¡ATAQUE ALEMÁN EN LA CONDESA!
Pracitcamente un DejaVú del show pasado, pero ¿qué importa? Funciona.
90%Nota Final
VENUE100%
AUDIO85%
PRODUCCIÓN85%
Puntuación de los lectores 2 Votos
93%

DejaVú total con el regreso de Destruction a la Ciudad de México. En mi largo historial de shows, es la primera vez que me toca ver a la misma banda, en el mismo recinto -apenas un año después- con, básicamente, el mismo repertorio. Sin embargo, la cita para escuchar aunque sea algo  del nuevo disco “Under Attack” era obligada para todos los fans de los alemanes.

La velada inició distinta, eso sí, con el actuar de las bandas teloneras, ya que para esta ocasión la producción engalanó la velada con 3 bandas de lo más selecto y bueno del thrash nacional con Ascender, Lust y Thrashsteel, agrupaciones más que reconocidas y que cuentan con el beneplácito de la escena metalera en México, dejando todo listo para los estelares.

DESTRUCTION-7Una hora después de lo anunciado –todos ya queríamos mentarle la madre a  los músicos- el intro de “Under Attack”, canción que también abre el disco con el mismo nombre recién lanzado en mayo de este año sirve como preludio para  anunciar que el ataque está por comenzar. Destruction entonces toca la parte pesada de dicha canción y con una de las mejores canciones de apertura de sus discos el desastre se apodera del Foro Indie Rocks ¡Vaya comienzo! La metralla se vuelve inmisericorde y brutal con una tercia que parece estar pensada para desmembrar a los amantes del slam, integrada por “Curse The Gods”, “Nailed To The Cross” y “Mad Butcher” que dejan en claro lo agresivo que estará el show.

“Ustedes son la mejor audiencia de toda Centroamérica, ustedes son unos malditos locos, están dementes” exclama Marcel Schirmer y con “Armagedonizer” el tradicional momento de agitar las cabezas llega y de la mano del ritmo de las cuerdas del eterno guerrero Mike Sifringer las melenas de los headbangers van de un lado a otro como rehiletes. “Second To None” es uno de los tracks elegidos del nuevo disco para ser interpretado en directo en esta gira y la verdad es que es muy buena elección, pues la canción es brutal y poderosa de principio a fin y en el moshpit todos la reciben con euforia y adrenalina a tope.

Los años pasan y la imagen de Marcel Schirmer sigue siendo  imponente: Un verdadero monstruo en las vocales y en esa forma de hacer retumbar el bajo que le dan un aire realmente bestial. “Esta canción habla de un mundo donde todos están unidos, un mundo unido entorno al metal” exclama el grandulón antes de tocar  “Eternal Ban”  y seguir con temas como “Life Without Sense”, “Release From Agony” y “Hate Is My Fuel” donde pide al público se haga un moshpit brutal. Si, Destruction podrá ser muy criticado por tocar casi lo mismo cada gira, pero con un poder así, ¿para qué cambiar? “Si no está roto no lo arregles”, dicta el refrán, y la verdad es que la formula ya probada de los alemanes sigue sin cansar a sus fanáticos que viven cada canción como si fuera la primera vez.

“Thrash Attack” es una virtuosa pieza instrumental que viene como bonus track del reciente álbum y una pieza para que los músicos se luzcan dando cátedra de cómo se debe tocar un buen thrash. La noche sigue avanzando y el ataque destructor continúa con “Death Trap” e “Invincible Force” hasta que las luces bajan dejando el foro en penumbras y la tradicional voz demoniaca que precede a “Total Desaster” enciende los ánimos de los soldados infernales dispuestos a matar o morir al ritmo de la música de sus ídolos, terminando todo en una total devastación que da por cerrada la primera parte del show.

“Days Of Confusion” del disco “The Antichrist” suena en el audio local, y sirve para que  Destruction regrese al escenario para ejecutar la clasiquísima “Thrash ´till Death”, para después armar la carnicería en el foro con “The Butcher Strikes Back”. Los alemanes están listos para hacer estallar la ultima bomba del inmisericorde ataque y el concierto tiene que cerrar –literalmente- de forma bestial con “Bestial Invasion” y su velocidad demencial solo comparada con su brutalidad animal termina por demoler el Indie Rocks! que sucumbe ante el poder de la banda teutona en un moshpit gigantesco que acapara todo el recinto.

Destruction se despide entonces, y aunque sabemos que muy probablemente regrese pronto, con solo unas 2 o 3 canciones distintas en el setlist y hasta en una de esas al mismo venue, también sabemos que con noches como esta no tenemos problema alguno en volver a llenarnos de su poder destructor.

 

DESTRUCTION-1