo pero en ningún caso será algo barato. Por supuesto, no es lo mismo organizar un Hell and Heaven o un Domination, que un Total Death Over Mexico o Mexxxicore Death Fest y no lo decimos para demeritar de ningún evento, sino que el sentido común nos dicta que Manowar o Misfits cobran mucho más – y es mucho más caro de producir – que Lvcifyre.

xEiHVH9A
Gojira en Hell and Heaven 2018

Un festival de tamaño “pequeño” – por decirlo de alguna forma, tiene como ventaja que las bandas que generalmente forman parte de sus carteles no cobran un sueldo exhorbitante que no pasa los 5 mil dólares o incluso hay ocasiones donde se puede negociar que las bandas no cobren un sueldo como tal, ¡ah! pero no te engañes, de todas formas hay que cubrir sus gastos de transportación, hospedaje, comidas y lo que sea que venga en el contrato. También hay que considerar los costos de backline, microfonía, luces y sonido en caso de que el lugar donde se lleve a cabo el show no cuenten con ello, así que por mucho que intentes ahorrar, estos festivales no cuestan menos de 150 o 200 mil pesos, si es que te va bien.

Hablando de festivales de mayor envergadura donde se estima una asistencia de entre 10 y 30 mil personas como el caso del regio Mexico Metal Fest o Candelabrum, las cosas empiezan a escalar. Para empezar, el costo de las bandas es mucho mayor fluctuando entre los 15 mil y el medio millón de dólares para bandas de la categoría de Overkill, Moonspell o Emperor. Sí, es muchísimo dinero. El tema de la producción igualmente se eleva porque además generalmente se usa más de un escenario, además de una serie de commodities, actividades – muchas veces pagadas por patrocinadores, también hay que decirlo – y por supuesto, la sede, la cual ya no es tan fácil de encontrar como en el caso de los festivales más pequeños, pues necesitas un espacio lo suficientemente amplio para meter todo lo referente al festival y no te costará nada por debajo de una cifra con cinco ceros. ¿Tienes un presupuesto por ahí entre 10 y 30 millones de pesos? Vas.

Emperor en México Metal Fest IV

Ahora, si hablamos de las grandes ligas de los festivales, las cosas se van al infinito. Hell and Heaven, Force Fest y Domination manejan presupuestos muchísimo más elevados porque las bandas que presentan así lo requieren. ¿Quieres presentar a Metallica, AC/DC, Guns N´Roses, Tool, Rammstein, Slipknot o KISS? ¡Sin problema! Pero preparate para desembolsar entre 1.5 y 5 millones de dólares por cada una, más los costos que implique la transportación de su equipo humano y técnico, los costos de producción y por supuesto, cuanta exigencia se les ocurra hacerte ya sea desde el momento que firmas el contrato o en el momento que se les antoje, ¡al fin son rockstars y si quieren la luna, les tienes que bajar la luna para que no hagan berrinche!

Tras definir el asunto de los headliners que gustes tener en el festival para el cual tienes estimada una asistencia entre 70 y 120 mil personas va el asunto de rellenar los otros tres o cuatro escenarios para lo cual deberás tener un promedio de 50 bandas de nivel medio – alto como Korn, Gojira, Marilyn Manson, Behemoth o Bullet For My Valentine las cuales te costarán entre 20 mil y medio millón de dólares cada una. ¡Multiplica! Estas bandas por supuesto no aceptarán nada menos que un hotel de cinco estrellas, transportación en camionetas de lujo para ellos y su equipo, etcétera, etcétera.

El tener un festival que recibirá tanta gente, también implica tener un lugar más grande y que los costos de seguridad y logística se elevarán. Adaptar una sede tan espaciosa es extremadamente costoso a menos que tengas convenio o un espacio propio y/o patrocinado. Si hacemos la suma de todos esos factores, un festival masivo puede superar los 200 millones de pesos en costo, considerando también los gastos de publicidad. Por esto mismo, es forzoso que las empresas promotoras busquen el apoyo de marcas patrocinadoras que ayuden a que los eventos sean costeables y redituables, ya sea vendiendo o promocionando su producto dentro del evento, es por eso que una cerveza te cuesta 100 pesos, por ejemplo.

Valoremos más el esfuerzo de toda la gente que de una u otra forma ha logrado hacer realidad el sueño de tener en México una amplia variedad de opciones de festivales de metal. ¿Te sigue pareciendo caro pagar 800 pesos por un abono?