88

Con gran éxito y en un centro cívico de Ecatepec se llevó a cabo el festival de los 10 grandes del rock en su versión 2017, que desde que anunció al TRI como cartel generó gran expectativa, lo que logro que el día del evento se diera un lleno total sin importar que gran parte de la tarde las vías de acceso que llevan a San Cristóbal estuvieran ahorcadas por manifestaciones políticas lo cual dificultó la llegada de músicos y asistentes por igual.

Luzbel y Mara inician la tarde de rock urbano en el lugar, que todavía no luce en su esplendor en cuanto a asistencia se refiere por los problemas viales mencionados. Los fans presentes o los que llegaron tarde se quejan de que como una banda de la trayectoria de Luzbel tocó tan temprano pero lo cierto es que con tanta banda legendaria hubiera sido muy difícil convencer al público al momento de priorizar las jerarquías.

Para cuando Interpuesto sube al escenario, la asistencia puede verse mucho más nutrida. Lo cierto es que la banda nacida en Cuautitlán cautiva desde el principio a todo el público interpretando himnos como el cover a Mocedades con “¿Quién te cantará?”, “Si estuvieras aquí”, “Volveré” y “Sigue doliendo”, para después leer el contenido de la carta de la “Historia de un minuto”. La banda se va entre aplausos y claro, chiflidos para la bajista Carla Soriano que dio gala de sencillez bajando a tomarse fotos con cuanto fan lo solicitaba.

Llega el turno de SAM SAM y ellos conocen a la perfección ya su negocio: Con una mezcla entre rock y blues y canciones legendarias como “Amor ajeno”, los naucalpenses siguen dando bola en el mundo del rock urbano para beneplácito del buen Serafín Espinal que desde el cielo seguramente sigue regalando su vibra a estos rockeros de corazón.

El evento marcha sobre ruedas y bien organizado. Con su pantalla gigante proyectando el logo de cada banda y un buen sonido, además de cosas aplaudibles como el colocar a fans en sillas de ruedas arriba junto al escenario para su mayor comodidad, y para que sus artistas favoritos puedan saludarlos al pasar.

El punk también tiene su lugar en el festejo, y quedó representado por 2 enormes propuestas: Desde Guadalajara llegó Acidez, una de las bandas con más poder y actitud punk hoy en día y que con una actitud explosiva y joven refrescaron la noche armando un enorme circulo de slam en el centro del foro. Temas como “Mi odio y mi rabia” o “Camino al infierno” sacaron lo más agresivo de los amantes de los estoperoles y los pelos parados.

El metal sinfónico entonces reclama su lugar en el festival, y las sombras de la noche cubren a Ecatepec con el hechizo de Anabanta. “Nocturna” abre paso y deja ver la embrujante voz de Duan Marie, que después nos invita a “Cerrar los ojos” y dejarnos llevar por su magia. “Eres tú”, “Vampiro” y el cierre con “Melodía de la noche” terminan la presentación de Anabanta que a pesar de ser muy aplaudida considero fue un error colocarla después de la descarga punk de Acidez, pues bajo los ánimos de la gente ya con la adrenalina a tope e incluso hizo que muchos punks empezaran con rechiflas hacia la banda gótica.

Y si de leyendas punk hablamos que mejor que hablar del Sindrome del punk, que de la mano del irreverente viejo Francisco Amaya desató la locura de la gente desde el principio con “Punk Suicida” , para que después los punk no dejaran de dar vueltas y golpearse al ritmo de “Pelones”, “Los nuevos gavilanes” y “Anarquismo”. Entre albures y mentadas, la autoproclamada “Santísima verga” dejo hecho polvo el lugar devastándolo con “Maquinas de guerra” y dando un cierre lleno de brutalidad con “A mi manera”.

En un ambiente de rock familiar, donde las esposas y los niños están seguros y disfrutan de sus artistas favoritos, hace su aparición la banda Bostik. “El guadaña” es un verdadero frontman y su sola presencia basta para poner orden y hacer bailar a toda la gente. “Dejala ser”, “Viajero” y la canción que no se olvida “Tlatelolco” son solo algunos temas que los originarios de Tlanepantla nos regalan recordándonos su estatus como iconos del rock.

