Nunslaughter: Noche satánica para escupirle a Dios, en la CDMX

Pocas bandas son tan abiertamente blasfemas y poderosas en su acto como Nunslaughter, quienes llegaron a México a repartir una dosis de verdadero Satanic Metal por varias de nuestras ciudades.

En la CDMX la quema de monjas se llevó a cabo en el Salón Bolívar  por cortesía de Madhouse México, donde un público mayoritariamente veterano y de la vieja escuela del metal, se dio cita desde temprano para apoyar a la escena local aplaudiendo a las primeras bandas Black Torment, Carnal Epitaph y los veteranos R'Lyeh. Las paredes rojas del recinto, son el marco perfecto para sentirnos dentro del averno, y las luces se apagan para que los verdaderos demonios hagan su aparición.

Nunslaughter abre las puertas del infierno al ritmo de "Death By The dead" y los hasta el momento quietos asistentes deciden de inmediato agitar sus cabezas y armar el moshpit; el cual se vuelve mas violento al sonar "Fuck The Bastard" y seguir la noche con "In The Graveyard". La lujuria, uno de los pecados capitales favoritos de Satán, se hace presente con 'She lives by night', para que luego el ritmo lento y denso que antecede a 'Three Nails, One Liar' se vuelva demencial cuando el tema llega a su máxima velocidad. "Esta canción habla de Jesucristo, el mentiroso más grande de la historia" sentencia Don Crostly al micrófono para de la manera más blasfema interpretar "God Has Lied", para luego invocar la aparición de "Phantom".

El poder de las tinieblas se hace presente con "Power Of Darkness", que con su melodía más pesada pero pausada, da un poco de respiro a los demonios que se la han pasado brincando y golpeando como si de descarnados chamucos se tratase; para después terminar cayendo al mundo de los sueños infernales con 'Worst Nightmare'. El momento de rendir tributo al gobernante de los infiernos se hace presente con 'Emperor Of Hell', y Don en verdad posee una actitud impresionante y magnéticamente diabólica que lo hace parecer un verdadero demonio sobre el escenario. 'Cataclysm' hace retumbar el recinto mientras que al terminar, el  baterista de Nunslaughter, levanta sus baquetas haciendo una cruz invertida al terminar la canción, y luego con 'Black Horn Of The Ram' , haciendo la señal universal del metal, se levantan en lo alto regalando una postal infernal memorable.

"Traigan a una maldita perra aquí ahora, para sacrificarla en este altar de la muerte" solicita Don como ofrenda a cambio de interpretar 'Altar Of The Death', mientras el veterano cantante se mueve y agita sus brazos revestidos con púas de un lado al otro. El ritmo casi bailable del inicio de "Hex"  levanta las palmas de los asistentes al ritmo de la melodía, y nos seguimos consumiendo en el infierno con el pesado riff de "It Is I", una de las canciones con menos adrenalina y mas sonido denso del repertorio de Nunslaughter. El odio a los seguidores de Dios es algo que los norteamericanos no temen expresar y "I Hate Christians", que es una de las canciones más esperadas de la noche, les recuerda a los fieles al señor que esta noche no son bienvenidos. "God" y su sonido atascado entonces retumban en el Bolívar y en la parte frontal del escenario uno que otro fan vuela por encima de la gente hacia el escenario.

Las llamas del infierno empiezan a consumirse, pero de nuevo el pecado carnal exhibe su fruto de perdición al ritmo de la poderosa 'Satanic Slut' y la gente no pierde la oportunidad de desquitar los últimos respiros de la noche, que tiene su fin momentáneo con la invitación a incendiar el convento con todo y sus fieles monjas dentro con la poderosa 'Raid The Convent'. Nunslaughter se despide momentáneamente, pero ante la insistencia de los fans, regresa a interpretar un par de temas más para ahora si, retornar al fuego eterno de donde salieron para regalarnos una noche inolvidable de Satanic Metal.


MASS TERROR, GARROBOS Y MÁS EN EL GATO CALAVERA

Sábado agitado y lleno de eventos en la CDMX; entre ellos una de las mejores congregaciones de las tribus urbanas afines al punk y al metal que se llevó a cabo en el Gato Calavera con el atractivo de la visita de los estadounidenses de Mass Terror. Los gringos compartían cartel con muchas de las propuestas mas arraigadas de la escena volviéndose un evento de lujo para los amantes de la música extrema nacional.

El Gato Calavera abre sus puertas y los primeros en calentar tarima son Encabronados y La República. Sus presentaciones son bien recibidas y aplaudidas pero al terminar su actuación entre ellos y la siguiente banda hay un espacio de casi una hora que impacienta a los asistentes quienes a mentadas y chiflidos exigen un grupo en vivo de inmediato. Por fortuna el grupo que subió era Graffiti 3X, toda una institución dentro de la escena punk local y quienes con mas de 25 años de colmillo supieron entre bromas y sus grandes éxitos apaciguar los bríos de los ansiosos asistentes.

