Sobresaliente
98%Nota Final
Audio95%
Producción 100%
Venue100%
Puntuación de los lectores 7 Votos
90%

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, y para el caso hemos de decir que Razor en su debut en tierras aztecas demostró que es una banda que no da respiro, violenta y poderosa; y que hizo retumbar el Foro Moctezuma con sus riff violentos.

La noche de jueves metalero inició con grandes exponentes de nuestro país como los thrashers de Venemous , los heavy metaleros de acero inmortal de Voltax , y finalmente todos unos consentidos de la escena thrash como son Strike Master . Aunque mucha gente permaneció fuera del foro fumando y bebiendo en lo que la avanzada nacional hacia lo suyo, los que estuvieron adentro recibieron muy bien a cada acto con aplausos y gritos y uno que otro buen slam.

Llega el momento en el que la manta con el logo de Razor enmarcado con la tradicional hoja de navaja se levante detrás del escenario, y la descarga de poder es instantánea al grito de “Instant Death” que de inmediato calienta motores en la pista y el mosh pit se abre para nunca, en ninguna canción hasta que termina el concierto volver a cerrarse. Con “Cross me Fool” y “Violent Restitution” los canadienses demuestran que su show no va a bajar de intensidad sino todo lo contrario: el circle pit se acelera cada vez más y más fuerte.

Una ligera falla no sé si de audio o de coordinación retrasa el inicio de “Behind Bars”, pero es solo un chasquido de nada que banda y público se toman con gracia. Y como no, si todo mundo en el Moctezuma está de buenas con el ambiente que está partiendo cabezas y superando expectativas, y no hay perdón para la violencia en “Violence Condoned” para luego dar paso a “Cut Throat” que como su nombre lo dice raja y desgarra gargantas de metaleros enardecidos y extasiados con el poder de Razor .

“Señores..señoritas, Señores..señoritas” ejecuta desde la guitarra y en español como juego Dave Carlo, único miembro activo desde los inicios de la banda allá por 1984; y como respuesta obtiene el grito rabioso de los y las presentes en el recinto y la descarga de voltaje viene ahora de la mano de “Electric Torture”. Y para los amantes del llamado Wall of death, el inicio pesado y calmado que luego explota en una bomba de thrash bestial en “Parricide” hace que los fans choquen unos contra los otros como guerreros sedientos de sangre, ¡Simplemente apoteósico!

El slam no cesa, todas las canciones de Razor son de matar o morir en el mosh pit sin importar si son pesadas y densas como “Sucker for Punishment”, “Iron Hammer” y su sonido totalmente a lo Motorhead o que tal “Hot Metal” y su sonido casi casi bailable. Pero después de este combo más experimental dentro de lo que cabe, la velocidad y sonido brutal y característico de Razor llega de nuevo con la puñalada por detrás de “Stabbed in the Back” y después con “Gatecrusher” y ese berrido chillante que hacen con la guitarra en cada coro al mencionar esta palabra.

“Son ustedes increíbles de verdad, díganos que quieren escuchar” pide al micrófono Bob Reid , único miembro con el cabello casi al ras y una barba que le da un aspecto fiero y animal, y ante el griterío de la gente las elegidas son “Speed Merchants” y “City of Damnation”, que vuelven a poner el circle pit a rodar, y los thrashers –uno incluso con una máscara de pug- le ponen color y emoción al ritmo empujándose sin parar. El sonido lento de “The Pugilist” congela un poco las emociones: Es una canción de inicio muy pausado y que va acelerando poco a poco hasta la locura final, pero parece que los luchadores de la pista prefieren tomarse un respiro en ella.

Los canadienses se retiran del escenario brevemente, pero regresan con todo a darnos un cierre inolvidable que dejará satisfecho al metalero más exigente primero con “Take This Torch” que es por demás veloz y adrenalínica en el moshpit, y luego el cierre soñado con “Evil Invaders” que con su sonido marcial y pesado pone a los fans de Razor como apaches poseídos a dar vueltas alrededor brincando alto y chocando con fuerza unos con otros. El ultimo corte de la navaja ha sido efectuado, y Razor se va agradecido lanzando plumillas y baquetas y saludando a quienes los esperaron por tantos años y que ahora por fin podrán presumir asistieron a tan violenta y genial noche.