90

“Borrachos Tour” es el nombre de la gira que embarcó a 2 verdaderas leyendas del grindcore como son Phobia y Anacrhus por 3 ciudades de nuestro país. Para ciudad de México, el lugar elegido para la borrachera fue el Salón Bolívar, donde la cerveza y el metal dieron una combinación explosiva de adrenalina y ritmos extremos. El pre-copeo de la noche correría a cargo de agrupaciones del calibre de Decomposed Society, Into Sickness y Cabrón.

Avanzadas las 10 y fracción de la noche, la primera botella de la fiesta vendría con etiqueta nacional.

Como los buenos destilados de agave, Anarchus y su veteranía raspan con clase las gargantas de los presentes abriendo con “Life” y de inmediato la gente responde brincando, bailando y pidiendo sus temas favoritos como “Silenced Victims” ,”War is Peace” y “Everybody Guilt But Ours”. “Todos vivimos de una o de otra manera bajo el yugo de una democracia dictadora”, sentencia Pancho desde el micrófono antes de tocar “Democracy Dictatorship”, y despúes darse vuelo con “Imperial Nightmare” y su primer demo “Vomit in the Church”.

La gente está entregada con Pancho, el legendario vocalista que con su cabeza rapada y dando un discurso introductorio previo a la mayoría de las canciones, tiene en un puño a la gente, que disfruta a tope ahora otros grandes clásicos como “Soldiers Never Win” y “The Last Stand”. Abajo la vibra es agresiva y en la pista punks y amantes del grindcore se dan con saña lo mismo patadas que codazos mal intencionados al compás de “Defenders of Freedom and Democracy”, “Ishavet Kaller” y “Not to be Defeated”; para que Anarchus decida cerrar la noche con “Intervention” y “Jesuschrist”. La gente les aplaude y está tan feliz con el acto de Anarchus que los mexicanos deciden regalar un “caballito” mas de grindcore azteca, y con unos cuantos temas más se despiden ahora si del escenario.

Llega la hora del descorche de importación, y desde EU hace su aparición Phobia que de inmediato convierte el Salón Bolivar en un campo de batalla con “Bring the War” y sobretodo con la taladrante “So Full of Hate”. Las siguientes canciones son “Blind Arrogance” y “Means of Exist”, y el slam se nutre mucho más con fans que quieren vivir en carne propia la ola grindcore que se desata terminando peor que muertos vivientes con “Corpse Slayer”. “Rehased” y su coro con un agudo berrido alargando dicha palabra pone a prueba las cuerdas vocales de la gente que intenta imitar el sonido proveniente de los músicos, y luego “Fuck What You Think” y servida en un tarro helado “Beer Break” mantienen las pulsaciones y agresiones como la espuma. Los fans disfrutan el show con todo, y hasta se dan tiempo de pedir toquen “El microbito” en son de broma por la canción de la banda mexicana de pop rock Fobia, homófona de los estelares. Claro, los gringos no entienden el chiste y prefieren ignorarlo.

“If You Use To Be a Punk”y su sonido mas hardcore ponen a todos a brincar para que luego la fiesta infernal vuelva a ponerse pesada con “Party in Hell”. Quien se lleva la atención de la noche es Shane “The Pain” , el imponente y tatuado vocalista de la banda que tiene una voz de verdad impresionante y que va de los agudos berreantes a los guturales vomitivos con una habilidad asombrosa como queda evidenciado en temas como “Selfish Minds”, “Sick Life” y quizá el momento mas tranquilo de la noche “Devotion”. “Contradiction” y el tamboreo que anuncia el inicio de “Rise Up” vuelven a subir la adrenalina al más alto nivel, e incluso dentro del área de prensa una fotógrafa se hace de palabras con una de las invitadas al backstage de Phobia y es expulsada del espacio exclusivo: Sin duda los Phobia tienen el oficio de incitar a la violencia a quien sea.

“Killed up” y “Get Up And Kill” (cuyo coro me recuerda mucho al de “Dead By Down” de Deicide en cuanto al ritmo) eran las canciones programadas para concluir el evento según el setlist escrito en un cartón, pero los estadounidenses quieren dar borrachera y resaca y tras una breve pausa regresan para regalarnos “Damaged”, uno de sus temas de mas reciente hechura y “Nothing Changes”. Y por si hacia falta un trago mas para ya terminar de “curársela”, Phobia regresa de nuevo para con “Rape Theft Murder”, y con un histórico palomazo con Pancho de Anarchus incluido, dar ahora si el ultimo trago de grindcore de una borrachera inolvidable para los briagos del género.

¡Grindcore para beber hasta caer de ebrío!
Phobia y Anarchus dieron una verdadera fiesta para embriagarse de slam y ritmos extremos. ¡Salud!
90