Pero si de instituciones de la ola urbana hablamos, el nombre de Alberto Pimentel pesa como el plomo y donde se presente hace reventar el recinto. La actuación de Leprosy da inicio con "Fariseos" y sin importar que es la única propuesta metalera dentro de un menú absolutamente punk, la gente responde de manera increíble con un nutrido slam. Lo cierto es que Pimentel y su inconfundible guitarra marcaron paso de principio a fin con grandes éxitos como "Dios nos agarre confesados", la oscura "Tormento nocturno" y por supuesto bestiales temas como "No podrán parar el tren" y esos arreglos que la hacen escuchar en vivo mas veloz que su versión de estudio, o "Llora Chiapas" que a opinión personal es una verdadera masacre sonora. La historia de Pimentel como el mejor frontman en la historia de Transmetal lo antecede y el lo sabe, y cierra su presentación con un combo "Killers/El infierno de Dante" que es un agasajo en el moshpit para los nostálgicos de la época dorada del "Trans".

De manera sorpresiva y temprana los siguientes en el cartel son los norteamericanos de Mass Terror. Entre el enorme mohawk naranja y la notable corpulencia de su líder y voz Thorr, la presencia de la banda no pasa desapercibida, y el grupo abre su presentación con "Odio" y "Fema" seguido de una canción que ellos anuncian como nueva. Hay que decirlo: La banda toca brutal arriba pero abajo el ambiente no es ni la mitad de lo que fue con la presentación de Leprosy. La escena urbana es honesta y el factor de ser internacional no tiene —a diferencia en otros subgéneros del metal— un peso mayor al arraigo de los grandes clásicos locales. Pero los Mass Terror vienen a lo suyo y la noche sigue con taladros punk como "Break the system", "Fuck the cops" y una de las más pedidas de la noche "No mames güey". Unos cuantos fans de hueso de la banda celebran cada tema y gritan uno que otro corte de su predilección, y los gringos avanzan su set con "Orgasmo en sangre" y "Punx Unite"; para finalmente despedirse con el cover de "Antes de las guerras" de los legendarios Eskorbuto. 

Si de instituciones hablábamos anteriormente, existe una en el punk que se respeta como ídolo y nos referimos a la presencia de Francisco Amaya y el Síndrome Amaya LTD. Ese viejo de aspecto burlón y desfachatado solo necesita decir "Hoy es el gran día, agarra tu chamarra" y la gente ya está vuelta loca brincando al ritmo de "Punk Suicida", "Pelones", "Los nuevos gavilanes" y "Anarquía" son clásicos de Síndrome que vuelven a poner al Gato Calavera como pandemonium de violencia musical en la pista. El señor lo mismo opina de política invitando a la gente a votar por si mismo para que así nadie gane al final en estos tiempos electorales, que luego solo se dedica a reventar tímpanos con sus "Maquinas de guerra", para luego dar un paseo por "El metro" rumbo a la basílica a ver a "La Guadalupana" sin importar que "Ya no existe navidad".

"Todos armados de valor" y "Sucia y callejera" son tocadas a continuación, y luego se suscita un incidente que cae como anillo al dedo como preámbulo al siguiente tema: Alguien entrega una cartera tirada a la banda y está pregunta de quien es pidiendo a cambio que la persona que la reclame les diga el nombre completo de la credencial que viene dentro. La dueña aparece y la cartera es entregada, en un momento que sin duda da al traste con ese estigma de que a este tipo de eventos solo van mugrosos y hampones. "Entregamos la cartera porque aquí todos venimos a divertirnos, aquí no queremos.. ¡Ratas! " exclama Amaya al micrófono antes de tocar la canción con ese título, y luego dedicar a la policía —los verdaderos ratas— ese dejo de lenguaje refinado que es "Pinches cerdos". El cover a "A mi manera" se hace presente y mucha gente se desquicia en la pista repartiendo golpes, y aunque muchos piensan este apoteósico final ha sido todo de parte del Síndrome, la auto llamada "santísima verga" decide regalar unos cuantos temas mas como "Baila con la muerte" y "Changos".

Algunos fans ya se han ido para alcanzar transporte público y otros ya lucen cansados ante la batalla librada con las anteriores presentaciones. Pero si existe una banda levanta muertos es sin duda Garrobos, que cuando hace el llamado a sus "Tribus subterraneas" siempre recibe una religiosa respuesta de parte de los amantes del punk.

El peliverde Lagarto Garrobo y su intachable honestidad nos anuncia que se encuentra ya borracho pero eso la gente se lo toma a bien entre aplausos. "Arriba los locos" y "Revolución y guerra" no dejan caer ni un instante los ánimos y luego con "Criminales", "Sangre" ,"Ni un segundo mas" y "Paredes" queda constatado que Garrobos es también ya toda una leyenda en la escena punk azteca.

"Aquí no hay divisiones, aquí todos somos iguales sin importar si somos metaleros o punk" exclama Lagarto al micrófono y la gente aplaude para que llegue el momento de que las "Moscas" vuelen. Y entonces hay que jalar aire y preparar el cuerpo y en particular las cervicales, porque el cierre de Garrobos es siempre una bestial combate cuyo ritmo pone a todos a agitar en encéfalo con "Sacude el craneo", y luego a ponerse las herraduras y correr en círculos de mosh con "Caballos". Israel "Bam Bam" Olguin en la batería pero también como organizador del evento agradece a todos —bandas, foro y asistentes— por su apoyo, y Garrobos se despide con "No somos de palo".

