El cantante Scott Weiland [Stone Temple Pilots, Velvet Revolver] falleció el pasado 3 de Diciembre mientras se encontraba de gira con  The Wildabouts en Bloomington, Minnesota. El cantante fue encontrado muerto dentro de su autobús y aunque no se ha determinado una causa exacta de su muerte, los rumores apuntan a sus famosos excesos en el consumo de drogas.

Ahora, su ex-esposa, Mary Forsberg Weiland, madre de sus dos hijos ha enviado una carta pública a la redacción de Rolling Stone, donde echa por tierra la historia de que el cantante se había rehabilitado de sus adicciones y pide no glorificar sus acciones.

 

“No queremos menospreciar el increible talento de Scott, su presencia o su habilidad para brillar sobre cualquier escenario con una luz electrizante. Mucha gente ha sido lo suficiente amable como para alabar su don. La música está aquí para quedarse, pero en algún punto alguien necesita señalar que sí, esto volverá a pasar. Volverá a pasar porque como sociedad es como si lo alentaramos. 

Leemos espantosas reseñas de conciertos, vemos videos de artístas que caen muy bajo, incapaces de recordar sus propias letras y leyendolas de un teleprompter a escasos metros de distancia. Y luego le damos click al botón de “agregar al pedido” pero que lo que ahora consideramos arte, realmente pertenece a un hospital.

Te podrías preguntar, ‘¿Cómo ibamos a saber?’ Leí que el amaba pasar tiempo con sus hijos y que había estado libre de drogas por años. En la vida real, no quieres reconocer que [Scott] era un hombre paranoico que no podía recordar sus propias canciones y que solo se fotografió con sus hijos un puñado de ocasiones en 15 años de paternidad.

Nuestra esperanza con Scott ha muerto, pero continúa existiendo la esperanza con otras personas. Empecemos por no glorificar esta tragedia justificandola con el argumento del Rock & Roll y esos demonios, que por cierto, no tienen que venir incluidos con él.”