80

En su tercera edición, el festival Off Limits remarcó su status como el evento por excelencia de la escena hardcore-punk en México. De regreso al foro 360e, recinto que lo vio nacer y que sin duda es el lugar que mejor le viene; el evento tuvo una entrada sensacional con un line-up increíble y una producción que posiciona al festival como una garantía de una experiencia única año con año.

Off Limits siempre es una prueba de resistencia ya que ofrece como tradición un maratón de casi 12 horas continuas de performance. Después de un ligero retraso en los horarios publicados, We Believe y Grito son las primeras bandas en aparecer en escena para luego dar paso a los más reconocidos Profanator que ponen en alto el nombre del metal nacional.

Bestia y Dolores de Huevos completan la avanzada inicial de bandas mexicanas: Los primeros con su fresca mezcla de hardcore y grind, los segundos con un punk experimental e incluso teatral único en su clase. La gente va llegando de poco en poco al foro, que hay que decirlo, luce increíble proyectando en el techo y en dos pantallas a los lados el logo de cada agrupación que va brincando al escenario.

Llega el momento de la avanzada internacional y los primeros en saltar son In Other Climes ¡y vaya que lo hacen de manera explosiva! Los franceses son una verdadera metralla de energía que desde el inicio se roba la aprobación de la gente con un sonido en verdad atrapante, y una actitud de oro de todos sus miembros en especial de Michael su vocalista; quien desde la primera canción ya bajó a estar en medio de la gente incitándola al slam. Pero la presentación se ve lastimosamente truncada por una falla técnica que silencia por completo el audio en el escenario y aunque es restablecido a marchas forzadas, por cuestiones de tiempo esto deja a los músicos con solo una tercia de canciones más tocadas antes de retirarse. Sin embargo y debido también en parte a la manera en que la banda jamás dejó de interactuar con la gente durante la pausa, se van más que aplaudidos por los fanáticos.

Los siguientes en salir son los neoyorquinos de After the Fall con su propuesta de hardcore-punk un poco mas melodiosa y pasional. Los norteamericanos rememoran ante la gente su exitosa presentación un tiempo atrás en el Foro Alicia de la CDMX . A pesar de no tener el impacto en la gente que la anterior banda logró generar, se fueron muy aplaudidos y agradeciendo al respetable por su aceptación. Y luego pasamos de lo melodioso a lo visceral con el arribo de Sect, quienes con un sonido vomitivo y desgarrante de hardcore que raya en deathcore, se entregan con todo en el escenario brincando de un lado al otro y con su vocalista James Chang hablando mucho entre canción y canción. Hay que recordar que los norteamericanos son ávidos defensores de los derechos animales y el veganismo por lo que no pierden tiempo en difundir su visión de manera profunda y extensa cada que tienen oportunidad.

Los Off Limits parecieran tener una extraña tradición en la que una banda de en medio del cartel ofrece una presentación inolvidable que incluso se le pone de tu a tu a los actos principales del evento. Este año dicha mención se la lleva Vitamin X ya que la mejor manera de describir su show es como una maldita fiesta monumental. Con su enorme manta con la cara de un ratón similar al ícono de Disney y su constante aventar confeti al público, Marko Korac y compañía adornan de festividad una entrega en el moshpit con el que al momento es sin duda uno de los mejores slams de la velada. ¡Hasta quien sabe de donde un cocodrilo inflable terminó encima de la cabeza de quienes se reparten con gusto empujones y patadas!

The Dwarves desde San Francisco a continuación es sin duda una de las bandas de mayor culto del line-up, y un espectáculo imperdible, al grado de que los líderes de un par de las bandas estelares no se aguantan las ganas de salir y grabar la presentación de los gringos. Con un sonido punk rock maduro y elegante pero con muchísimo poder, dan una cátedra musical que la gente reconoce con aplausos y mucha aceptación.

Estamos ya en hora de la comida, y es notorio como empieza a darse el fluctuar de la gente desde el escenario y hasta la zona de comida, donde un solo puesto con hamburguesas veganas (hay que recordar esa ideología está muy difundida en el nicho hardcore) no se da a basto para despachar a los clientes. Mientras en el escenario, primero el hardcore de los bostonianos de Slapshot y luego el metal vertiginoso de Darkest Hour mantienen la hornilla de adrenalina encendida, para que luego el sonido punk abrasante de Youth Brigade convoque a todo el aforo (que ya para está hora es super nutrido) a hacer un slam grande y lleno de pasión y euforia. La gente está muy feliz y la cerveza corre de un lado a otro en todo el recinto, mientras agarramos valor para recibir a las bandas estelares de la noche y con tiempos de setlist más amplios de todo el maratón.

