Muchas son las bandas que actualmente inundan la escena metalera nacional, pero son pocas las que realmente logran destacar y posicionarse dentro de la imaginaria popular. Una de ellas es Cemican, quienes con su mezcla de metal y sonidos prehispánicos se están convirtiendo en una referencia obligada y el camino que los metaleros deben tomar si es que alguna vez quieren llegar a salvo al Valle de los Muertos.

Con dos discos publicados, la banda conformada por Tecuhtli, Tlipoca, Tepeyolotl, Mazatecpatl, Yei Tochtil y Atohtli se enfila para demostrar que las bandas nacionales no tienen nada que pedirle a las extranjeras en cuestión musical o de espectáculo.

 

Seguramente deben estar cansados de responder la pregunta de porque decidieron hacer metal con influencias prehispánicas, así que mejor dime, ¿por qué crees que existan tan pocas bandas que busquen incorporar elementos de sus raíces en su música como lo hacen ustedes?

¡Bueno, antes que nada, gracias por este gran espacio, su servidor Tecuhtli! [risas]. En realidad no nos molesta responder las mismas preguntas. Tlipoca y yo decidimos hacer metal con fusión prehispánica, pues de alguna forma nos comenzamos a meter de una forma espiritual al sonido de la danza autóctona; además de leer mucho sobre nuestro imperio antiguo. A pesar de que nos conocíamos desde la secundaría, no habíamos tenido la oportunidad de concretar este proyecto porque todos teníamos otras bandas.

Por muchos años fuimos y compartimos con personas importantes en encuentros espirituales que estaban a cargo de un amigo de toda la vida que nos llevaba a las sierras con verdaderos chamanes, no a danzas de tinte religioso, sino que eran un movimiento relacionado con la mexicanidad y personas de culto. Incluso un tiempo en el cual nos alejamos un poco de la esencia del metal y solo tocábamos música prehispánica. Desde niños nos encantaba lo que hacía Jorge Reyes musicalmente y los visuales de danzantes de la muerte que él manejaba. En un inicio, nuestra visión era simplemente crear un sonido inflluenciado el metal pero sin tomar en cuenta que genero sería. Nunca nos etiquetamos al decir, “Oye, vamos a tocar death metal, progresivo, heavy metal, thrash etc.” . Solamente hicimos los que nos nacía y lo fuimos mezclando con la música prehispánica, letras inspiradas en vivencias propias y con un toque Mexico y basadas en la realidad, las leyendas y deidades con pedazos en Náhuatl.

Yo creo que hay pocas bandas porque siendo sinceros, no hay mucho interés en la mayoría de los mexicanos en este tipo de proyectos y particularmente en el género del metal. Tan es así, que personas de otros países saben más de nuestra cultura que muchos de nosotros mismos. Además es bien difícil abrirte las puertas a los grandes eventos; también los instrumentos autóctonos no tienen tonos de afinación precisos y es difícil estarlos alternando, tienes que buscar el adecuado para cada composición y eso nos causa muchos problemas al tratar de encontrar la armonía o la melodía. Si Cemican usará flautas transversales perdería el sonido de la música prehispánica; las ocarinas de barro tienen un sonido partoicular que hacen que realmente suene a música ancestral. Creemos que la fusión entre el metal, nuestra cultura y la música prehispánica es algo que puede estar lleno de magia y misticismo, pero estar alternando los instrumentos antiguos con moderno es todo un reto.

14009_10151584094648268_1890186893_nUstedes no son una banda nueva. Ya llevan varios años en este camino, ¿qué les ha dejado el mundo de la música en cuando a experiencias y enseñanzas?

La música nos ha dado muchos amigos y no solo amigos músicos si no muchos amigos que son nuestros fans, personas que aman el arte, talentosas. La música nos ha enseñado a valorar más la vida misma y de alguna forma la dualidad y la muerte. Hemos sacrificado muchas cosas que queremos y amamos por la música, pero a final de cuentas la música es la que nos envuelve en todo.

