El sábado pasado, el Circo Volador se llenó del más brutal Black Metal noruego a cargo de Gorgoroth, una de las bandas más esperadas por el público mexicano amante del género, quienes se dieron cita en buen número para ver a los nórdicos actuar en la capital del país.

gorgoTras la presentación de varias bandas de la escena nacional, la gente pidió a gritos la presencia de los europeos, quienes tardaron más de 40 minutos en aparecer poniendo muy impaciente a la audiencia que, sin embargo; olvida rápido el sin-sabor cuando los músicos aparecen en el escenario y abren las hostilidades con ‘Bergtrollets Hevn’, canción del disco “Antichrist” de hace casi una década, y continuar con ‘Aneuthanasia’, brutal tema que fue la delicia de los amantes de ese arte llamado Slam  y que dejo bien establecido el ritmo agresivo que tendría todo el concierto dentro del círculo de Mosh.

‘Prayer’ sigue y poco a poco el recinto de Calzada de la Viga se va convirtiendo en un  agujero infernal bajo los ritmos oscuros y blasfemos, que desata la furia de los demonios con un par de canciones dignas de destrozarse en el nombre de Satán como son ‘Katharinas Bortgang’ y ‘Revelation of Doom’. ¡Pura brutalidad y agresión! ‘Forces Of Satan Storm’ bajó un poco las revoluciones, mas no así la euforia de Hoest, el barbón vocalista de presencia impactante que con sus enormes puas en los brazos y gestos que lo hacen ver como un poseído por Belcebú, lo convierten en el icono ideal de lo que uno espera ver cuando asiste a un concierto de buen Black Metal.

Un setlist que pese a que la banda lanzó nuevo disco este año, fue totalmente abocado a los éxitos más viejos de Gorgoroth para goce de los fans más antaños, con temas como ‘Ødeleggelse og Undergang’, ‘Blood Stains the Circle’ y ‘Destroyer’  la cual merece una mención aparte: Es una canción suprema, inmisericorde; un himno muy esperado por los headbangers que -literalmente-  te incita a destruir sin piedad, lo cual quedo atestiguado con el Wall of Death que se formó en esta, que por cierto fue enganchada con ‘Incipit Satan’, otro gran clásico de Gorgoroth, todo ello enmarcado con un muy buen sonido y el excelente juego de luces que de hecho engalano todo el concierto.

Las puertas del infierno empiezan a cerrarse y con temas como ‘Krig’ y ‘Profetens Åpenbaring’ las sombras van abandonando el recinto, pero el maligno quiere llevarse consigo aún más almas a través de la música de estos noruegos y tras el esperadísimo cierre con ‘Unchain my Heart!’, el viaje a lo más oscuro y recóndito del averno queda concluido. Los fieles seguidores se quedan un rato más esperando que la banda regrese al escenario pero esto ya no ocurre. Satán y sus discípulos están más que satisfechos y se han retirado.