Ya pasan de la 1 AM y para muchos fans se va terminando la presentación de los oriundos de Ecatepec. Sin embargo para los trasnochados o menos cansados todavía la banda Riesgo de Contagio se declara lista para con su presentación cerrar el evento. Sin duda una noche que pone en alto el nombre de las bandas de punk y metal urbano de nuestro país, y que nos recuerda que lo hecho en México está tan bien hecho como las propuestas internacionales.

 


Vader conquistó la Carpa Astros

Azares del destino o tal vez el lado oscuro de "la fuerza" quiso que Vader, una de las bandas más brutales de death metal europeo y que de hecho toma el nombre del villano de la saga de Star Wars, se presentase en una carpa con el nombre "astros" ; lo que trajo como consecuencia una noche tan poderosa y explosiva como un choque de galaxias mismo.

Al aire libre y con un clima perfecto para una gran noche las bandas abridoras empiezan el evento. Primero desde Izcalli con Nunca Digas Muere, quizá la propuesta mas cercana al hardcore en la noche; para luego dar paso a Armada y su death metal más denso y pesado. Finalmente desde Tamaulipas y con mucha actitud Evil Entourage y su poderoso metal extremo cerraba la triada de bandas que pondrían el escenario listo para la banda estelar.

La estrella de la muerte ha aterrizado en el recinto de calzada de Tlalpan y uno a uno los miembros de Vader toman el escenario al ritmo de un particular intro. Debido a un problema con el pasaporte de Tomasz Rejek quien se quedó atorado en Ecuador  los polacos se presentan en forma de trio, pero sin desmerecer en poder como desde el principio lo demuestran con "Dark Age" y "Vicious Circle", para luego entrar a los terrenos de la blasfemia pura y desvergonzada con "Crucified Ones". La gente está algo estática y tuvo que llegar un verdadero puñetazo en la cara como lo es "Final Massacre" para que la audiencia mas extrema despertara y entonces si, se armara el mosh pit que debe acompañar a una banda de este tipo si si o si.

El color rojo de los instrumentos de Vader combina perfecto con las enormes letras rojas del nombre de la banda que brillan como sangre en la manta detrás del escenario. Los polacos ejecutan "Testimony" que es una melodía un poco menos vertiginosa, pero que nos permite tomar aire antes de la descarga de energía bestial que viene con 2 de las canciones mas demenciales y agresivas de la banda juntas: "Chaos" y su vomitivo coro lleno de riffs masacrantes y luego la velocidad extrema y locura sanguinaria de "Decapitated Saints" ponen el slam en sus puntos mas altos a tal grado que seguro desde el espacio podría visualizarse tan genial circle pit.

"Es momento de que se preparen y abran sus alas" dice al micrófono el veterano y único miembro fundador activo  Piotr  Wiwczarek antes de interpretar "Wings", otro gran tema lleno de punch y la batería de James Stewart no deja de dar blast que bien podrían pasar por detonaciones provocadas por rayos laser de una nave del imperio. Y si eso no fuera suficiente el ritmo pegajoso y mas thrash de "Triumph of Death" pone a la gente a girar de un lado al otro desatando el frenesí de los fanáticos. "Esta es la iglesia de Vader, sean bienvenidos en esta noche de domingo" pronuncia en señal de bienvenida Wiwczarek antes de continuar la velada al ritmo de "Sothis".

La veterana banda luce algo cansada y no es para menos: Esta es su sexta fecha seguida sin descanso en el tour que dieron por nuestro país una tras otra cerrando su estancia en tierras aztecas en la capital. Pero se requiere mas que eso para doblar a un sith y los polacos piden a la gente un "Wall of Death" en el tema "Carnal" convirtiéndolo en uno de los momentos cumbre de la noche ante el choque de dos mundos de amantes del pogo. "Send Me Back to Hell" es quiza el tema mas tranquilo y monótono de toda la velada y la gente aprovecha para tomar fotos o solo agitar la cabeza al ritmo de la tonada, antes de enloquecer de nuevo un poco mas con "Cold Demons" tema con el cual la banda se retira unos cuantos minutos.

El característico sonido que antecede a "Helleluyah!!! (God is Dead)" desata gritos y aplausos entre los headbangers deseosos de mas poder, así que es momento de prender de nuevo los sables de luz y sumergirse en contienda con la poderosa música de Vader como fondo. El tema termina y mucha gente piensa que como suele suceder en los shows de los polacos este ha sido el final. Sin embargo, en el recinto empieza a retumbar el característico inicio de "Raining Blood" -original de Slayer claro- y muchos nos quedamos pasmados pensando si tocarán la canción o solo están jugando con el estribillo en forma de despedida. Afortunadamente ocurre lo primero, y al ritmo de la lluvia de sangre mas famosa del metal la noche termina en golpes, cuellos girando y gritos eufóricos de un grupo conquistado con un cierre de oro. El show termina y claro, el audio de la marcha imperial de Star Wars es el sonido con el que Vader se despide de sus fans dejandoles un gran sabor de boca y retirándose a tomar un poco de aire para recibir a los ganadores de las dinámicas para convivir con la banda.