Por la parte buena, he conocido músicos de bandas de todo tipo y de todos los países, todos nos han tratado de forma excelente y les gusta lo que hacemos sobre el escenario y musicalmente. Son bandas que yo admiro desde mi niñez y es imposible mencionarlos a todos pues sería una lista enorme. A cada festival al que asistimos, aprovecho para intercambiar unas palabras con ellos y entregarles nuestro material. La verdad he quedado impresionado por las grandes personas que son, al compartir el escenario y hasta el camerino con ellos. Es una experiencia inolvidable. En el ámbito prehispánico he conocido a muchas personas espirituales que nos llenan de vida cada día.

Por el lado malo, me he dado cuenta que la escena nacional está llena de egos y hasta saboteos de sonido. Hay músicos mexicanos que yo admiraba desde niño, pero cuando los conocí en persona quedé muy decepcionado, por distintas circunstancias. La verdad jamás pensé que la escena mexicana estuviera tan quebrada, sobre todo por algunas bandas que piensan que el metal es competencia y todos quieren opacar a todos. La música es tu propia forma de vida y merece ser compartida para todos con la mejor vibra posible y no hacer de esto un conformismo y competencia, sea el género que sea.

Según su propia página en Facebook, Cemican significa ‘Toda la Vida’. ¿Realmente existe la eternidad? ¿Hay algo que dure para siempre?

¡Así es! “Cemican” significa toda la vida y sabiduría. En esta vida lo único que dura para toda la eternidad es el legado que dejas y es lo que te llevas al otro mundo. Nosotros creemos mucho en la cosmovisión azteca. Es algo muy complejo y es un fluido intercambio entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos. Solo estamos un poco aquí para luego estar toda la eternidad en el inframundo.

Para quienes no conozcan mucho sobre la banda, su visión y su discografía, platicame un poco…

Cemican es misticismo, danza, música prehispánica y un tributo a los muertos. Manejamos algunos rituales y visuales para transportar a las personas a nuestro mundo ancestral. Hasta ahora, contamos con dos álbumes: ‘Ometiliztli’ [‘Dualidad’] que grabamos en 2008 solamente yo y Tlipoca, pues no contábamos con todos los integrantes -y la verdad batallábamos para encontrar a los adecuados-. La verdad, ese primer disco no tiene buen sonido, por culpa del estudio de grabación, pero creo que a nivel de composición es excelente. Nuestro segundo disco se llama ‘Ticateh Ipan Miquixtrahuac’ [‘Estamos en el Valle de los Muertos’] que grabamos en 2012 ya con la alineación completo y la producción estuvo a cargo de Raúl Ochoa [Megatón]. Además, ya tenemos dos videos oficiales y uno en vivo. El más reciente, se llama ‘Mixteco’, apenas lo subimos en Agosto pasado y la dirección estuvo a cargo de Jobo Panteras [Garigoles] a quien admiramos desde siempre. Dese entonces, hemos pulido  nuestro sonido, así que nuestro tercer disco viene con todo.

A lo largo del tiempo, la banda fue etiquetada por los mismos fans como ‘Folk Metal Mexicano’, etiqueta que sí me gusta y más porque fue impuesta por las mismas personas. Nosotros nada más mezclamos nuestras influencias y la banda fue tomando su propio rol.

20140528_Cemican_TECavaret-24Para ustedes, el Hell & Heaven ha significado una enorme vitrina y son una de las bandas mexicanas más buscadas en cada edición…

Para nosotros es un orgullo el haber participado en todas las ediciones del festival. Nos sentimos muy afortunados de que la organización del Hell & Heaven nos tenga tanta confianza y nos tome como una banda representativa del metal mexicano. Recuerdo la primera edición, en 2010 en Guadalajara; cuando vimos la propaganda de que se organizaría un festival de ese calibre -aunque esa vez solo estarían Therion y Brujería- yo mismo contacté a la organización, les mandé algunos videos, nuestro presskit y nuestro curriculum y ellos me contactaron de vuelta diciéndome que éramos el tipo de banda que estaban buscando para el festival, por lo que representaba la fusión con la música y visuales prehispánicos, tan así que nos pusieron en el segundo escenario principal. Fue una gran emoción, porque no muchos eventos nos apoyaban en ese tiempo y yo sabía que el evento nos daría mucha más proyección y contactos. Así que le debemos mucho al festival por habernos dado la oportunidad desde el principio. Nuestra meta es ser una de las bandas representativas a nivel internacional en el folk metal prehispánico y partir al Viejo Continente a algunos festivales.

