Por un buen camino
 Hay mucho todavía que pulir vocal y musicalmente para que su trabajo logre el principal cometido del power metal que como su nombre lo indica es uno de los géneros que mas poder debe hacerte sentir al momento de repasar un trabajo. La segunda parte del disco contiene temas mucho mas elaborados que la primera, y hay que admitir que las pausas y momentos musicales en cuanto a velocidades se refieren están muy bien pensados a lo largo de la placa.
7.5

Una propuesta emergente en el mundo del heavy metal sinfónico para los amantes de la literatura fantástica se hace presente en el proyecto Velvet Darkness. 

Oriundos de Satélite en el Estado de México la banda compuesta por Kate Michaels (vocales), Charles Kray (bajo) Joe SaraF y Demian Warheart (guitarras) y Rob Yañez (batería) nos presenta su primer disco de larga duración titulado “Nothing But Glory“. Tan solo ver la portada y relacionándola con el título uno se da una idea del tipo de temática va a encontrarse en el trabajo, llena de historias de fantasía, sentimiento y un poco de mitología.

El disco abre con el tema homónimo a la placa, uno de esos temas con una mezcla entre power metal y metal sinfónico muy digerible y hasta cierto punto pegajoso; una invitación literal a tomar de la mano a la banda y volar con ella. Las influencias de bandas como Nightwish son por demás notorias. A continuación nos encontramos con un par de temas que de hecho fueron elegidos de manera previa como singles;”Howling Hearts” que cuenta con la participación de Lalo Largher (Castillos de Cristal) como vocalista invitado, y “Break The Ice”, donde a diferencia de sus predecesoras el sonido heavy metal es un poco mas notorio.

Rompiendo la linealidad sonora lo cual siempre se agradece, llega “Long Enough”, una “power ballad” bien elaborada y llevada de menos a más que da un respiro y permite esa relajación en la tercera parte de la placa. Y como en todo buen disco de power metal sabemos que después de la calma tiene que venir el vértigo, y esta máxima se cumple con “Is it me?”, que busca meter un sonido mucho mas acelerado de principio a fin. La voz de Kate Micheals por momentos nos queda a deber y uno esperaría alcanzara tonos vocales mas elaborados al compás del avance en la canción, pero aun así el track es disfrutable. Las llamas y alas gigantes llegan entonces de golpe con “Dragon Attack”, que en lo personal es hasta el momento uno de los tracks mas elaborados y donde la banda en conjunto termina por fin de dar esa esperada explosión.

“God of War” y “Everlasting Damnation”  tienen un sonido interesante que mantiene a esta parte del disco como uno de los puntos mas altos de la producción. Son temas fuertes y bien elaborados, y donde los solos dan un toque virtuoso mucho mas notorio. Y luego, de nuevo ese gran acierto de poner como un colofon a los sonidos veloces y vertiginosos previos un tema tranquilo: “Good Bye Again” es un tema que se antoja escuchar mientras se canta a capela al fuego de una fogata en medio de alguna aventura. “Desert Sun”finalmente es un tema que parece empezar bien, pero conforme avanza la canción si se queda corto en cuanto a las melodías anteriores. Y con este tema queda concluido el viaje a través de Nothing But Glory.

En resumen podemos hablar de un buen trabajo teniendo en cuenta es el primer larga duración de Velvet Darkness. Hay mucho todavía que pulir vocal y musicalmente para que su trabajo logre el principal cometido del power metal que como su nombre lo indica es uno de los géneros que mas poder debe hacerte sentir al momento de repasar un trabajo. La segunda parte del disco contiene temas mucho mas elaborados que la primera, y hay que admitir que las pausas y momentos musicales en cuanto a velocidades se refieren están muy bien pensados a lo largo de la placa (les sorprendería saber cuantas de las bandas de las llamadas “consagradas” adolecen de eso) . Sin duda el trabajo y la experiencia a través del tiempo pueden darnos mucho mejor material de estos jóvenes mexiquenses en el futuro.