Una inolvidable noche de sonidos electro-industriales fue la que se vivió este viernes en el Plaza Condesa con la actuación de de 3 enormes agrupaciones que hicieron el deleite para los seguidores de la escena que en nuestra ciudad es un gusto ver cada vez va creciendo más y mejor, ofreciendo shows de calidad y con una producción impecable que engalanó la primera presentación de los canadienses Front Line Assembly en nuestro país, además del regreso de los hijos pródigos, Hocico y el regreso de Decoded Feedback.

En punto de las 9 de la noche, Marco Biagiotti y Yone Dudas dieron comienzo a la velada con los acordes de temas como ‘Phoenix’, ‘Waiting For The Storm’ y ‘Bio-Vital’. Lastimosamente, no fue la noche de los húngaro-italiano-canadienses, pues fue evidente una enorme monotonía que describe su presentación. Fue un show lineal y les hizo falta mucho fuerza sobre el escenario, además de que fue ensombrecido una breve falla en el audio. Una pena y esperamos verlos en otra ocasión para cambiar nuestra opinión sobre su show en vivo.

Tras la actuación de Decoded Feedback, el turno fue de Hocico quienes tomaron escenario y desde el principio -y como siempre, el poder que el duo desprende es simplemente impresionante. Desde el inicio con ‘Flesh To Lacerete’ y la avasallante ‘T.O.S. Of Reallity’ la gente responde dejándose llevar por un frenesí de locura y entrega que en verdad pocas bandas en el género [de las que he podido presenciar en mi vida] puede lograr con tanta facilidad. Hocico es una banda que aún sin conocerla te envuelve con su brutal presencia, con temas como ‘In The Name Of Violence’, ‘Dead Trust’” y  clásicos esperadísimos como ‘Ecos’.

Erk Aicrag [Erik García] es un demonio con la mitad de la cara maquillada como calavera en el escenario. Lo mismo brinca como poseído, que lanza patadas al aire o se baja a la barrera a cantar con los fans que se desviven por poder estrechar su mano -al grado de arrancarle una hombrera de su vestimenta-, mientras que ‘Bite Me!’, ‘Polarity’ y ‘A Fatal Desire’ son la delicia para los amantes del slam y los empujones al ritmo del electro-industrial. Al fondo, Racso [Oscar Mayorga] con su presencia sobria y oscura en los teclados le da ese toque inconfundible a la banda mexicana, que deleita a sus fans con un par de clásicos como ‘Poltergeist’ y ‘Forgotten Tears’ , mientras las pantallas no dejan de mostrar esas perturbantes imágenes de espectros y asesinatos que completan la experiencia que representa Hocico.

Aunque esta vez no hubo danzantes del Mictlán, por si solo el performance de Hocico sin duda fue lo más electrizante de la noche. Los músicos aztecas concluyeron su presentación y la gente dio todo de sí en ‘Silent Crow’ y ‘Bloodsheed’, hasta que las imágenes de perros rabiosos en el proyector anuncian que los ‘Tiempos de Furia’ llegaron. Al finalizar, los organizadores de los premios Kalani al Metal Mexicano entregaron a Erk y Racso un premio especial por su trayectoria y aunque la gente pide a gritos ‘Sexo Bajo Testosterona’, canción infaltable en un setlist de Hocico, por esta noche ha sido todo.

Front Line Assembly apareció sobre el escenario cubriendo sus rostros con perturbantes mascaras de calavera y ponen a la gente a cantar y bailar con ‘Final Impact’. Para el segundo tema, la temperatura sube y las máscaras [y el elegante abrigo de Bill Leeb] salen volando y a la par del calor, la euforia se desborda en el Plaza Condesa con temas como ‘Neologic Spam’, ‘Killing Grounds’ y ‘Blood’, donde la pantalla muestra un ejército de eritrocitos de donde se asoman las lyrics de la canción. De destacarse que el audio fue nítido y de buena calidad siempre. Es realmente agradable que un promotor se de a la tarea de trear a bandas de estas caracteristicas y otorgarles ese nivel de producción.

Pese a ya casi cumplir las 5 décadas de vida, Leeb es un vocalista que no deja de moverse de un lado a otro mientras interpreta los grandes y tan esperados éxitos de la agrupación como ‘Resist’, ‘Plasticity’ y ‘I.E.D.’ siempre acompañado por el dinamismo de las segundas voces de un más joven Jeremy Inkel que en varios momentos deja los teclados para aporrear los tambores y darle poder a ‘Deadned’ y ‘Exhale’. “Llevamos aquí 3 días y en verdad han sido unos días increíbles. México y su gente son simplemente hermosos” comenta con efusividad Leeb al público y con ‘Shifthing Through The Lens’ y ‘Mental Distortion’, los canadienses dan por concluida la primera parte del show.

Tras un breve encore, Front Line Assembly regresa al escenario listos para regalar la última descarga musical de la noche y lo hacen con todo. Jared Slingerland toma su guitarra y va al frente del escenario y entonces la banda de Vancoucer revienta el Plaza Condesa interpretando primero la sublime e hipnotizante ‘Ghosts’, para después sacudir a los electrofans con la esperadísima ‘Millenium’ y dar cerrojazo final con ‘Mindphaser’.

Gran noche en el Plaza Condesa, con un excelente nivel de producción, aunque lamentablemente no se llenó. ¿Por qué? El escena electro-dark se la pasa quejandose que no es apoyada, que las bandas que se traen a México son escasas y que cuando las traen, se presentan en lugares inseguros, insalubles, con pésimo audio e iluminación, pero cuando les traen un show de excelente nivel y en un buen lugar y con buena producción, no asisten alegando que lugares como El Plaza Condesa está “muy fresa”, aludiendo al “monopolio de OCESA y otras estupideces similares. Entonces, ¿qué quieren?

Un aplauso para las bandas.