Desde hace 5 años, cuando Trent Reznor decidió dar una pausa que arriesgaba la continuidad de giras y nuevo material de Nine Inch Nails, muchos fanáticos daban por hecho no volver a verlos por un gran tiempo (o quizás nunca más). Pero el Jueves 27 de marzo, después de casi 6 años desde su última visita a México, la bonita máquina de odio volvió a enamorar a todos sus fanáticos con un sorpresivo y potente setlist, cerrando la primera fecha del Vive Latino con tanta pasión que dejó una notable huella.

Después de haber presenciado en el mismo escenario a bandas muy reconocidas como AFI (A Fire Inside) y el regreso de Zurdok después de 11 años de ausencia, a la 10:15 pm comenzó el estelar del Escenario Indio, NIN, apareciendo solamente su tecladista, Alessandro Cortini, quien interpretó el tema instrumental: “A warm place”.

 

Las luces reinaron el lugar y la aparición de Trent Reznor, Robin Finck e Ilan Rubin dieron hincapié a la odisea de poder y energía que iba a empezar con la canción “Somewhat Damaged”, desatando una marea de personas en movimiento por doquier en la división del público.

Continuó esta excitación con canciones como “Letting You” y “Terrible Lie“, pero esto no dio ni un sólo respiro o compasión ya que el puente de canciones como “Survivalism” y “March of the pigs” liberó a un público felizmente enloquecido y tanto hombres como mujeres participaron en la gran danza de slam, brincos y empujones, dejando muchas marcas de guerra (moretones).

El momento de calma fue con “Piggy”, ante las celebres palabras de sus coros como “Nothing can´t stop me now, ´Cus I don´t care anymore”, pasando a la sensualidad y seducción de “Sanctified”, recordando su primer Halo de hace 25 años, “Pretty Hate Machine”.

El debut de su nuevo material se hizo presente con “Dissapointed” y “All Time Low”, siendo esta última especial por una pequeña fusión con algunas líricas de la canción “Closer”, que por cierto, fue descartada completamente de la noche. “Trent Reznor nos está trolleando con esto” -comentaba un fan al escuchar esta mezcla-.

Las sorpresas continuaron esta noche, el escenario se tornó rojizo con la canción “Burn” y después el grupo abordó del álbum “Year Zero” la canción “Me, I´m not” seguida de “The great destroyer”. Entre la potente sincronización de luces y sintetizadores animaron al público a recolectar energía para más furia… ¡ya que esta retornó con “Gave up”, provocando headbanging y nuevos círculos de slam!

El score de “The social network” también presentó su debut con la canción “Hand Cover Bruise”, original de Trent Reznor y Atticus Ross, seguida de una inesperada pero mágica “Beside You In Time”, siendo el último dúo de calma.

Las últimas gotas de energía fueron gastadas en “Copy of A”, “Wish”, “The Hand that Feeds” y “Head Like a Hole”, demostrando a un Trent Reznor bastante contento al ver a su público entregado con NIN.

Y el broche de oro, entre lágrimas, coros y encendedores fue “Hurt”, el final de una noche que robó la fuerza de cada persona presente, reviviendo la nueva promesa de volver pero sin tardarse demasiado como la última vez, entre aplausos y sonrisas.

¿Qué si fue la mejor presentación de Nine Inch Nails en México? Me atrevo a decir que sí, a pesar de haber experimentado antes la belleza visual que tenían en 2008 con Lights in the sky. La emotividad se la llevó la presentación del 2005 por haber sido la primera en México, pero la esencia más agresiva y frenética sin dudar alguna fue la de este Jueves.

Gracias Trent, Robin, Alessandro e Ian por volver a unir al público como lo es NIN México y recompensar con un setlist hecho a la medida de estos 25 años de historia, sin preferencia concreta de un álbum o halo. We´re in this together!