75

Desde Suecia recibimos la visita de los punks de Mob 47 quienes además de encabezar el festival punkitud en su edición 2018, dieron una gran fecha en solitario en El Real Under, uno de los lugares favoritos de los amantes de lo – obviamente – underground en la capital mexicana.

El recinto se vistió de estoperoles y picos para dar la bienvenida de manera previa a 3 propuestas de punk nacional como fueron Nefastos, Los Nadie y Podrido. Todas ellas con mucho poder y furia y bien aceptadas por el público que poco a poco iba llenando el reducido espacio, de tal manera que cercana la medianoche ya no cabia un solo cuerpo en el sitio donde se llevaba a cabo el show.

Apretados a más no poder y con sudor corriendo producto el calor humano sumado a las chamarras llenas de parches y piezas de metal, estamos esperando ansiosos y con muchas ganas de slam el arribo de Mob 47. Finalmente los suecos hacen su aparición y la gente desesperada busca -como si de un vagón del metro en hora pico se tratase- hacerse un espacio en el rectangular cuarto a empujones y retando a la física en eso de que 2 cuerpos no pueden ocupar un mismo espacio; mientras “Stop The Slaughter”, “Res Dig Mot Överheten” y “Vi Rustar Dom Dör” abren las hostilidades.

El aforo está hasta el tope y algunos tienen que conformarse con escuchar atorados en los pasillos “Maktmissbruk”, “Jag Hatar Ert System” y “Sjuk Värld” sin poder hacer contacto visual con sus ídolos. Pero quienes estamos adentro traemos toda la actitud de brincar y disfrutar con empujones y adrenalina la velada, y el bombardeo con “Animal Liberation”, “Rustning Är Ett Brott”, “Fred & Rättvisa” y “Rascist Regime” hace que el slam se vuelva brutal. Ni que decir también de “Dead From Above” (original de los también suecos Discard) ¡Puro poder malsano!

Ver a bandas como Mob 47 es recibir ráfagas de canciones de menos de 2 minutos de duración hiladas una a la otra de manera inmisericorde, de tal forma que “Dom Stir Våra Liv”, “Vi Vill Ha Frihet” y “Religion Är Hjärntvätt” son ejecutadas y es difícil diferenciar donde empieza una y acaba otra. Åke Henriksson tiene toda la actitud y no deja de cantar con puro poder, y en la batería Christer “Chrille” Lindholm ya se ha despojado de su playera ante el infernal calor encerrado en el Real Under. Al otro lado y con cabello rubio largo Christoffer Larsson mantiene el bajo retumbando al ritmo de “Snutjävlar” y “Totalmangel

El setlist empieza a agonizar y la sala se siente mucho más desahogada ya que muchos no han soportado el calor y los empujones y han preferido salir a la estancia contigua a recuperarse. Esto permite que los que nos quedamos podamos lanzarnos de un lado a otro un poco más a gusto en el moshpit al ritmo de “”Kärnvapen Attack” y “Dom Ljuger”. Decir que cantamos las canciones sería mentir porque de verdad dudo alguno de nosotros sepa sueco, pero en esa magia que tiene la música intentamos imitar lo que escuchamos y a todo pulmón guturamos “Krigshot” y “Tänk Pä Barnen”; para luego sentir punks volar sobre nuestras cabezas y hacia al escenario en temas como “Vi Kan” y “Upp-Ned

Los originarios de Estocolmo ya se ven agotados pero han cumplido cabalmente su espectáculo y con “En Värd Utan Liv”, Mob 47 da fin a su filosa presentación en el Real Under. Un éxito rotundo con una banda bestial y dispuesta a convivir con sus fans, que al tocar 24 canciones en menos de una hora nos deja ver la velocidad y bestialidad con la que ejecutan.

¡Una ametralladora sueca de punk!
Sin espacio para moverse y con el slam a todo poder, el concierto en solitario de Mob 47 fue toda una experiencia punk underground
75