[*] Según los organizadores, fueron 80,000 las personas asistentes a la Curva Cuatro del Autódromo Hermanos Rodríguez.


Era un día soleado, tal vez demasiado para mi gusto. Miles de jovenes se congregaron en la Curva Cuatro del Autódromo Hermanos Rodriguez para presenciar la actuación de una decena de bandas con el motivo de recolectar firmas para pedir de forma legal la realización de una encuesta sobre la Reforma Energética que el Gobierno del país promulgó hace unos días.

Los Minions [si, en serio] fueron los encargados de abrir las pesquisas, seguidos de Royal Club. “¡Agua, queremos agua!” era el reclamo más escuchado entre la multitud; producto del intenso sol. Bolsas de agua y refresco fueron lanzadas a los espectadores para tratar de calmar un poco la sed, mientras el incansable rockero Charlie Montana y los ya veteranos Los de Abajo tomaban su turno en el escenario.

Poco antes de la salida de Tijuana, No!, ese hermoso día soleado desapareció, mientras las nubes se aparecían amenazantes. “¡Viva México, cabrones!” fue el grito de guerra del cantante de la banda tijuanense, quienes hicieron bailar a todos con temas “Golpes bajos” o “Spanish Bombs”  y terminando con su himno inconfundible, “Pobre de ti”.

A pesar de que estaban anunciados oficialmente en el cartel, ni Los Daniels, Los Estrambóticos o Skorcho hicieron acto de presencia en el evento, pero realmente ni se notó su ausencia. Las bandas que asistieron fueron más que suficiente para satisfacer el ánimo y el gusto que fueron al evento.

La banda estelar, Panteón Rococó saltó al escenario en el momento preciso, cuando las primeras gotas de lluvia caían sobre las personas. El show comenzó al ritmo de “Hostilidades”, para seguir con canciones como “Vendedora de caricias”, “Esta Noche”, la -demasiado – conocida “La dosis perfecta” y cerrar con “La carencia”, reafirmando porque es una de las bandas más importantes de la escena nacional. Sin duda alguna, un concierto perfecto para cerrar con broche de oro el evento.

Algunas fallas de audio, complicaciones en la organización y fallas en el cartel. Pero a final de cuentas, el objetivo de los organizadores se logró, alcanzando las 50 mil firmas [dicen] que buscaban. ¿Lograrán el objetivo de  revertir la Reforma Energética? Eso si quien sabe, pero sin duda fue un buen día para los fans del Ska.