Una noche extremadamente OBSCURA...
85%Nota Final
VENUE95%
AUDIO65%
PRODUCCIÓN85%
Puntuación de los lectores 4 Votos
71%

Llego al Circo Volador para poder ver el show de Obscura, una banda pedida constantemente a las productoras mexicanas de metal, y me encuentro con que el evento es en el lobby –casi lleno eso si- y no en el escenario grande. ¿Pues donde quedó entonces tanto deseo por ver a esta banda? La gente pide, las promotoras se esfuerzan y traen, y la gente no va. Algo está fallando en la ecuación. Aunque como siempre he dicho en cuanto al circo volador se refiere: más vale un lobby lleno que un escenario grande semi-vacio, y al final hubo una muy buena y nutrida asistencia.

obs_Las máquinas de niebla empiezan a poner a tono la atmosfera en el recinto, y cuando las luces se apagan todo queda listo para iniciar el concierto. Directo y sin teloneros aparece Obscura con “Ten Sephirot”, que de inmediato pone a los fans a brincar y cantar felices del reencuentro con los teutones. Con “The Monist” las ya de por si prendidas revoluciones se aceleran aún más abriéndose incluso un notorio hueco para el slam, para después con “Ocean Gateways” deleitarnos con un sonido más progresivo que el de las 2 canciones anteriores.

“Akroasis”, canción que da título a la gira y el más reciente disco de los alemanes es muy aclamada y coreada, pero se queda corta cuando la banda anuncia que la siguiente canción es “The Anticosmic Overload” , toda una consentida y que tan solo al ser mencionada despierta gritos eufóricos en los asistentes. Y es aquí donde la noche se empieza a tornar obscura, y no precisamente por el nombre de la banda:

Ya desde este momento había habido algunas fallas en el sonido de los instrumentos , aunque nada que no se pudiera pasar por alto. Sin embargo en este instante en específico y antes de iniciar con “Sermon of the seven sons” Steffen Kummerer habla y habla con el público pero nunca supimos que nos contaba pues el micrófono sencillamente no sonó. La canción sale más o menos en cuanto al audio, pero al querer volver a hacer una pausa para charlar, de nuevo solo vemos moverse los labios del vocalista. Y la hecatombe viene entonces con “Ode to the sun” , pues la canción entera ¡No se oyo la voz ni una de las guitarras de Obscura!. La gente muy molesta “disfruta” este tema al grito de ¡Audio, audio!. El daño ya está hecho y parece ser no hay forma de repararlo, o quizá si…

Con el audio un poco mejorado (por lo menos ya oíamos a Kummerer) Obscura toca “Perpetual Infinity” y pide una pausa de unos minutos y salen del escenario. Quienes estamos abajo nos imaginamos que los alemanes no están muy contentos con lo que está ocurriendo y fueron a tratar de arreglarlo, porque cuando regresan lo hacen con un mejor sonido y además, con la suerte de prender al público con 2 temas absolutamente incendiarios como son “Incarnated” que es puro slam y moshpit por lo acelerado del tema, y “Centric Flow” y su sonido más cercano al black metal al menos en la primera mitad del tema, que instiga a los deseosos de volar de subirse a las catapultas humanas y volar encima de la gente haciendo body surf. Obscura agradece y los vemos despedirse por un instante, sin imaginarnos la sorpresa con la que cerrarían la accidentada noche.

“Hemos tenido fallas en el audio, y no es justo para ustedes. Sabemos de un fan que viajo 21 horas desde Guatemala solo para venir hoy, y queremos que él y todos se vayan felices. Así que va de nuevo: ¡“Ode the sun”! exclama al micrófono Kummerer, y ahora sí, con el sonido a tope, el tema brilla cual astro rey con un Kummerer que no se dejó nada y canto este tema con un poder de voz bestial y nunca visto como queriendo recompensar a su público, que a su vez  lo nota y agradece dejándose ir con pasión desmedida en el tema en cuestión. Un detalle único, profesional e increíble que al menos a mí nunca me había tocado presenciar.  Los alemanes ahora si se despiden, y aunque queda el sin sabor de que todos sentimos el show pasó muy rápido y que por un momento el mal audio parecía jodernos la noche, al final… el lado “Obscuro” triunfó.

 

obs_1