Batushka: Bautizo, confirmación y homilía oscura en una sola noche

Es muy común que cuando nos referimos a shows de black metal usemos adjetivos como "misa", "ceremonia" o "ritual" para describir el concierto por la naturaleza blasfema del género, volviéndolo incluso un cliché. Sin embargo, el concierto de los polacos de Batushka va al extremo máximo de estas definiciones con un performance totalmente adaptado a una misa ortodoxa en su versión mas oscura. La expectativa por ver a esta banda de encapuchados en la Ciudad de México fue tal, que tuvieron que darse 2 conciertos en un solo día, por lo que hubo afortunados que pudieron entrar al bautizo de Batushka hacia sus fans capitalinos, mientras que un segundo séquito de fieles entró a recibir la bofetada del rito de la confirmación de la mano de estos oscuros personajes, de manera posterior.

Al entrar al recinto una enorme pared con arte bizantino y figuras de la iglesia ortodoxa llorando sangre engalana al foro indie rocks, que de por si sus paredes y distribución en acabados dan imagen de una capilla. La noche empieza con la actuación de Ash Nazg Bürg, una banda de black metal local que con un sonido potente y agresivo tuvo el enorme mérito de meterse en la bolsa a la gente aun y cuando esperaban con ansias el acto estelar. Los nacionales dieron cátedra de una gran propuesta pesada y brutal que dejo un buen sabor de boca entre los asistentes.

Y es entonces que la tarima empieza a convertirse poco a poco en el atrio ceremonial con la adición de velas amarillas, campanas, accesorios litúrgicos y al centro un púlpito de madera con una cruz algo deformada del mismo material al frente y 3 velas. Las luces se van apagando poco a poco y una entrada sublime y ceremonial da pie a que los encapuchados se acomoden en sus respectivos lugares. Ya sea detrás de los micrófonos de coro, en la batería o tras las cuerdas, todos usan las mismas túnicas negras con simbologías en blanco y con el rostro cubierto. Finalmente hace su aparición su cantante, quien se coloca imponente detrás de su púlpito y levanta un cuadro con la portada de "Litourgiya", la cual es una imagen bizarra y sin rostro del arte sacro del tipo "Madonna e infante", cuya mayor referencia es la imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.  La noche con la "Yekteniya I" y los gritos y aplausos no se hacen esperar. Cabe resaltar que todo el show se divide en 8 "Yekteniyas" tal cual una ceremonia ortodoxa se divide en letanías. La "Yektenia II" a diferencia de su predecesora con su entrada de campanillas y un sonido denso, es un golpe a la cara agresivo y taladrante donde el vocalista nos deja boquiabiertos con esa alternancia divina entre voces guturales y cantos gregorianos.

 

 

Todo un ritual va acompañando la presentación y en los tiempos donde la música calla, el performance visual continua con los sacerdotes oscuros esparciendo incienso o derramando granos de algo que pareciera sal en las velas. En estos momentos de silencio es sorprendente la entrega religiosa del público que rápidamente calla a cualquier tipo que grite alguna tontería para hacerse el gracioso: La gente de verdad está mostrando respeto por una puesta en escena sublime que continua con la "Yektenia III", un tema sin duda mas emparejado a lo que tradicionalmente conocemos como Black Metal, para luego continuar con las Yektenias IV y V; mucho mas de atmósfera y ceremoniales (aunque la numero 5 sorprende con una vocalizaciones muchísimo mas macabras que sus antecesoras en el set) . Batushka tiene en una hipnosis religiosa a todos los que se han dado cita en el foro para este momento.

Desde la atmósfera de la "Yektenia VI"  y hasta el sonido "doom" y de musicalizaciones que suben y bajan de manera epíca en las últimas 2 liturgias cerrando la noche con 8 fragmentos, se siente como el ritual de Batushka te va llevando de la mano a una apoteosis musical-ceremonial para después poco a poco despedir la homilía con su cantante sosteniendo las velas en lo alto formando una cruz. Terminada la presentación somos bañados por un poco de agua bendita mientras el foro se cae en aplausos para los polacos. Es momento de retirarse para que la gente que ingresará al segundo acto del grupo tome su sitio. Nosotros podemos ir en paz... La misa ha terminado.

 


La mitología y paganismo de BÖLZER se apoderaron del Foro Bizarro

Uno de los proyectos mas aplaudidos y dificiles de categorizar en las últimas épocas en el mundo del black metal y similares, regresó a la Cuidad de México a dar un show único e inolvidable. Nos referimos al dueto suizo Bölzer quienes demostraron que 2 cabezas, tocan mejor que muchas.

El Foro Bizarro fue la catedral que abrió sus puertas para recibir a los amantes del metal más oscuro y pesado, primero con la gran presentación de Hacavitz que sin maquillaje ni parafernalia demostraron que lo blacker se lleva por dentro, sin importar tu atuendo. Después de ellos el turno fue para Repvblica, otra gran agrupación con mucho más performance y un discurso anti-político y pro-apocalíptico; que contó incluso con la sangre de su vocalista emanando de una cortada auto infringida en la lengua. Ambas propuestas al nivel sin duda de lo mejor del género.

