80

Las puertas sucias y chirriantes del sanatorio se abren y en el quirófano el médico cirujano en jefe y sus evisceradores están listos para el desmembramiento. El Circo Volador se convierte en una clínica del mal por un día, con la visita de Thanatology presentando por primera vez en CDMX su nuevo disco “Un legado de negligencia”.

Antes de la cirugía principal, hay actos que valen la pena disfrutar en vivo apoyando la escena nacional. Siddartha Brothel con su sonido Avant Grade y luego Trantopsy y su vocalista dan cátedra de bestialidad con presentaciones poderosas. Posteriormente Black Hate y su black metal de poca parafernalia pero mucha potencia, se hace presente en un setlist especial donde primero tocan todos sus temas de su más reciente producción “Through the darkness” para luego cerrar con algunos de sus éxitos. Setlist especial también es el que nos regaló Acrania, pero ellos reviviendo de principio a fin su primer trabajo de estudio “Unbreakeable Fury”, y poniéndole sabor a la noche con su mix de metal y saxofones con tamboras.

Al momento de entrar en terapia intensiva, Thanatology ya nos espera. “Entre Cadáveres y Parturientas” es ejecutada tras un intro con sonidos de infantes llorando pero está cesárea necrofílica no es exitosa, pues el micrófono falla y no se escucha nada. Un médico del tamaño del Dr. B no puede permitirse eso “Si me lo permiten y disculpándome por el fallo técnico, vamos a repetir la canción” anuncia el maestre y ahora si la concepción monstruosa es llevada a cabo con perfección. “Eterodoxo Ejercicio De Incisiones En Región Troncal” y “Dolosa Extirpasión Quirúgica De Organo Reproductor Masculino” son ejecutadas y la gente ya está con todo dándose de golpes en el slam del desmembramiento y la brutalidad. Thanatology es impactante en vivo con el Dr. B cubierto por su túnica roja estilo burka de pies a cabeza mientras canta con sus manos libres y señalando al público (su micro está integrado al rostro debajo del cubrerostro) temas como “La Compañía de Barberos Cirujanos” y “Maquinaria De Tormento Quirurjico”. Vale la pena contar que el Dr. B es realmente un médico fuera del escenario, de ahi la exactitud anatómica y de procedimientos de las letras de la banda.

El sonido es malo y cuando no falla un micrófono falla un monitor o ya no suena el bajo, pero aun así los tijuanenses no se achican y aunque molestos con tanto “horror técnico” como el Dr. B lo describe, continúan su setlist con un par de temas para los amantes de los tòpicos coprofílicos en un par de temas como “Excremento Como Medicamento” y “Traumática Perforación En La Pared Posterior Del Recto”, cerrando el primer bloque del show con “El Legado de 1540”

Los evisceradores del doctor en jefe también encapuchados en trajes escarlata son brutales en cada uno de sus instrumentos, y cuando llega la hora de ejecutar “- Del 51 al 25” enganchada a ”La Clínica de lo Grotesco” la llamada SE.ME.FO. (Secta Metálica Forense) desata un slam demencial y enfermo en el recinto de calzada de la viga. “El Escuadrón de Enfermería” e “Ironía y Cocaína” continúan entonces con el procedimiento quirúrgico de la noche, una donde Thanatology no está dejando nada fuera y está regalándonos un setlist realmente extenso y para la memoria.

Una introducción de la grabación de un reportaje que habla de la morgue nos pone en “La Antesala Al Infierno”, para luego caer en las manos de “El Residente Anestesiólogo”. Los fórceps y bisturís oxidados hacen estragos en nuestra anatomía siguiendo el “Protocolo Quirúrgico”, todo para que sus galenos del mal se puedan graduar usándonos como su modelo de práctica de “La Real Academia De Cirugía”. La sangre y los órganos regados en el recinto son el marco perfecto para escuchar luego la leyenda de “La Venganza Cursiva”, narrada por los mismísimos “Verdugos Forenses”. Y es entonces que aquí se nos presenta una gran sorpresa: “Siempre quise hacer 2 cosas desde que estoy en Thanatology. Una era hacer un cover de la canción “Paredes” y otro era poderla cantar algún dia al lado de su vocalista original. Hoy esa meta se cumple, reciban con un fuerte aplauso ¡Al Lagarto Garrobo!” exclama el Dr. B y el público recibe con aplausos al punk peliverde frontman de Garrobos, quien da voz a “Paredes” para deleite de los amantes de la adrenalina y los puñetazos.

Eclesia Abhorret a Sanguine” es uno de los temas que ya comienzan a formar parte de la sutura final de la macabra intervención médica. Pero entonces el profesionalismo de los galenos sale a flote de manera sorpresiva, humilde e inesperada: “Debido a los horrores técnicos de la noche, una canción que nos gusta mucho sonó horrible, y no se vale ustedes paguen 200 pesos y no se lleven lo mejor de nosotros. Si nos lo permiten vamos a repetir “Maquinaria de Tormento Quirúrgico”. Obvio el público no solo se los permite sino se los celebra con toda euforia y agradecimiento.

El sanatorio de lo grotesco está por cerrar pero Thanatology se despide con quizá su canción más tranquila. “Una Balada de amor” la describen ellos en sus palabras y como la gasa y venda suaves para curar toda la masacre y desmembramientos previos, los galenos clausuran con “El Amor Va de la Mano Del Latex”. La noche termina y los residentes y especialistas van a descansar. Si escuchas a Thanatology y no quedas atrapado y con ganas de destrozarte las cervicales agitando la cabeza o de romperte la clavícula en un slam sin duda estás enfermo…y necesitas te vea un doctor. ¿Te puedo recomendar uno?

 

G A L E R Í A

Que gran banda es Thanatology, de lo mejor que tiene actualmente el metal mexicano y con nivel suficiente como para ser un gran representante nacional en el extranjero.
80