¡ARRIBA LOS GRINGOS DE COPENHAGUE!
90%Nota Final
PRODUCCIÓN90%
VENUE90%
AUDIO90%
Puntuación de los lectores 1 Voto
100%

Encontrar un grupo de mariachi en la Ciudad de México es algo sencillo. Basta con ir a la zona de Garibaldi para escoger alguno de los muchos grupos que ahí se ofrecen y listo. Pero encontrar un grupo de calaveras mariachi, que además su sonido se mezcle con un alucinante psychobilly, surf y hasta punk y que para terminar toquen canciones que hablan de monstruos y amoríos alucinantes y de ultatumba solo podía ocurrir en el Gato Calavera con el debut de Hola Ghost en nuestra ciudad.

bloodyDelincuentes de lujo, Quatro y Atomic Psychos fueron las bandas encargadas de comenzar a calentar el escenario con una buena dosis de sonidos country así como de psycho y rokcabilly para después dar paso a las Bloody Benders, una de las bandas ya consentidas de la escena punk nacional. Las chicas dieron muestra de poder desde el inicio con “I Don´t Give a Fuck” y deleitaron a la audiencia con toda su horrorífica parafernalia de brazos y órganos mutilados en temas como “I Eat Your Brain”, así como la espectral presencia de la llorona en la canción con el mismo nombre. Con la canción homónima al nombre de la banda –opacada un poco porque el micrófono no se escuchó del todo bien durante su presentación- , las chicas dieron por terminada su presentación.

Llega el momento de que Hola Ghost desde Dinamarca haga suyo el escenario, y estando aquí no había otra canción más adecuada para abrir el show que “México”: un inicio lleno de folklor y locura que pone a todos desde el principio a brincar. “Chupacabra” es tocada a continuación para sorpresa de muchos pues siendo uno de sus temas más conocidos aparece muy temprano en el show, seguida de la canción homónima al nombre del grupo: “Hola Ghost” gritan los fantasmales mariachis y sus espectrales rostros cadavéricos hacen aun más alucinantes y macabras sus alocadas expresiones.

ghost2“Esta canción es original de la banda Rancid: ¿Les gusta Rancid?” pregunta Peter Sandorff ataviado en su elegante traje de mariachi carmín con negro y su enorme sombrero típico del genero mexicano, y ante la respuesta positiva de los asistentes hace sonar “Django” con su sonido cercano al western con tintes punk ¡Una locura alucinante!. Con “Night Of The Vampire” el sonido surf que hace recordar a las películas del Santo contra –inserte su monstruo favorito- se impregna en todo el Gato Calavera.

“¿Les gusta Elvis?” pregunta de nuevo Peter para ahora interpretar “Marguerita”, y el psicodélico viaje a través de tantos géneros fusionados parece no tener fin. “Six Bullets” y “Soldadera” -con una previa dedicatoria a todas esas mujeres que bajaban del cerro a pelear por su revolución- vuelven la noche un recital sublime donde la barrera de contención funge como balcón para quienes disfrutan hipnotizados la serenata, todo al ritmo de las cuerdas de bajo de  Jeppe B. Jessen, que flaco y alto como garrocha tiene que cuidarse al tocar para no golpearse con el techo, pero que se ve muy feliz de poder seguir compartiendo temas como “The Man They Couldn´t Hang” con el público mexicano.

“Ha llegado el momento de bailar. Si vienen con su pareja tómenla, bésenla, si quieren hasta hagan el amor” invita Peter a la gente, y el momento más impresionante y esperado de la serenata se hace presente con “Spanish Moon”: ¡Vaya momento sublime y lleno de sentimiento!. La conexión entre público y banda al interpretar esta melodía se lleva la noche y las gargantas se desgarran en pasión una y otra vez cada que el coro de la pieza se hace presente. De verdad indescriptible, no hay palabras que alcancen para narrar esa atmosfera.

Muchos creímos en ese momento que la presentación de los autonombrados “gringos de Copenhagen” había llegado a su fin, pero tan solo unos minutos después de haberse ido tras bambalinas, los esqueletos mariachis regresan para tocar un encore  con “Alligator Girl”, dedicada “A una chica que conocí en la Florida” bromea Peter. “Dragon Balls” a continuación pone los decibeles a alta velocidad, y la batería de Kristian Sandorff es aporreada una y otra vez en efecto, con muchas bolas. Y para cerrar la presentación, los daneses ponen fin a la velada con una combinación de 2 de sus temas más adrenalínicos con “Stay Away” enganchada directo y sin respiro con “Fight” con las que público y banda dan todo de sí para un cierre vibrante. Hola Ghost ha dado fin a su serenata fantasmal, aunque todavía se queda a firmar y tomarse fotos con todos los fans que se lo solicitan.