"El Bizarro" tuvo una muy buena entrada para ver a la banda estelar, quienes hicieron su arribo tras un prolongado intro para arrancar la noche con "Roman Acupuncture" , una oda al mito de Longinus, el soldado encargado de clavar la lanza en el costado de Cristo al momento de ser crucificado. Desde el primer instante Okoi Therry Jones se despoja de su playera dejando ver un cuerpo que sin problemas pasaría por el de un gladiador romano, cubierto de una infinidad de tatuajes. Su presencia visual sumada a la potente voz y la forma en tocar la guitarra lo convierten en un personaje ideal para comandar una banda como Bölzer. "Zeus seducer of hearts" nos lleva a sentir riffs que retumban cual relámpagos lanzados por el padre olímpico al recinto. De verdad no exageramos cuando decimos que en cada cambio de ritmo sentías el corazón te brincaría expulsado de pecho ante tan potente sonido.

Como un verdadero flechazo que te parte el torax viene "The Archer", y Fabian Wyrsch en la batería no deja de sonar inmisericordemente taladrante y veloz. Son solo 2 miembros y suenan como si fueran un verdadero ejercito, y la atmósfera en el bizarro se vuelve inolvidable. Con "Heroe" los suizos son tratados literal como heroes por el público mexicano quien los aplaude con asombro, y que en cada canción no deja de agitar la cabeza o de mantenerse hipnotizado por el performance de la banda. No hay show histriónico ni maquillajes, ni tampoco interacción con la gente mas allá de la musical, que es suficiente con temas como "I am III" y "Coronal Mass Ejaculation" que con su temática heroico-sexual suena realmente avassallodora.

La noche está llegando a su fin pero Bölzer tiene aun preparados 2 temas mas para dar por cerrada la noche de mitología metalera. Primero somos participes del baño de sangre descrito en "Entranced by the Wolfshook" para después y para cerrar la odisea sonora vivir por ultima vez el poder apoteósico de los suizos con el tema "The Great Unifier", un canto a una deidad omnipresente y pagana con el don del todo en el universo. Y así, sin un gracias y sin mediar palabra durante la presentación con la audiencia muy en su papel, los músicos se bajan de la tarima para ahora si, abajo y como personas normales seguir vendiendo su mercancía y accediendo a tomarse fotos con los fans que se los piden. Los dioses han vuelto a ser mortales y los mortales han probado una dosis de inmortalidad metalera mitológica  e inigualable.

 

[divider]G A L E R Í A :[/divider]

 


CORROSION OF CONFORMITY le dio duro al stoner en la Ciudad de México

"C-O-C, C-O-C, C-O-C..." retumbaba en el circo volador el grito de las siglas en inglés de Corrosion Of Conformity desde el inicio de la velada, pareciendo que por momentos el público gritaba "Si o si". Y es que en efecto, COC venía dispuesto a dar una cátedra de crossover y stoner legendario; ¡Si o si!

Puntualmente a la hora marcada en el programa las bandas invitadas hacen su aparición. Primero el proyecto Devil´s Fuel con una excelente combinación de hard rock y heavy metal cortesía de su demoniacamente enmascarado vocalista. De manera posterior The Wicked Ones, ni mas ni menos que la banda ganadora del concurso del festival Hell and Heaven, puso el toque de psicodelia con su hard rock más alternativo y experimental.

Llegado el momento de la banda estelar, uno a uno los miembros de COC toma su lugar en la tarima y el setlist abre con todo con "Bottom Feeder (El que come abajo)" ; haciendo que la gente agite su cabeza y piernas de arriba a abajo con el pesado sonar de tan genial canción. "The Luddite" y "Broken Man" continuan la descarga de poder de la noche y luego uno de los temas mas agresivos: "Señor Limpio"; hace que la gente desate el slam a todo lo que da mientras grita con ira el rabioso coro de "But I want to.... but my hands were always tied up". COC está en la casa señoras y señores.

En el extremo izquierdo del escenario la bestial pinta de Woody Weatherman hace retumbar las cuerdas al ritmo de "Long Whip" enlazada con "Big America"; mientras que en medio del escenario la otra gran estrella del show Pepper Keenan lidera los fraseos rapeados de "Who`s Gott the Fire", diciéndole al publico que es una audiencia muy caliente. Y es que hay que admitirlo: La presencia ahora si del también guitarrista de Down le da un enorme plus a la presentación comparada a la visita pasada donde su ausencia se notó tanto en el ambiente como en el aforo. Hoy, la presentación de COC es toda una concurrida fiesta stoner donde podemos disfrutar a tope de la banda,  que nos sigue regalando joyas como "Seven Days", "Paranoid Opioid" y  "13 Angels".

