Quedan ya pocos lugares en nuestra ciudad donde se pueda dar cita toda la comunidad punk y disfrutar de lo mejor de este género con los mejores exponentes a nivel nacional e internacional; y uno de ellos es el Gato Calavera, que recibió este viernes 19 de septiembre a la banda española de culto Eyaculación Post Mortem [EPM, pa´los cuates].

 

El talento nacional encargado de calentar motores estuvo integrado por las bandas Kadaver Demente, Bulbo Proyect, Frankenputa (quienes de las bandas que alcance a ver tuvieron el mejor recibimiento) y Los Desenchufados; banda que dejo la mesa puesta para que el baño de sangre comenzara a desatarse al filo de la 1 am.
EPM por fin hace su aparición, y el Gato Calavera estalla en júbilo cuando los integrantes hacen su aparición uno a uno con sus rostros envueltos en vendas ensangrentadas; algo característico de esta banda. “La vida me sonríe” es el tema que los españoles eligen para abrir hostilidades, y mientras tocan seguido de esta canción temas poderosos como “Viva la muerte” [con un titulo quizá muy ad-hoc a las recién pasadas fiestas patrias], “Quiero ser Párroco” y “El ataque de los vivos murientes”. En este momento, los problemas empiezan, pues la ausencia de una valla y el empujar de la gente hacen que los asistentes vayan a dar de bruces contra los músicos [el escenario está prácticamente a ras de suelo] y los organizadores piden calma e improvisan una valla humana para poder contener a la eufórica horda Punk. Sin duda todo el ambiente del género podía respirarse en ese momento.
La presentación continua bajo un calor sofocante, y citando a Jesucristo EPM pide blasfemamente que “Dejad que los niños se acerquen a él”, para continuar la descarga con éxitos como “Analizador de Espectros”, “Dios nos ha abandonado” y la muy aplaudida “Gusanos”; los cuales logran que el moshpit que se ha abierto en el fondo del recinto no se cerrara hasta finalizar la velada de hecho.
“Es un gusto estar de regreso con vos aquí en México, sois un público de puta madre” exclama J. Oskura Nájera al micrófono, y con temas como “Anochecer” o “Me cago en la puta vida” llegamos a “Transilvania”, sin duda un momento cumbre del concierto , con una de las canciones más esperadas de la noche , en la cual – como en todo el concierto desde que inicio, de hecho- las sexys chicas con el rostro vendado que acompañan al grupo bañan de sangre embotellada a todos los asistentes. “Desgraciadamente”, estaba en la parte de adelante del escenario y terminé totalmente ensangrentado, – pero llegué a lavar -. en una parafernalia que hasta el mismísimo Conde Dracula hubiera envidiado. Con “La hoguera” y “Pelacable de Corazón” los oriundos de Barcelona dejan el escenario.
La gente aun sedienta de más Horror Punk empieza a gritar y pedir el regreso de la banda. Muchos diciendo que a los catalanes ya les había dado miedo regresar, pero ¡oh, bendito error tan alejado de la realidad! EPM regresa con “El coleccionista de Engendros” que vuelve a llenar de adrenalina al Gato Calavera para continuar con una quinteta de canciones compuesta por “Como hacerse el muerto”  – irónicamente con Nájera tocando su guitarra tirado en el suelo – , “Sadoréxica” , “Requiem”, ”La noche de los Muertos” y eligiendo cerrar con “Viernes Negro” que es un apoteósico y brutal broche de sangre para la noche.

 

El público pide a gritos “Astroputas” uno de los temas más famosos de los españoles pero ya no hay más por hoy, pues este baño de sangre ha derramado su última gota. Los asistentes salen poco a poco del recinto, sudados y con golpes; con los mohawks antes impecables ahora revueltos. En la entrada mientras tanto 2 punks se golpean en la calle quizá por alguna calentura durante el show. Insisto, esta noche si hubo Punk.