Estuvo bueno... a secas
72%Nota Final
PRODUCCIÓN80%
AUDIO50%
VENUE85%
Puntuación de los lectores 6 Votos
67%

El plaza condesa abrió sus puertas para recibir por primera vez en México a Hellyeah, la súper banda conformada por Chad Gray y Greg Tribbett (Mudvayne), Bob Zilla (Damageplan), Tom Maxwell (guitarrista de Nothingface) y la leyenda viviente de Vinnie Paul Abbot, antiguo baterista de Pantera y miembro de Damageplan.
Una noche que debió ser perfecta por el calibre de banda y en uno de los foros más funcionales que hay actualmente para conciertos terminó viéndose afectada por algunos detalles que nos dejan meramente con la opción de decir que fue un buen concierto, así a secas.

Sin teloneros, y con algunos minutos de retraso en la hora anunciada, las luces en el recinto se apagan y el riff cortante que precede a “X”, la primera canción de la noche ruge y se escucha el grito de todas las personas presentes en el Plaza…excepto el del vocalista Chad Gray ya que su micrófono no se oye nada, ni así poquito. Aunque hay que admitir que el desperfecto fue resuelto lo más rápido posible, lo cierto es que ese inicio generó un mal sabor de boca en los asistentes, aunque pudimos enjuagárnoslo rápido con la adrenalina de este tema sumado a otros 2 éxitos llenos de poder y consentidos de los fanáticos como son “Demons in the dirt” y “Sangre por sangre (Blood for blood)”.
 
Después de la adrenalina de tan duro inicio, llega el momento de la balada con “Moth”, y los fans levantan las manos y aplauden mientras que uno que otro abraza a su chica metalera o incluso la levanta en sus hombros para ver más de cerca la sublime interpretación. Van 4 canciones y lo cierto es que el Plaza luce muy vacio. Al final la asistencia fue poca, quizá porque al evento le falto promoción, quizá el precio del boleto (aun y con el 2×1 anunciado días antes del evento) o quizá por ser entre semana; que se yo.

 

hellyead

Dejado atrás el momento melódico, el tiempo de pisar el acelerador se hace presente con “Cross to Bier (Cradle of Bones)”, pero algo sucede con el audio que no deja disfrutar el tema y que incluso a quienes lo conocemos y lo esperábamos sobremanera nos hace perdernos al tratar de seguirlo por lo amontonado y viciado del sonido. Por fortuna para “Human” y “War in me” el sonido mejora y el slam se hace presente.

“Muy bien México, ahora quiero verlos hacer un “circle pit” gigante y que corran en el, quiero verlos volverse locos” ordena Gray  con el rostro ya salpicado de pintura que asemeja sangre mientras con su dedo dibuja un elipse imaginario en el centro de la pista, y el grito desgarrador que da inicio a “Say When” saca lo más aguerrido de los metaleros que generan el mosh mas grande y violento de toda la noche, ¡y cómo no!: si esa canción es una ametralladora incesante que solo invita a querer correr y golpear lo que se te ponga enfrente, ¡simplemente bestial!

Vinnie Paul es un espectáculo aparte detrás de la batería. Siempre sonriente y agradeciendo cada que el publico corea su nombre en solitario no deja de aporrear la batería con brutalidad y de manera aguerrida, ni tampoco se cansa de aventar baquetas al público como si de flores al ruedo se trataran. En general toda la banda tiene una vibra muy cordial y relajada, y se ve están contentos de estar en México por primera vez al grado de que Gray incluso ya se bajo a cantar al nivel de la barrera junto al público. “Drink drank drunk”, “Startriot” y la poderosa balada “I Don’t Care Anymore” original de Phil Collins y que en su versión de estudio tiene pistas grabadas del fallecido Dimebag Darell continúan redondeando el debut de los norteamericanos en nuestras tierras.

El concierto va llegando a su fin, pero Hellyeah elige perfectamente sus temas de despedida con una selección exquisita primero con “You Wouldn’t Know”, uno de los singles que mas sonaron por allá del año 2007  para luego poner a todos a gritar y correr al ritmo de “Hellyeah”, la canción homónima a la agrupación. Muchos pensábamos que el show terminaría aquí, pero tras un breve encore nos damos cuenta que no es así: “Existen el “American way”, el “Mexican way”, pero hoy les queremos dar a conocer el ”Cowboy way” dice Gray al micrófono, y con “Cowboy way” y su clásico sonido hard rock texano se cierra la noche de manera brutal.

La gente a pesar de todo sale contenta, invadida por la nostalgia de ver a Vinnie y recordar aquellos shows de Pantera, o revivir en la voz de Gray las memorias de Mudvayne. Pero también sale convencida de que Hellyeah es un ente aparte y que por sí solo tiene con que volverse una banda legendaria. Lástima que los detalles de audio y asistencia no permiten que la descripción del concierto sea de Hellyeah!, y la deja en algo como no sé, “Hellgood” quizá. Ya tendremos otra oportunidad –espero- con estos vaqueros del rock pesado.