Todavía no es momento de partir, y los originarios de Raleigh vuelven a desatar el slam al ritmo de "Vote With a Bullet" y "Wolf Named Crow". Y luego ritmos mas sublimes abren las alas con "Albatross" para dar un pequeño respiro a la presentación. Tras esta breve pausa COC retoma el escenario y mostrando una herida que lastima su hombro, Pepper Keenan despide el show con la interpretación de "Clean My Wounds"; la cual estamos seguros dejo muchas heridas que limpiar sembradas en los asistentes con ese último slam ejecutado donde ahora si nadie se quedo con ganas de empujar y brincar. Sin duda COC saldó -y con creces- una deuda personal con México con este gran concierto inolvidable.

 


¡Un ASESINO suelto en la Ciudad de México!

"¡Asesino, Asesino!" No, no es una acusación para algún pervertido, demente o maniático, al menos no esta vez. Esto era lo que gritaban los seguidores de esta famosa banda México - Americana de Death Metal que realizó su presentación en el HDX Circus Bar de la Ciudad de México el pasado 20 de mayo. Los rockeros esperaban con ansias este día para volver a ver a Asesino, Maldito y Sadístico, ¡Ya les dije, no son criminales! son los integrantes del grupo (o hasta el momento no se les ha comprobado nada, jaja)

Después de presentarse en Guadalajara y Monterrey, algunos fans dudaron de la realización del evento, puesto que tuvo que cambiar de locación, de la carpa Astros al HDX; sin embargo, al final todo salió perfecto. Siendo un lugar relativamente nuevo, el HDX cuenta con con una excelente acústica, una buena tarima y en cuestión de logística tuvo todo bien organizado, aunque se presentaron algunos problemas debidos al fuerte granizo y estuvo 20 minutos corrida la programación. ¡Que loco es el clima en la capital mexicana!

Como antesala a la presentación de la banda de Dino Cazares, se presentaron varias bandas mexicanas: Archetype, Cerberus, Muluc Pax, Lack of Remorse y S7N. Muluc Pax es una banda que combina el metal con nuevos sonidos, utilizando instrumentos como maracas y flautas, en un concepto basado en ideas prehispánicas y muy orgullosos de sus raíces, es una propuesta bien interesante. Lack of Remorse, grupo de deathcore proveniente de Cuernavaca se destacó por su interacción con el público, sus temas a favor de la libertad, el amor entre parejas de cualquier sexo, y a la no discriminación ¡Como debe ser! S7N, agrupación con gran trayectoria y que se presentó en el pasado Hell and Heaven, realizando un notorio papel, en esta ocasión también dio el 100% en un espacio más íntimo y cercano con sus seguidores.

 

 

El turno de Asesino llegó, la gente volvía a calamar su nombre. Los asistentes proclamaban la presencia de Dino Cazares, guitarrista y compositor, aunque muchos también querían ver a Tony Campos más conocido como el “Maldito X” quien toca el bajo y es la voz líder, y que salió al escenario con su buena botella de mezcal, como los meros machos. Emilio MarquezEl Sadístico” en la batería también salió con toda la actitud, aunque está medio loco, la verdad.

Canciones como ‘El Patrón Mando’ ‘Carnicero’ ’Secuestro nuestro’ ‘Adelitas’ ‘Puta con Pito’ ‘Yo no fui’ y la homónima ‘Asesino’ retumbaron en el lugar. Tony Campos cuenta con una energía única. Lo mismo interactúa con el público, les dice “chingones”, da consejos como “tomar tequila y comer panocha”, se toma su mezcal y pide una cerveza al mismo tiempo. Realmente es que fuera del aspecto meramente musical, un show de Asesino es algo bien entretenido, no apto para puritanos o mentes cerradas. Las letras de esta banda tocan temas como la muerte, la violencia, varios tipos de perversión y otras cosas. Eso sí, sin hacer apología al delito, ni se matan gatos en el pogo, ¡Nada de eso! Es simple diversión.

También tocaron ‘Brujerizmo’ ‘Matando güeros´ y ‘Misas Negras’ canciones originales del grupo Brujería, pero que no podían faltar, e igualmente interpretados magistralmente por los integrantes del grupo.

Durante toda la presentación la gente cantó, bailó, pogueó (o se metió al slam, como dicen en México), algunos quitándose la camiseta, se echaron la cerveza encima, se tomaron uno que otro trago. ¡Nos la pasamos muy chingón, para hacer el cuento corto!

Así transcurrió esta noche porque “El patrón mandó, nadie sale vivo”, ¡Nos salvamos! Fue un concierto para moverse, saltar, poguear, gritar, reirse mucho con esas letras un tanto desquiciadas, tomarse un tequila y pensar en ir a “Adelitas” a cogerse a la abuela. ¡Cada quien, supongo! Yo al menos me vine a mi casa con una cara en la sonrisa por haber tenido una noche divertida, me tomé un par de buenas chelas y disfruté de un grupo mexicano que ojalá lleven a Colombia, les iría muy bien.

 


BATTLE BEAST rugió poderoso en el Circo Volador

Dicen que la música doma a las bestias, pero ¿Que ocurre si la bestia es quien tiene el poder de marcar la pauta con mágicas melodías?. Lo que ocurre son noches inolvidables como la primera visita de Battle Beast a México, donde una electrizante noche de power metal devoró a todos los asistentes de manera suprema.

