Un verdadero festín de Metal y Hardcorde fue lo que nos ofreció la banda tapatía Thell Barrio el pasado 21 de febrero en el Gato Calavera, acompañados de buen talento nacional, todo organizado por la promotora ‘Ácido Satánico’.

Xiat, Nimfalic, Warskuad y TDH – los antes conocidos como Torta de Huevo– fueron los encargados de calentar los motores previo a la llegada al escenario de la banda jaliscience. A pesar de las evidentes ganas y el poder que los teloneros pusieron para que el evento explotara, el poco aforo hasta ese momento y – quizá – la ansiedad por ya tener a Thell Barrio sobre el escenario hicieron que el slam no prendiera como debía ser, a excepción de TDH quienes al final y complaciendo al público que pedía a gritos la canción ‘Adrenalina’ logro desatar 2 geniales hoyos de mosh -uno de puras mujeres, y uno mixto- dejando al Gato Calavera calientito y listo para el arribo de la banda estelar.

Sonorizado con el intro de un Mariachi, los músicos de Thell Barrio tomaron el escenario para el júbilo de una asistencia ya más nutrida para ese momento, para desatar el inicio de la noche con ‘Latino’, y ahora sí, haciendo símil con el símbolo por adopción de la banda; convirtieron el Gato Calavera en un palenque hardcorero, donde gallos de pelea ataviados con playeras negras no dejaban de brincar y cantar. ‘Antes de morir’ y ‘Traidores’  – tema dedicado a la clase política nacional –  no dejan que el ambiente decaiga y aunque no somos demasiados, los que estamos realmente disfrutamos la presentación con los espolones por delante.

“Las lecciones de la calle, la mirada de mi madre, el consejo de tu padre: ¡Tu palabra es lo que más vale!” canta al micrófono “El Gallero” mientras interpreta ‘X Vida’  para después regalarnos la inédita ‘El Trago Amargo De Veneno’ y cerrando la tripleta, nos hace la invitación a ir de la mano del metal al fuego eterno con ‘Infierno’. Los músicos dan todo de si, mientras su apariencia ruda y corpulenta remarcada por sus jerseys y los paliacates que cubren sus rostros los hacen ver como verdaderos demonios metaleros, mientras en la pista el moshpit es parejo e inmisericorde: Hombres y mujeres sin separación ni distinción se reparten golpes y agitan la cabeza contra todos, al ritmo de canciones como ‘Somos Gallos’ y ‘La Nueva Era’.

“Aquí no importa el color de piel, ni el credo, ni las creencias, aquí no importa nada excepto que somos una famila” exclama “El Gallero” y todo el público se emociona porque uno de los temas más pedidos y esperados de la noche hace su aparición: ‘Mi Verdadera Familia’ , que obviamente se convierte en el culminante del evento; toda una locura de principio a fin que pone a los sudorosos gallos de pelea – tanto por la pasión del momento como por el maldito calor encerrado en el recinto – a matar o morir en el mosh. ¡Simplemente brutal!. Y todavía hay más, ya que para cerrar la noche; al grito de ‘Muerte, Traición, Vida, Destrucción’  los oriundos de Zapopan tocan ‘Caer’, seguida de un pequeño snippet de la ochentera ‘Eye Of The Tiger’, antes de terminar las acciones con ‘Arriba los Puños’ , dejandonos bien en claro, el por que Thell Barrio es una de las bandas mexicanas más poderosas sobre los tablones.