90

Desde Arizona Eyes Set To Kill (ESTK) regresó a México para dar algunas presentaciones en nuestro país. En la CDMX el lugar elegido fue el Cosa Nostra MX donde los norteamericanos dieron un buen show cargado de sus más grandes éxitos.

La velada empezaría con bandas nacionales como Genocidas de Misteryo quienes con un metal de conciencia y de resistencia se ganarían a la gente quienes se llevarían incluso EPs que la banda decidió regalar lanzándolos a la pista. Después vendría el turno de los hidrocálidos de Soy Suspenso que sonaron muy bien con su metal más elaborado y con efectos de teclado y melodías más complejas y finalmente dejando el espacio para la primera banda extranjera Open Your Eyes quienes al ritmo de las rastas de Justin King pusieron al público a bailar y brincar con su hard rock alegre y desenfadado.

 

Uno ya no sabe si con tanto “eyes” en el nombre de las bandas del cartel uno está en un concierto o con el oculista, pero lo cierto es que entre banda y banda quien si se dejaba ver caminando por el lugar era Alexia Rodriguez, cantante y figura principal de ESTK quien siempre tuvo humor y buen talante para fotografiarse con quienes le pedían la “selfie” del recuerdo. Llega el momento de la banda estelar todavía con poca gente: Entre las lluvias y que el público habitualmente adolescente que sigue a ESTK que seguro tiene que pedir permiso para ir a un lugar en la colonia doctores para salir a casi la medianoche es algo complicado. Aun así la banda rompe de lleno con el poder 100% hardcore de “Break” y quienes asisten no dejan de cantar de emoción mientras le gritan a Alexia que “se casen con ella” entre otros piropos. El virus del sonido hard rock de la banda contagia a todos en “Infected” y con “Little Liar” y su sonido más al estilo de bandas como In This Moment nos recuerda lo versátil que es el sonido de ESTK.

Ataviada con unas bermudas y su característico suéter amarrado a la cintura Alexia es la dueña del escenario: se mueve de un lado a otro y su pequeña y delgada figura deja que los asistentes se den “taco de ojo” al ritmo de “Haze”, para que después el tatuado AJ Bartholomew desgarre las guturales detrás de la guitarra con “Lost & Forgotten”. Los chicos la están pasando muy bien y cerveza en mano brindan con los asistentes anunciando una canción de lo más viejo de su repertorio, para que después el Frankenstein y el Papa Emeritus que Alexia luce tatuados en su brazo se muevan con todo cuando ejecuta “Reach”. Una canción más tranquila que hace que la gente agite sus manos de un lado a otro precede a “Broken Frames”, que con toda su desgarradora energía y el aporreo de la batería de Caleb Clifton, el miembro vigente de más duración en la banda después de Alexia, da por finalizada esta parte del show.

Tras gritos por parte del público pidiendo su regreso ESTK retoma la tarima solo para dejarnos con el ojo cuadrado con la interpretación de “Darling”: La infaltable y más pedida canción del álbum “Reach” con tonos emparentados con el post hardcore y hasta el screamo es la locura desde que el estribillo de “Don’t lie, don’t lie to me now, now I’m erasing you” hace su aparición, y la gente se va más que satisfecha con el gran final. Alexia se monta en la barrera y sentada en ella se toma la selfie grupal con la gente, mientras invita a todos a convivir y comprar mercancía oficial al fondo del recinto dando así por terminada la gran noche. ¡Ay ojón!

EYES SET TO KILL: Hardcore en el Cosa Nostra
EN RESUMEN
Los oriundos de Arizona dieron un buen show cargado de sus más grandes éxitos.
90