Suecia es uno de los países con mayor riqueza en cuanto a metal de gran calidad se refiere, y en distintos subgéneros. Nombres como Arch Enemy, Opeth, Bathory, Therion, HammerFall, Entombed, Sabaton, Marduk, Meshuggah, Ghost, The Haunted, Tiamat, Deathstars y un largo etcétera colocan a aquel país entre los preferidos a la hora de hablar de metal. Y no es para menos cuando también ha sido el lugar de origen de expresiones como el “sonido Gotemburgo” a manos de At the Gates, otro peso pesado.

Por supuesto continúan surgiendo bandas encargadas de mantener y rejuvenecer el legado de su nación. Tal es el caso de Preach, quinteto con base en Estocolmo y activos desde 2006, a partir de ahí han lanzado un par de demos y un EP, hasta este año que entregan su debut Gasoline Veins, producción independiente limitada a 1,000 copias y compuesto por 10 canciones de manufactura muy guitarrera, instrumento donde recae el valor del álbum. La masterización corrió a cargo de Mats Lindfors, quien ha trabajado con bandas muy reconocidas como Gorgoroth, Katatonia o Candlemass.

A Preach se les refiere como una banda de Melodic Death, y es bien sabido que es un tipo de metal de elaboración muy popular en Suecia, aunque en el balance final dista de ser un álbum registrado en ese subgénero, exponiendo más bien otros matices a lo largo de sus poco más de 35 minutos de duración.

El trabajo del baterista Niklas Eriksson es lo primero en sonar en la homónima ‘Gasoline Veins’, posteriormente descargan los riffs de Edvin Settervik y Magnus Grönberg, más clavados en la onda Groove de bandas como Chimaira. Es un inicio bastante dinámico lo que posee esta producción.

Con ‘Dead Die Young’ y ‘Gold Rush’ se aprecian muchos de los componentes de la banda para este álbum. La voz del vocalista Carl Lundvall alude enormemente a la del líder de Lamb of God, Randy Blythe, aunque con menor grado de fiereza. El espectro musical de los citados también se logra distinguir en los temas de Preach, además de lo hecho por Trivium, así que también hay regustos de Metalcore y Heavy.

En otras canciones como ‘Wolf Tank’ y ‘Erased by the New Day’ desfila la sangre Thrash que asimismo traen estos suecos; por lo que de Melodic Death más bien poco, salvo en puntuales armonías de guitarra.

El resto de temas no se diferencian en gran objeto de lo ya revelado, concluyendo así con 2 cosas que caracterizan a Gasoline Veins: una es que los temas no varían mucho entre sí, haciéndolo parecer un álbum flojo en creatividad e ingenio; pero, el otro asunto es la aptitud innegable de los músicos para hacer canciones muy decentes y quienes seguramente pulirán su trabajo con el paso de su carrera. Además, su propuesta es adecuada para atraer a un buen número de gente por ser accesible.

Por lo anterior es un acierto que sea un álbum corto, así evita tornarse aburrido. Después de todo es apenas el debut.