Y si de iconos del rock hablamos, es momento de recibir a otro peso pesado de la mano de Antonio Lira y su Liran Roll. Los capitalinos son toda una institución en la escena y son aplaudidos de principio a fin. Cada solo de saxofón, cada riff de su rastudo cuerdista y cada letra de la voz de Toño son festejados por los amantes del urbano y el blues, con “María” como éxtasis máximo de esta presentación.

En el escenario la gente empieza a movilizarse y cambiar el equipo musical, y un dispositivo de seguridad conformado por la seguridad privada de los “halcones” nos hace saber que la banda estelar va a hacer su arribo. EL TRI de Alex Lora está en la casa y al ritmo de “Perro negro y callejero” pone a todos a ladrar sin importar no tengan hogar, hembra ni dinero. Desde Ecatepec tomamos el tren naranja hasta el “Metro balderas” y la seguida de éxitos no para ni un minuto. La sátira política siempre estará presente y en temas de actualidad para Alex Lora, quien al grito de “Chingue a su madre Donald Trump” hace que la gente rechifle cuando ve en su mano la cabeza del rubio magnate.

Lora manda tantas veces a chingar a su madre a algo o a alguien que si nos tomáramos un shot de mezcal por cada vez que lo hace terminaríamos en estado de coma etílico. Manda a chingar a su madre a Peña Nieto, y luego nos dice que “Peña Nieto es un pendejo sí, pero es NUESTRO pendejo. Si Maduro o Trump lo quieren pendejear que chinguen a su madre. Nosotros si podemos pero ellos no, o que se lo ganen pagando impuestos como nosotros”. Lo mismo tiene un gesto muy humano al regalarle la playera que trae puesta a un chavo con discapacidad que lo mira desde la barrera, que al siguiente momento manda a la chingada a las “Mujeres huevonas que se quedaron rascándose la papaya en lugar de venir al show”.

Sin playera y con una máscara negra con el símbolo del dedo medio en rojo, Alex Lora continúa su presentación con canciones como “Todo me sale mal”, “ADO” y “Pamela”; para luego invitar al escenario a su domadora Chela Lora e interpretar “Contigo me conformo”, y luego regalarnos el que para quien escribe es el momento más sublime y profundo de las presentaciones del TRI con el “Blues de las piedras rodantes” y sin darnos chance a recuperarnos regalarnos esa “Triste canción de amor”.

El TRI está a punto de retirase y Lora al borde del llanto homenajea a Carlos Canales quien fue su promotor en Tezas por muchos años y falleció en un accidente en estos días, con la dedicatoria de “Cuando tú no estás”. Preguntando una y otra vez si estamos contentos y al grito de que viva el rock and roll, el TRI se despide con “Chavo de onda”.

 

Previo a partir Lora anuncia que Tex Tex va a cerrar el evento. Uno pensaría que mucha gente iba a salirse tras haber visto al TRI siendo además ya tarde y no: Mucha gente se queda esperando a “los muñecos” dando fe de su status como una de las bandas más importantes del rock nacional. Ataviados con sacos blancos y sombreros los Tex ponen a bailar a la gente con mucho poder y buen rock al ritmo de temas como “Ahora que no vives conmigo”, “El espíritu del rock”, “El toque mágico” y claro “Me dijiste”.

Sin duda una noche para recordar y honrar a las grandes bandas del rock. Con una excelente producción y organización, aunque nos quedamos con ganas de ver a bandas ya anunciadas en el cartel como Garrobos, Los Dug dugs etc. Por lo demás, sin duda en cuanto a rock urbano se refiere este ha sido el evento del año.

 

 

El evento del año para el Rock Urbano
EN CONCLUSIÓN:
Una noche para recordar y honrar a las grandes bandas del rock. Con una excelente producción y organización, aunque nos quedamos con ganas de ver a bandas ya anunciadas en el cartel como Garrobos, Los Dug dugs etc. Por lo demás, sin duda en cuanto a rock urbano se refiere este ha sido el evento del año.
88