¡Pura depravación!
82%Nota Final
PRODUCCIÓN75%
LOCACIÓN90%
AUDIO80%
Puntuación de los lectores 5 Votos
97%

¡Atención! Si eres una persona de estómago débil o moralmente en contra de palabras altisonantes y depravaciones llenas de suciedad, deja de leer esta reseña.

12895483_10154190025229171_757610400_nSe supone que el Domingo de Pascua es una fecha de reflexión y de guardar la paz para dar fin a la Semana Santa. Sin embargo, en un rincón de la colonia Doctores lo que se daba era un festival donde convergerían lo más brutal y marrano de la escena del grind y el pornogore nacional con la legendaria banda Semen y los muy esperados directamente desde Nuevo León, Urtikaria Anal.

A las 5 de la tarde (2 horas después de lo anunciado) empiezan a salir las primeras bandas. El ritmo death metalero brutal de bandas como Lurid Incineration, Death Of Sanity e Into The Sickness, así como el grindcore taladrante de Decomposed Society van calentando motores para ir preparando la noche. A pesar de la entrega de todas estas bandas en el escenario y de que (salvo algunas fallas en el sonido) todas ejecutaban sus canciones con un gran poder, la gente aún no se conectaba con el evento y solo se limitaba a aplaudir y continuar bebiendo su cerveza en la mesa sin ponerse de pie en la pista. Hacía falta algo para convertir este “recital” en un verdadero concierto de metal extremo, y ese algo tenía que ser una leyenda…

Semen, la legendaria banda nacida de las cenizas de Hol a Wit (banda de porno grind pionera en este género en México) aparece y los fans salen eyaculados de sus sillas para ahora si ocupar su lugar en la pista y empezar a agitar la cabeza y tirar golpes al ritmo del grind. “Necromancia Insaciable” suena y como muertos podridos y recién resucitados los metaleros no dejan de soltar puñetazos y empujones, mientras la actuación continúa con temas de lo más necrófilo y marrano que pueda existir como “Putrefacción cadavérica interna”, “Pre teen hard core” y “Ruptura del ano en la penetración”. “Ahí les va esto para todos los chaqueteros, y para los que después de coger todavía se hacen una chaqueta, mis respetos para esos cabrones” exclama Saúl al micrófono y ante el aullido lujurioso de todos los que seguramente tienen callo en la mano de tanto masturbarse llegan temas como “Legalize sodomy” e “Intoxicación”, para que “Dedicada a todos aquellos que son rostros” Semen “se venga” por última vez en la noche con “Sex appeal madness”.

12884375_10154190078479171_1280327150_nUna manta con el logo de la banda estelar cubre la batería, y ahora si los enmascarados sadistas y puercos de Urtikaria anal hacen su aparición con ese grito mexicanísimo que antecede a “Mariachi grind killer” y todo valió madre: ¡Pura velocidad enferma y golpes al ritmo de pornogore!. El “Karnes gore” cual flaco que es se retuerce como gusano podrido mientras de su garganta se guturan “Herpes party” y “Bukkake assault”. “Esta rola va dedicada para las chavas que van al baño y no se limpian bien el culo” exclama con toda caballerosidad el barbón de Nacho Clamidia para interpretar “Bragas sucias”, y seguir cantando con voz de puerco en matadero “Blood gore”.

“Me han contado que la gente del DF como la de Monterrey y la de todo México, se carga un pitote” presume Urtikaria anal antes de interpretar “Killer condom”, y la cerdez no cesa con otras canciones como “Bazuka dildo”, donde Pedrófilo mueve las cuerdas a una velocidad endiablada, o como “Kamikaze Orgy”, canción que de hecho da nombre a la gira actual de los regios.

“Queremos que se cojan los unos a los otros, andenle; cójanse culeros” ordena Nacho ya sin playera y luciendo un sostén negro a la multitud, y en lugar de eso la gente se sigue aventando puñetazos y hasta patadas con el sonido taladrante de “Deformed pennis” y “Gonorrea infantil”, en la que uno que otro fan se sube a brincar y bailar al escenario con los enmascarados, para que la depravación en exceso terminara con “Sifilis” y “Korringorefilia”.

Urtikaria anal se empieza a despedir, pero la gente pide una canción más. Los norteños preguntan a la gente del lugar si se pueden echar una rola más (recordar que los domingos las autoridades son muy estrictas con los eventos nocturnos) y al obtener el permiso le preguntan al público cual quiere y la respuesta claro, es “Glande”. Los amantes del pornogore dan el último aliento en esta canción y ahora si el show termina, aunque la Urtikaria aún se queda un rato a tomarse fotos con quienes se las piden.