En punto de las 9 siendo la hora anunciada y directo sin teloneros, las luces se apagan y los gritos de un nutrido circo volador preceden el salir de Battle Beast. Primero es Pyry Vikki quien de pie detrás de sus tambores arenga a la gente a hacer ruido, seguido de sus compañeros de cuerdas y teclas quienes se acomodan en la tarima. Pero el despertar de la bestia se da, claro, cuando Noora Louhimo hace su despampanante aparición al ritmo de "Straight to the Heart", y entonces público y banda explotan en un encuentro animal de tantos años de espera entre los unos y los otros. Los ritmos y la adrenalina se aceleran al ritmo de "Bringer of Pain", tema homónimo de su mas reciente placa y que es toda una oda al heavy metal veloz con voces guturales de parte de los guitarristas alternadas con la maravillosa voz aguda de Noora. 

La noche sigue su curso y enchina la piel ver la comunión entre grupo y fans mientras escuchamos "Familiar Hell", un tema mas parecido a lo que han hecho bandas del tipo Nightwish que al heavy metal clásico en si. Mientras escuchamos temas como "We Will Fight" y "Let It Roar" no podemos dejar de pensar en lo hipnotizante de la presencia de Noora. Y es que sincerandonos si bien la finlandesa no tiene el atractivo de otras front-woman que mas parecen elegidas para deleitar la pupila que el oido; su carisma , alegría y sencillez, pero sobretodo su voz que pareciera fue creada para cantar heavy metal hacen que deje de calle a muchas "niñas bonitas" de la escena. Ataviada con una pseudo túnica-armadura negra y un maquillaje profundo y felino, la rubia nos regala uno de los temas mas esperados de la noche con "Black Ninja" con todo y pose de pelea inicial incluida. "Toda una cojonuda" como bien la describió en español el bajista Eero Sipilä durante la presentación.

 

 

Para "Far From Heaven" los músicos hacen una petición especial a la gente pidiéndole iluminen el recinto con las linternas de sus teléfonos celulares y el circo se vuelve un mar de estrellas que se mueven lentamente de un lado al otro al ritmo de la bella balada. Pero después de la calma vino la tempestad y ahora encapuchada con un misterioso gorro Noora acompañada de su banda nos regala "Lost In War", un tema titánico y de sonido similar a mastondontes marchando pesadamente que hace retumbar el foro de calzada de la viga. Llega aquí una pausa en la que los músicos se presentan uno por uno pero lejos del tedio habitual lo hacen de manera divertida: Usando un poncho con el calendario azteca bordado y bailando el jarabe tapatío, bebiendo una cerveza de fondo al ritmo de la marcha imperial; y otras visiones: La banda se está divirtiendo tanto como nosotros.

"Iron Hand" es interpretada con una Noora Louhimo que no para de agradecer y hacer un símbolo de corazón con sus 2 manos correspondiendo la entrega de la gente. Después, y a pregunta expresa de si hay vikingos mexicanos Battle Beast nos regala la poderosa "Bastard Son Of Odin", donde algunas veces y después del nombre del padre de Thor, la banda tira patadas al aire en sincronía dando un espectáculo dinámico y lleno de energía. Entre gritos de "Te amo" , Noora invita a un afortunado fan a subir a bailar con ella al ritmo de la cadenciosa "Touch in the Night": De esos momentos que se nota la humildad de una banda que aunque de historia corta puede presumir ha pisado los mejores festivales y compartido giras con las grandes bandas a nivel mundial. El tradicional grito de "Ole ole ole" inunda el recinto y Battle Beast se declara enamorado de México antes de despedirse momentáneamente con "Out Of Control"

Tras un muy breve lapso de descanso la banda regresa al escenario lista para la batalla final, y abre su reino de metal al ritmo de "King For a Day" llenando el foro de puro sonido de heavy metal tradicional y de la vieja escuela. Sin embargo, el momento cumbre de la noche y cierre de oro de la presentación se daría cuando los teclados anuncian el inicio de "Beyond The Burning Skies" que es sin duda una obra maestra sublime y llena de poder y emoción que pone ahora si al circo en un cielo musical. Battle Beast se despidió no sin antes tomarse la foto tradicional y regalar puas y baquetas al por mayor, con la felicidad que solo una primera vez exitosa y llena de júblio puede regalar.

 


Devorando el Salón Bolívar con INGESTED

Una noche para cantarle a las tripas, los jugos gástricos y las masacres al ritmo de slamming death metal fue lo que se vivió en el salón Bolivar el pasado 22 de abril con la visita por primera vez en México de Ingested desde Manchester, Inglaterra.

La asistencia se ve algo mermada y es que el show tiene cosas en contra como el hecho de realizarse en domingo, la lluvia que no deja en paz a la ciudad y ser un show de una banda poco comercial que toca un género igual de selecto. Sin embargo, a pesar de todo eso hay gente que llega desde temprano y disfruta de actuaciones de apertura cortesía de Black Shine, los bestiales Balam Akab, y la sorpresiva actuación de Shoah quienes ataviados de traje y corbata bajo el argumento de que el metal no tiene etiqueta, dieron cátedra de excelente death metal hecho en México.

