FEAR FACTORY tuvo una cita este pasado viernes en el SNAKE CLUB de Lomas Verdes, previo a la participación de los estadounidenses en el Revolution Fest 2014 de Guadalajara, -el cual por cierto, tuvo bastante éxito. Pero ese es otro asunto-

Sobre el venue, debemos destacar que el SNAKE CLUB es un lugar bastante cómodo, con un gran sonido y buena atención. Sin duda está pisando fuerte para convertirse en un referente entre los lugares con un tamaño similar como el Circo Volador o el José Cuervo Salón. ¡Eso si! Deberían trabajar un poco en el tema de la transportación al lugar -y de vuelta-, como poner un sitio de taxis afuera, pues si no llevas auto, la cosa se complica.

Para calentar motores una tercia de bandas nacionales muy común en los eventos de Live Talent – tal vez un poco demasiado común– hizo vibrar al escenario. WOTAM, con toda su parafernalia de maquillaje y chicas SM, DIRTY WOMAN con su sonido hard rock y con su ya clásico palomazo con la modelo/vedette Sabrina Sabrok en las vocales y WRECKER y su metal extremo que consiguió abrir el MoshPit a todo lo que da. Y es que no es que ninguna de las bandas sean malas, no. Pero un poco de variedad en los carteles de la promotora no vendría mal.

Después de esto, el turno era de la banda hidrocálida HERE COMES THE KRAKEN la cual tuvo una buena recepción por parte del público a pesar de un retraso debido a -al parecer- problemas con la ecualización. La pregunta de la noche para HCTK es, ¡¿por qué no traian un bajista?! Se notó muchisimo su ausencia.

RESORTE continúo el concierto y como siempre prendió al máximo a la audiencia. A pesar de tener años de tocar siempre las mismas canciones es un consentido el público y genera una atmósfera poderosa. Un set con los eternos y grandes clásicos como ‘Aquí no es donde’, ‘Alcohol” y el cierre con ‘América’, así como canciones que tenía mucho no tocaban como ‘Chinguense’, dejaron en la audiencia los motores encendidos, los pistones listos y los engranajes revolucionados para que la fábrica de miedo comenzara su accionar:

Cerca de la 1:30 AM, FEAR FACTORY hace su aparición sobre el escenario. ‘The Industrialist’ -canción homónima de su última producción que data el 2012- abre la presentación y el Snake se desborda. Dino Cázares agita la cabeza al tocar su guitarra y se acerca a saludar al público. Se nota el buen humor de la banda, cuando hace su aparición ‘Shock’ que mantuvo las revoluciones altisimas.

Dou you wanna hear old stuff…? pregunta Burton C. Bell vocalista de la agrupación, y desata ‘Edgecrusher’ perteneciente al álbum “Obsolete” lanzado en 1998, “…Or new stuff?” vuelve a cuestionar para ahora tocar ‘Powershifter’ y ‘What will Become’ para después continuar con ‘Damaged’ y ‘Linchpin’.

El momento curioso/chusco de la noche llega con el anuncio de ‘Archetype’, una de las canciones más famosas de Fear Factory y el publico enloquece, sin embargo… ¡No seguia esa en el setlist! Bell corrige y empiezan a tocar ‘Acres of Skin’ lo cual no agradó demasiado al público quien ya esperaban la otra canción. ¡Pero ni para que enojarse! Porque, si, efectivamente, la siguiente es ni más ni menos que ‘Archetype’.

Dino Cázares y Matt DeVries no se mantienen quietos. Cambian constantemente su lugar en el escenario, de izquierda a derecha mientras la velada agresiva y poderosa continua, con canciones como ‘Martyr’ , ‘Spacegoat’ y ‘Demanuf Acture’. La proyección de fondo en el Snake muestra la típica imagen negra con los números del lenguaje binario en verde fosforescente cayendo que la película “The Matrix” hiciera famosa, lo cual le da al escenario un toque futurista y aun más mecánico.

Poco a poco va llegando el momento de cerrar la fábrica por este noche con ‘Self Bias Resistor’ y ‘Zero Signal’ . El público esta sediento de Fear Factory y podría seguir con esa energía hasta el amanecer – para lo cual no faltaba demasiado, pues para este momento ya son las 3:00 am- , pero el momento de cerrar la presentación ha llegado. ‘Replica’ pone un cerrojazo de acero al poderoso y pesado setlist de la noche.

Gran noche. Grandiosa es comunión entre la banda y un público que ya los esperaba con ansia y con el cuadro final de Dino Cázares firmando en el escenario los boletos del show de quienes se lo extendían con el brazo como un buen detalle para sus fans. La jornada laboral en la Fábrica del Miedo ha concluido, pero sabemos en cualquier momento sus obreros metaleros regresarán para hacerla estallar de nuevo.

 

 FOTOGALERIA