Monsters of the Universe es el álbum con el diabólico número 6 en la cuenta como solista del músico Horror Punk Wednesday 13, a quien algunos conocimos por aquella banda Murderdolls en la que, por si no sabían, llegó a tener en su alineación a personajes como Joey Jordison (ex Slipknot), Tripp Eisen (ex Static X) o Acey Slade (Joan Jett & the Blackhearts).

Para quienes esperan un disco de total Horror Punk a la Murderdolls o a la Frankenstein Drag Queens from Planet 13 (otra ex banda de Wednesday) temo decirles que en Monsters of the Universe no lo encontrarán, salvo contadísimos pincelazos en ciertas canciones.

El álbum arranca con la instrumental ‘The Fall of All’ que principia con una guitarra acústica arrojando notas grises escoltadas por resonancias de ultratumba. Aquellas notas se convierten en un estruendo y el resto de la canción asemeja una canción de créditos finales de película.

Los pincelazos de Horror Punk pueden escucharse en ‘Keep Watching the Skies’ aunque sólo como un breve acompañamiento a los riffs grooves e industriales de la canción, con un coro de fácil enganche. ‘Astro Psycho – Galactic Blood-Drive’ está plenamente instituida en el Thrash más rápido, insigne en todo momento; un tema salvaje.

‘Come Out and Plague’ baja el ritmo machacón con riffs que, si bien continúan con el groove, son muy lineales y se queda en una canción prescindible. Mejor éxito tiene la lenta ‘I Ain’t Got Time to Bleed’ en la que Wednesday se da espacio para unas vocales más gruñidas.

Con un título como ‘Bloodline 666’ y sabiendo su duración de 1 minuto con 35 segundos, se podría pensar que es un corte Punk y directo semejante a –por ejemplo- ‘197666’ de Murderdolls, pero se trata únicamente de un puente ambiental para llegar a ‘Serpent Society’ que tampoco es Punk pero sí un tremendo tema de horror traído desde las más atroces pesadillas y un Wednesday en todo su esplendor (¿u oscuridad?).

Las siguientes 2 canciones se tratan de las más agresivas del álbum. Por un lado ‘Bombs, Guns, Gods – This is a War’ y sus crudos riffs con otro asomo de Horror Punk. Y el doble pedal en ‘Planet Eater: Interstellar 187’ cuya composición trae a la mente al Death Metal; dentro del concepto de Wednesday 13 es una canción bien descrita con los términos inmisericorde y tortuosa.

El nombre ‘I Love Watching You Die’ no podría traer más que odio en su letra, Wednesday quiere hacer sufrir y causar todo dolor hasta un nivel impensable. Es una canción peculiar por la cama de sintetizadores en ella, como peculiar también es ‘Into the Crop Circle’ que se encuentra en la frontera entre el rock y el metal gótico.

‘Over Your Dead Body’ recuerda a la época más Death de Testament e incluso en el coro la voz se torna como la de su cantante Chuck Billy, lo mismo en ‘Monsters of the Universe’ que para ser el tema título es una canción regular.

Este álbum quizá no termine de encantar a los que se inclinan más por el lado Punk de Wednesday 13, pero en resumen es un buen lanzamiento de Groove/Heavy Metal con sus provechosos momentos. Por ahí algunas canciones innecesariamente extensas le restan méritos.