¿En cuáles bandas metaleras pensamos si nos preguntan sobre aquéllas formadas en Portugal? Sin meditarlo mucho seguro la primera en venir a la mente sería Moonspell, quienes cuentan con una gran base de fans mexicanos; por ahí gente más especializada nombraría a los góticos Ava Inferi o a los Death-Blackers Sacred Sin. Quizá para algunos de nosotros en México, el conocimiento de la escena portuguesa del metal sea muy pobre o se limite a los liderados por Fernando Ribeiro.

Con solamente un sencillo y un demo lanzados en 2009 y 2011 respectivamente, Hourswill llega con su debut Inevitable para ampliar nuestro catálogo de metal hecho en Portugal.

Formados por iniciativa del baterista Nuno Peixoto y el guitarrista José Bonito, esta banda se declara inspirada por el Doom, Thrash y Death Metal ochenteros y noventeros, al igual que por el rock progresivo y experimental de la década de los 70. Una vez escuchado todo el álbum puede constatarse que aquellas influencias sí están ahí, pero también está cargado de mucho Groove y otras corrientes más recientes, lo que lo hace un lanzamiento variado en sonoridades muy entretenidas.

Después del intro ‘The Damnation Clockwork’ con tintes árabes, gritos de pavor y distorsión, rematado por un “Do not be afraid” con voz monstruosa, nos invaden una serie de riffs aplastantes en un tema llamado ‘Vows of Submission’, riffs que mantienen el interés en la canción y que atraviesan los oídos con facilidad. Las guitarras aquí tocadas por José Bonito y Sérgio Melo recuerdan al estilo de Trivium, lo mismo que pasa con la voz de Nuno Damião, aunque menos rasposo que el vocalista de la banda estadounidense y con guturales en el tramo final de la canción.

Desde ya es prudente decir que los riffs son el peso del álbum, bastante atractivos y que te atrapan en cada canción. Más destructores suenan en ‘Inevitable Collapse’, Damião deja notar una influencia de James LaBrie (Dream Theater) en su manera de cantar. Hay un solo bien compaginado con la guitarra rítmica, e igual que en el tema anterior vienen los guturales en la parte final.

Muy en la rama Groove de DevilDriver está ‘Dead End Memory’ con los growls tomando el protagonismo y una pincelada de Melodic Death, dejando de lado un poco el sonido modernizado de las anteriores canciones.

Las letras de Inevitable se basan en temas históricos, eventos catastróficos, religiosos y visiones acerca de la humanidad. Precisamente es ‘Lessons Unlearned’ la que contiene un fragmento de un discurso de Hitler al comienzo y otro de Roosevelt al final, musicalmente es una de las más progresivas con una instrumentación al modo de los Opeth de Deliverance y Ghost Reveries, mientras la voz juega entre lo limpio y lo gutural.

Una vez más viene el nombre Dream Theater a la cabeza al aparecer ‘Atrocity Throne’ por la labor guitarrera al tono de aquéllos, volviéndose demoledora en ‘Nothing Divine’, tema que dieran a conocer como sencillo en 2009 y que rescatan para este primer larga duración.

La entrada a ‘Weight of Vengeance’ es estrictamente acústica, fragilidad que se rompe de tajo con los riffs aniquiladores que han venido presentando. La pasividad vuelve con un intermedio atmosférico que nuevamente se despedaza solamente prevenido con unos latidos de corazón que se transforman en el doble pedal de Nuno Peixoto, haciendo más dinámica esta segunda parte con Bonito y Melo en las guitarras y Ruben Chamusca al bajo. Una tercera capa atmosférica llega con el ruido de truenos y lluvia. Dejan para el final una canción casi instrumental, ‘Their Hopeless Reality’, sólo invadida por una voz en off y despidiendo acústicamente el álbum.

Tenemos que Inevitable es una producción abundante en musicalidad, en trabajo de riffs y que no necesita de diversas escuchas para acceder a nuestros oídos. Tenemos en él un buen compendio de canciones para salir de lo cotidiano.