El olor a fluidos digestivos empieza a azotar el foro, y es que Ingested ya está arriba del escenario. Los músicos se ponen de espaldas al publico para súbitamente darse vuelta y arrancar el desmembramiento sonoro con "Purveyors Of Truth" seguida de la poderosa "The Divine Right of King". Stephen Mashburn (cantante de I Am Destruction) es el vocalista invitado que sustituye a Jay Evans que no pudo viajar para esta gira, y la verdad es que lo hace de manera brutal y sin desmerecer en lo absoluto dándose el tiempo incluso de bajar a saludar a nivel de barrera a los fans mientras temas como "Narcissistic Apathy" y "Skinned and Fucked" hacen la delicia de los amantes de la perversión malsana.

En la pista el característico baile del deathcore lanzando patadas y puñetazos al aire se hace presente con un puñado de jóvenes fans, mientras que el sonido es de verdad el de una producción de primer nivel. Los "breakdowns" de temas como "Better of Dead" y "Manifesting Obscenity" se sienten con todo en la boca de estomago. Es como estar en el cine viendo una película de acción con las escenas veloces a todo lo que dan, y de repente sentir el buffeo de una escena en cámara lenta que te baja de golpe como un mazo en el diafragma a un ritmo denso y pesado. "Invidious" y "Titanomacy" son las siguientes canciones en ser ejecutadas y el estallamiento de vísceras está a todo lo que da en el Salón Bolivar.

 

"Queremos para está ultima canción se separen unos de los otros a los lados y nos den todo antes de irnos" pide Mashburn incitando al wall of death y la gente obedece gustosa en lo que fue el mejor slam de la noche con "Anal Evisceration" donde ahora si todos se meten -sin albur por el titulo de la canción- a repartir golpes y empujones al ritmo del vomito metalero de Ingested. El show termina y unas mesas se disponen para que los ingleses convivan y firmen posters con sus fanaticos, y nosotros nos retiramos con el estomago hecho masa gracias a tan bestial descarga de slamming death metal europeo.

 


El heavy metal toma el Metropólitan con Rata Blanca

No se puede hablar de la historia del heavy metal en latinoamerica sin mencionar a Rata Blanca, quien a lo largo de 30 años ha puesto en el mapa a la escena argentina y quienes para celebrar sus tres décadas, volvieron a México para presentarse frente a miles de fanáticos en el Teatro Metropolitan.

Pocos minutos después de las ocho de la noche, se escuchó una voz anunciando a Rata Blanca en un intro acústico para iniciar el concierto con "Los Chicos Quieren Rock" de su ultimo de larga duración "Tormenta Eléctrica" del 2015.

Con un lleno casi total, el Teatro Metropólitan se inundó de un estruendo al escuchar los primeros acordes del primer éxito que desfila por la noche "Sólo por Amarte" el cual denota que por la voz de Adrián Barilari, los años no pasan y su desempeño esta al cien por ciento.

"Buenas noches México, ¿cómo están pinches cabrones? les traemos mucho Rock & Roll" fueron las palabras de Barilari para continuar el concierto con el tema "La otra cara de la moneda".

Del destacado disco "El Reino olvidado" llega a esta velada el tema "El círculo de fuego", un tema que hace lucir las características del Heavy Metal: letras épicas y solos de guitarra apabullantes de la mente maestra de este proyecto, Walter Giardino. "Muchas gracias, estamos una vez en este hermosa ciudad, después de tantos años, muchas gracias a ustedes" anota el sudamericano antes de interpretar junta a la banda el tema "Jerusalén" así como continuar con el viaje con "Rock and Roll Hotel".

Antes el iniciar el siguiente tema llamado "Ella", Adrían comenta a la audiencia que este es el primer show de 14 que darán durante su gira por México, así como recordar a su compañero el bajista Guillermo Sánchez, que falleció el año pasado en Buenos Aires.

Entre los aplausos, Giardino toma el micrófono y expresa "debo de comentar algo que no vamos a olvidar... esta es la primera gira sin el negro Sánchez" y se escucha un fuerte aplazo recordando al músico, uno de los emblemas de la banda.

El show continúa con la interpretación de "Basura" y una canción "que saben ustedes muy bien" exclama el vocalista para iniciar otro gran consagrado de esta agrupación: "Aún estás en mis sueños" para que inmediatamente se escuchen los acordes de "Talismán".

El sonido de un órgano indica la llegada de"Asesinos" para luego pasar a "Tan lejos de aquel sueño" y llegar a la recta final del concierto con "Abranzando el Rock And Roll"

"Argentina vive en México" y tal como si fuera hinchada del Boca el publico corea el tema "Volver a casa" con el que finaliza el concierto regular.

Un par minutos después y ante la exclamación del público se escucha Las voces del mar, un intro que da paso al encore el cual llega con "El reino olvidado" y la locura con "el Guerrero Del Arco Iris", para que llegara el final con las máximas esperas de la noche: "Mujer Amante" y "La Leyenda del Hada y el Mago" la cuales son cantadas por la audiencia de principio a fin.

Con un simple "Gracias México" Walter y compañía se despiden de su público en medio de la algarabía de los asistentes al recinto del centro histórico. Son apenas las 10 de la noche...

 

[divider]G A L E R Í A [/divider]