CADA VEZ LAS QUEREMOS MÁS
98%Nota Final
PRODUCCIÓN95%
VENUE100%
AUDIO100%
Puntuación de los lectores 1 Voto
100%

Ya ni recuerdo cuantas veces he visto ya a las Iron Maidens, el grupo tributo de la Doncella de Hierro más famoso del mundo. Creo que han sido tres o tal vez cuatro, contando la del pasado sábado en la renovada Sala Corona.

Entre la fila, la lluvia y la falta de lugar para estacionarme, perferí quedarme dentro del auto hasta bien entradas las 8 de la noche, hora prometida para la apertura de puertas y unos minutos después, encontrarme con Cerberus, una banda capitalina que suena bien, tuvo suerte con el público que empezaba a llenar el lugar y que -a decir verdad- traía mejor escenario que la banda principal. Sin embargo, no es como si The Iron Maidens necesitaran más allá de una pequeña lona y una cabeza plástica para llamar la atención y no, no me refiero a su aspecto físico, pues Kirsten Rosenberg, Linda McDonald, Courtney Cox, Nikki Stringfield y Wanda Ortiz son maestras sobre el escenario.

 

 

Apenas pocos minutos después de lo anunciado, las oriundas de Los Ángeles saltaron frente a su público, quien para ese momento ya había atascado La Sala Corona para verlas interpretar los mejores temas de la famosa banda británica entre gritos de emoción y los infaltables silbidos. ¿Cual es la fórmula para que una banda que no tiene material original cree tanta expectativa? Pues en todas las presentaciones de las bandas en las que yo he estado, el lleno ha sido una costante.

“The Number of the Beast”, “Fear of the Dark”, “Flight of Icarus” y Run to the Hills” sonaron con fuerza enmedio de la colonia Roma, retumbando de las guitarras de Cox y Strinfield -a quien horas antes Interjet le había jugado una mala pasada con un instrumento- mientras Kirsten [alias Bruce Chickinson, pa´los cuates] hacia gala de su potencia vocal.

Los más de mil asistentes al lugar, pudieron presenciar un gran show, con un excelente sonido y una sobresaliente producción que seguramente dejó satisfechos a todos. He visto a The Iron Maidens ya varias veces, pero si en el futuro siguen por este camino, repetiré las veces necesarias.