La Sala -uno de los “nuevos” venues en la Ciudad- fue testigo de uno de los conciertos más agresivos y llenos de slam, no solo del año, sino desde hace mucho tiempo con la presentación de Sick of it All y Cro-Mags. Tan solo llegar al recinto se nota la vibra y el tipo de evento que espera. Afuera del recinto la nación hardcore de la vieja manada aguarda el ingreso. Muchos con tatuajes en todo el cuerpo que parecen contar la historia de condenas purgadas en alguna prisión, con marcas de pandillas en brazos, piernas , rostro y cabezas rapadas. Un individuo dice riendo que seguramente no hay nadie menor de 20 años en el lugar, y me sorprendo cuando para comprobarlo doy una ojeada a la gente y en efecto, no puedo ver a nadie tan joven, ¡puro “hardcorero” old school!.

Cro-Mags inicia la fiesta y como su nombre lo indica, desde los primeros acordes el SALA se vuelve una cueva donde como primates irracionales, los fans que esperaban tanto por ver a su banda pierden el raciocinio y se dejan llevar por la potencia de la banda. El setlist estuvo compuesto principalmente por canciones de su álbum debut “The Age of Quarrel” que data de 1986, como “World Peace”, “We Gotta Know”, “Show You No Mercy” , “Malfunction” y “Street Justice”; todas ellas en voz de John Joseph (único miembro fundador presente) que se convulsiona locamente mientras los temas como “Is The Limit”, “Signs Of The Times” vuelven loca a la gente. En el cierre del evento y mientras canta su última canción, el micrófono se avería totalmente, pero esto es solo pretexto para dejar a la gente cantar, y terminar lanzándose sobre ellos cerrando su cavernícola presentación.

Un breve intermedio para tomar aire, y una manta con los característicos dragones de SOIA anuncia que lo mejor está por venir. Y en efecto, desde el inicio los neoyorkinos desatan su enfermo y veloz sonido con “Good Lookin´ Out” y el SALA se vuelve un hoyo de slam total. “Sound The Alarm” de su más reciente disco y después la cortita pero de vertiginosidad creciente “Clobberin´ Time” son apenas el inicio de una noche llena de golpes y moretones. “Hola México, estamos muy felices de estar aquí, tenemos un set largo lleno de vieja escuela y también algo de lo nuevo, espero lo disfruten” invita Lou Koller, el vocalista de la banda, y de inmediato deja salir himnos del harcore punk con “Injustice System”, “My Life”, “Death Or Jail” y su inconfundible sonido inicial que simula un ferrocarril arribando; y “Busted”

Para este momento, yo ya tengo un golpe en la cabeza que mientras escribo esta reseña esta coronado con un chipote que no deja de doler, pero en ese momento nada importa, pues SOIA no está dejando nada a medias, y hay que dejar el físico en el pit con temas como “Sanctuary”, “Take The Night Of” y “DNC” (también de su nuevo disco, y una de las canciones más comerciales y pegajosas de la banda).

Y es en este momento, cuando una de las canciones más agresivas y aceleradas hace su aparición: Si tienes una canción que se llama “Machete”, debe ser una rola que incite a tu público a literal usar sus brazos como solidas armas para “machetear” a los de junto, y con SOIA eso se cumple al pie de la letra; ¡Simplemente brutal!. “Get Bronx”, “Just Look Arround” y la clasiquísima “Step Down” suenan, mientras el otro hermano Koller (Peter) y su inconfundible peinado amarillo hacen chillar la guitarra a todo lo que da. Una chica delgadisima es subida en hombros por su acompañante, y a otro asistente que le tapa la visión se le hace fácil aventarla del trasero a la barrera haciéndola se estrelle con ella. ¡Pura sana convivencia!

El show va llegando al final, pero para nada decae la energía arriba y abajo del escenario. “World Full Of Hate”, “Road Less Traveled” y “Scratch The Surface” (con “Wall of death” incluido) dejan la mesa puesta para el cierre poderoso con “Built To Last”. SOIA se despide , y es en ese momento cuando el momento más apoteósico de la noche se hace presente: Un fan empieza a hacer ese grito de “Ohhh, ohhh ohhh..hey!, hey! ,hey!” , a él se le une otro, y a ellos 2 dos más, y en cuestión de minutos todo el mundo está coreando ese inicio de “Us Vs Them” . SOIA regresa sorprendido, y Lou Koller se une al canto, y la banda ejecuta esta pieza como regalo para sus fans, para ahora si despedirse dejando un caos de golpes y euforia consumida a su paso.