Tuve la oportunidad de verlos en la edición del año pasado y debo decir que su show es simplemente brutal. ¿Cómo se siente el ver al público tan enganchado con tu proyecto, al mismo nivel que como pasaría con cualquier banda foránea? Mucha gente llegó temprano solo para verlos.

Esa edición fue bastante especial porque fue el primero en la Ciudad de México y la verdad nos impresiono que hubiera tanta gente desde temprano, además de que en nuestra página oficial las personas estaban al tanto de nuestro horario y de la mercancía que llevaríamos. Siempre hemos tenido mucho apoyo en el DF y es muy agradable tocar con personas tan animadas, bajo el sol, tierra y sudor y que saben de nuestro grito de guerreros mexicanos, el levantar las manos y que ellos lo hagan de vuelta es gratificante y que te valoren como una banda internacional es único.

Aparte del proyecto Cemican ¿tienen otras actividades individuales o colectivas donde difundan esa gran pasión por las artes prehispánicas?

Claro tenemos proyectos alternos donde nos enfocamos únicamente a la música prehispánica, del cual ya estamos planeando lanzar un disco, además de que hemos estado trabajando en algunos guiones de cortometrajes para presentar más lo que es la música prehispánica y nuestro tributo a los muertos.

Al momento de esta entrevista, ustedes están programados para alternar con otra gran banda folk, los finlandeses Korpiklaani, pero han actuado ya con otras como Amon Amarth o Eluveitie. ¿Cual ha sido su experiencia favorita y con quienes les gustaría actuar en el futuro?

Ambas han sido excelentes, nos han dejando demasiados recuerdos y experiencias agradables; pero el tocar con Amon Amarth fue algo mucho más grande, porque tienen más seguidores y nos abrieron más puertas por ser viking metal y nosotros metal prehispánico. Las dos bandas nos trataron excelente y nos felicitaron porque les gustó la banda. Con Amon Amarth todos los integrantes y sus ingenieros estuvieron conviviendo con nosotros y preguntando cosas acerca de los instrumentos prehispánicos, ¡hasta nos ayudaron en la sonorización!. Subieron una foto con nosotros en su Facebook oficial, diciendo que al fin habían conocido a unos aztecas en la música y recomendando que nos siguieran. Eluveitie nos hizo sentir como si los conocieramos desde hace años por su gran sencillez. Recuerdo que Anna Murphy se puso el collar que le regalé para subir a tocar y una camiseta que le dimos. Chrigel [Glanzmann] nos dedicó una canción y nos mencionó en vivo, además de que vieron todo nuestro show y ellos mismos nos prendieron las antorchas. La banda se preguntaba, “¿Por qué Cemican jamás ha tocado con nosotros en el Pagan Fest o los festivales Folk europeos?”. Aprovechamos y le sacamos unos contactos para unas sorpresas que se vienen en Europa.

Finalmente, ¿tienen algún mensaje para todos nuestros lectores?

Muchas gracias a Summa Inferno por la entrevista y el gran apoyo a las bandas nacionales, sigan siempre fieles a sus ideales y arte.
A todos nuestros fans, nunca dejen de apoyar los eventos de metal y culturales, siéntanse orgullosos de nuestra cultura, el folk metal es una forma de vida que nunca tiene que morir al igual que nuestro imperio y sonidos ancestrales.

Excelentes vibras para todos nuestros guerreros cemicanos.