Una vibra de maldad empieza a llenar el 360e poco a poco, y de inmediato se siente la tensión de que lo bueno está por venir. De lo más profundo de nuestras pesadillas emerge Terrorizer LA con su grind metal gutural y malsano, y las hostilidades no se hacen esperar al ritmo de temas como “After World Obliteration” que abre la presentación, seguida de otros más como “Fear Of Napalm” y “Resurrection” . El ambiente abajo es totalmente metalero y malicioso en el slam, y los sonidos que emanan de la garganta de Oscar García parecen escapados del averno mismo y ponen a los fans como animales a golpearse con las machacantes “Human Pray” e “Injustice”; entre muchas más. El ritmo perturbante y entrecortado del inicio de “Death Shall Rise” nos eriza la piel, y entregamos todo en este último slam con la leyenda de Terrorizer LA hasta el último riff.

¡Y abran paso que el carnaval brasileño de hardcore-punk de Ratos de Porão ha llegado! La batucada extrema se hace presente abriendo su show con “Ódio”, pero es en el segundo tema “Amazonia” donde la rata muerde e infecta a los asistentes con sus fauces de adrenalina extrema y en la pista se vuelve todo una masacre de esas que solo los Ratos saben desencadenar cada que se presentan en el escenario. A João “Gordo” lo vemos algo desmejorado y cansado ya con dificultad para mantenerse de pie todo el show, pero en presencia y voz no ha perdido nada y cual rey momo extremo desata el carnaval con grandes éxitos como “Testemunhas Do Apocalipse” y “Conflito Violento”. “Nos sentimos muy contentos de estar aquí, siempre es un placer estar con ustedes” agradece al micrófono Gordo para seguirnos bombardeando con poderosas melodías como la siempre agresiva “Crocodila” y el desfachatado y taladrante ritmo de “Beber Até Morrer”. Sin embargo, sería con “Crucificados Pelo Sistema” con la que el sambódromo de golpes que se mantiene en la pista adquiriría tintes de demencia dando con ello un cierre de oro digno a los brasileños que sin duda cumplieron con todas las expectativas. El evento va muriendo en cuanto al avance del cartel, pero todavía tenemos que darle la bienvenida a la banda estelar debutante en nuestro país

Vaya que la visita de No Fun At All a México era sin duda una de las más esperadas y después de haberlos visto en vivo no nos queda duda del porqué. Desde el inicio con “Belivers” y aunque estamos ya prácticamente besando la medianoche, no se le nota a la gente el cansancio y le ponen pasión y garra al slam como si fueran recién llegando. “No Fun Intended” y “Should Have Known” mantienen el pedal del acelerador bien metido y los punks, metaleros y todos por igual corren empujándose uno a otro en el moshpit. A pesar de que una molesta luz blanca a veces nos da de lleno en la cara cegándonos por completo a quienes estamos de frente al escenario, tratamos de no perder pista y darle seguimiento a los suecos mientras interpretan “Lose Another Friend”, “Strong And Smart” y “Wow And I Say Wow”. 

Nadie pensaría que esos cándidos señores que bajo esas luces rojas nos regalan un aspecto bonachón y de edad con sus gafas y su porte, son capaces de desatar tan tremenda locura como queda demostrado con el correr del setlist en “Perfection” y “Growing Out Growing Old” ; o bien de incluso robarle unas lagrimas a ciertas fans sensibles al tema “Suicide Machine”. “In A Moment”, “Evil Words”, “Out Of Bounds” y “Spirit” pasan y por increíble que parezca nadie parece agotado.

“Quiero que todos formen un enorme circle pit aquí en medio y me demuestren de que está hecho México” pide Ingemar Jansson al micrófono antes de desatar la masacre sonora punk de “Catch Me Running Round”, y la gente le obedece de manera monstruosa dando hasta la última gota de energía demostrando su aguante. La mecha se va a cortando y con “Where´s The Truth” y “Beat Em Down” No Fun At All se va despidiendo de nosotros; pero el último aliento tiene que ser de lujo y es con “Master Celebrator” que la fiesta termina por estallar como cenit final de festejo y adrenalina a tope.

Con esto dio por finalizado el Off Limits 2018, que sin duda pisa fuerte para mantenerse en el gusto de la gente con carteles soñados formados por muchas bandas que jamás creímos llegaríamos a ver en México, sumadas a grandes consentidas de la escena. ¡Larga vida al festival y esperamos con ansias la edición 2019!

Un festival que pone al hardcore en lo alto en México
En su tercera edición, el off limits se coloca como uno de los eventos de mayor renombre y mejor producción en el mundo del hardcore y el punk, en nuestro país
80